Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B- C. MARTES 26 DE JULIO DE 1932. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAG. 22 filósofo que acaudilla una minoría parlamen- I taria, coincidió fundamentalmente con el mismo criterio. Y otro distinguido político, que fué ministro, y que representa una agrupación de matiz conservador, públicamente declaraba en el Parlamento que el Gobierno debía marcharse, porque e ¡Gobierno y las Cortes están en constante oposición con los i n tereses del país. De modo que lo que yo d i je hace algunos meses se viene repitiendo por los hombres que tienen más autoridad, a causa de sus fuerzas parlamentarias, que quien os dirige la palabra. Una crisis que engendrara otro Gobierno con estas Cortes no resolvería el problema; es más, yo os digo que- con estás Cortes no hay otro Gobierno posible que el que está en. el banzo azul. E s un Gobierno heterogéneo de socialistas y republicanos; que responde a la estructura de la Cámara; por lo tanto, si hay necesidad de una crisis, es, indispensable que previamente se disuelva la Cámara, para que el país pueda elegir libremente otros representantes, y para que sea posible otro cambio de Gobierno, que tenga autoridad y pueda desenvolverse sin dificultad alguna. 4 lo hacen los hombres que tienen conciencia política. E l Poder no se repudia cuando se puede servir al país y a la República. P o r eso he ofrecido el concurso personal y el concurso de todos esos correligionarios para gobernar. Os advierto que para mí es un sacrificio; pero un sacrificio de mayor cuantía, porque ahora, en la vida profesional, me. sonríe la fortuna y me brinda con una posición que en mi profesión es una posición envidiable. Y sacrificarlo todo por servir al país; me p a- rece que representa abnegación. El p r o g r a m a del p a r t i d o S o m o s b u r g u e ses liberales P e n s a r que las C o r t e s se ¡disuelvan p o r su v o l u n t a d es d e l i r a r -Las Cortes, por su propia voluntad, no lo harán. (Grandes risas. Las Cortes no lo pueden hacer, porque la realidad es la realidad... (Más risas. Y porque hay intereses... hay intereses legítimamente... adquiridos, que se sobreponen a las conveniencias o a las exigencias del Poder. Y hablar de la posibilidad de una disolución de estas Cortes constituyentes, donde tantas personas están obligadas a defender esos intereses... (más risas) hablar de esto es sencillamente delirar. N o no lo harán las Cortes constituyentes. Por eso ese debate que se anunciaba con augurios terribles no produjo resultados, porque el Gobierno, este Gobierno con cambio de ministros, pero con estas Cortes, tendrá siempre una mayoría compacta, numerosa, vinculada por el interés público, y por el amor a sus ideales... (risas) que defenderá las determinaciones todas de la política del Gobierno. N o hay posibilidad de que las Cortes se disuelvan por su propia voluntad. Habría que buscar una solución constitucional. L a hay. Creo que el presidente de la República ratificó su confianza al Gobierno, pero puede ser peligroso. En eso tenía razón el presidente del Consejo de ministro; lo pudo hacer ratificando de una manera tácita, no provocando la crisis. Parece que la ratificación es indudable. No se ha provocado la crisis, a pesar del debate político, a pesar de las manifestado- nes de los jefes de las fuerzas parlamentarias. Es de suponer que la sabiduría del presidente, empleando aquí la frase célebre de la sabiduría de la Corona, hubo de ratificar la confianza al Gobierno actual, por entender que ese era el designio del pueblo español. ¡Ojalá acierte! Porque una equivocación de quien encarna el Poder moderador podría ser peligrosa y temible. Porque, no lo dudéis, en la vida pública la soberanía efectiva, que es la soberanía de la opinión, prevalece sobre la soberanía representativa, que es la soberanía del Parlamento, y si la opinión es desatendida, utilizará cualquier causa para imponerse. El r Pasa a trazar el programa del, partido, y repite análogos conceptos a los ya conocidos, y. añade: Nosotros somos burgueses: burgueses por nuestro origen revolucionario, burgueses por nuestra posición, burgueses por nuestra doctrina; pero somos burgueses que no participan de los egoísmos y de las codicias de la burguesía. clásica. (M u y bien. Somos unos burgueses liberales, que aspiramos- a lá transformación- del régimen económico para que se puedan corregir las grandes injusticias que nacen de la la desigualdad social con una. mejor y más