Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
N U M E R O EXTRAORD I N A R I O 20 C E N T S AÑO VIGES 1 MOCTAVO. É m w NUMEROEXTRAORD I N A R I O 20 C E N T S AÑO V 1 GES 1 MOC g 5 5 TAVO. LA CABALLERÍA ESPAÑOLA Y SU MUSEO Se reorganiza y establece en Valladolid. construida con magnificencia, e. le cómo ahora veréis. instalándo- Sala de uniformes. N o sé si se llama así; pero debe llamarse. U n a gran sala y una gran galería. E n ésta, los caballeros, pie en tierra, muestran al visitante la historia del uniforme de la Caballería española, desde los más viejos tiempos hasta hoy. M e j o r dicho, desde los tiempos de los que se conservan uniformes. Porque los que aquí se muestran son auténticos, no reproducciones, pues en este caso se hubiera llegado a presentar, por pinturas o relaciones, los trajes de los jinetes españoles desde remotos tiempos. L a Caballería española es tan antigua como la misma H i s t o r i a de España, y puede decirse que tan gloriosa. N o es dable, pues, siendo auténticos, presentar esos trajes de los primeros caballeros de España. J. Los primeros? S i no fuera por incurrir en barata erudición aduciríamos aquella m a niobra caballeresca llamada Círculo cán- ...ESTK L I B R O D E P R O M O C I O N E S Q U E AQUÍ S E G U A R D A C O N T I E N E UNA D E SUMO INTERÉS... Á R E O S M E oportuno, la víspera del día de Santiago, santo P a trón de la Caballería española, para mostrar al lector de A B C l a curiosidad y el valor de este Museo, que en buena hora, y reivindicando para Valladolid el honor qué en justicia k corresponde, se está reuniendo, y y a casi terminando, en la ciudad cuna del A r m a que de aquí en ¿delante, con derecho i n discutible para ello, y con deber, que reputará de sagrado, guardará y conservará los testimonios y las prendas del glorioso C u e r po español. E l cronista escribe en su crónica con u n poco de vanidad, o m i tiendo, claro es, la persona por la cosa, y fundada solamente en poder servir con ella, antes que nadie, l a curiosidad de su lector en una primera impresión, aun antes que el Museo, en su nuevo emplazamiento, se declare público... B i e n que l a gentil deferencia se atribuya por entero a su director, el comandante Aspe, camal a d a en estudios de la niñez, del que a su bondad se encomendó para trazar estas líneas. P Principio. Un poco de historia. Sabed primeramente que l a historia del M u s e o de Caballería es de ayer. Se refiere su origen al pasado siglo, pero ya a punto de m o r i r Y ¡aún tengo por cierto que hasta el presente, más que en sus albores, no se formó, que era tarea harto complicada y difícil la de r e u n i r cuantos documentos, armas y objetos recuerden las glorias del A r m a de Caballería según decía la disposición oficial que lo creó en i de marzo de 1899, por dar l a fecha exacta de su creación. C o n error de origen, el M u s e o no se estableció en V a l l a d o l i d sino en Madrid, en el cuartelillo del Rosario, que, por ruinoso, a poco de instalarse allí hubo de abandonarse, trasladando el M u seo, no a las Comendadoras de Santiago, de la corte, como se dispuso, sino, después de asignarle otros locales, al cuartel del Conde Duque, que en diciembre de 1928 oficialmente lo albergó. N o p a r ó aquí la andanza. Toledo, con brillo fugaz, retuvo en su histórico recinto, sólo por meses, el M u s e o general del E j é r cito, y allí fué en parte el de Caballería, hasta que, ahora hace dos años, poco más, se crearon, los Museos de A r m a y Cuerpo, que h a permitido a Valladolid, con acertadísimo designio, ostentar su ejecutoria, exhibiéndolo en sitio de honor, en l a Academia, recién 1 MUESTRAN A L VISITANTE LA DE L A CABALLERÍA HISTORIA D E L ESPAÑOLA... UNIFORME
 // Cambio Nodo4-Sevilla