equitativa destribución de la riqueza; somos los únicos que podemos hacerla, porque los elementos conservadores desconocen la realidad del problema y porque, los elementos obreros que no la desconocen la envenenarían con su espíritu de intransigencia y sectarismo. Nosotros no retrocederemos ante ninguna reforma, por radical y atrevida que parezca. Por eso yo he dicho que nosotros somos socialistas, no socialistas como lo son esos que rinden culto al marxismo; somos socialistas liberales, socialistas que no creen que la propiedad o la riqueza sean el producto del trabajo no pagado; socialistas que no creen en esa concepción catastrófica de que habla- ba el pontífice de! socialismo, y que por unaí especie de fatalismo lleva dé un lado la concentración de la riqueza y por otro. lado el pauperismo, la ignorancia y la miseria. Socialistas que no creen n i defienden la dictadura del proletariado, porque aparte de que todas las dictaduras son abominables, esa dictadura representaría el extravío de la pasión y la tiranía más desenfrenada. Yo nací en las capas: más humildes del pueblo. Y yo tengo orgullo, en decir que m i familia fué familia de trabajadores, y tengo que invocar a la fortuna que, sacándome de este hogar humilde, me ha ennoblecido y elevado, no por mis méritos, sino por circunstancias especiales, pero sin renegar de m i origen, que es m i orgullo. P o r eso os digo que al pueblo no hay que adularlo; el pueblo- es un, niño grande, a quien se engaña explotando sus impulsos generosos, pero ofrecerle lo que no puede cumplirse es provocar el desengaño, y con el engaño, la perturbación del país. P o r eso, a estas horas, a causa de ofrecimientos insensatos que no podrán cumplirse jamás, que no se cumplirán nunca, el pueblo se llama al engaño y éste en hostilidad manifiesta contra los gobernantes y ios políticos, que les hicieron semejantes promesas. Termina diciendo que ellos procurarán conquistar la confianza de la opinión. Una salva de aplausos acogió sus palabras finales. E l señor M a u r a en V a lencia, hace u n l l a m a m i e n to a las fuerzas c o n s e r v a doras p a r a g o b e r n a r Valencia 25, 10 mañana. E n el teatro Apolo dio el domingo su anunciada conferencia el jefe del partido conservador republicano, D. Miguel Maura. E l local se llenó totalmente, quedando en la calle varios centenares de personas. Una gran ovación saludó la presencia en el escenario del Sr. Maura. Este pronunció un largo discurso, que fué interrumpido algunas veces, en el que vino a decir, en síntesis, lo siguiente: E l partido conservador es el único que en V a l e n d a se ha creado en estos tiempos; lo que parecerá una temeridad, puesto que ya había varios; pero todos estos partidos republicanos locales, históricos, tienen, por sus hombres y por su ideología, una tendencia de izquierdas. Representan lo que en la Monarquía había de pasión, de lucha, y estamos distantes de ellos en ideología, y de aquel otro que representa un sector extraño al régimen encarnado en la conciencia valenciana. Habrá quien crea una temeridad esperar que esas fuerzas se acerquen al régimen. Pero ya se convencerán de que por donde van es al desastre, y que no hay más que un camino: aceptar el régimen. Ve en las fuerzas conservadoras tres sectores E l de los que viven apegados a la tradición monárquica. N o viven en su. tiempo. E n un siglo, la Monarquía. ha pasado por todas las pruebas: desde el absolutismo hasta él ensayo, generoso del régimen constitucional, y el dictatorial últimamente. Y en ningún momento España se sintió feliz. Otro sector: E l de las masas neutras que votaron la República y después se han separado de ella. L o que atribuye a los errores de los gobernantes y a la indiferencia que éstos han sentido por aquélla. N o se puede hablar de que se respeta la conciencia católica, mientras existan autoridades de última fila, pequeños napoléoncetes de su pueblo, que impiden las manifestaciones públicas de las creencias y persiguen, multan y aun encarcelan a quienes k realizan, creyendo. que esto es lo moderno, cuando no es más. que V é a s e en. D i a n c o y legro la- interesantísima Sección ladiofelefiÉa A l decir M A D A M E X, no! x p r e i o soto un modulo de Foja. Producimos m á t d 30 yeado modola tiene g r a n v q r t a d a d d e t a llo y s e g ú n la tí la m o d a evolución presentamos nwtvot modales que m o l d e a n I cuerpo d a c u e r d o con l a s t e n d e n c k i s d e l vestir, Par eso venimos diciendo a, w las Fajas AAADAME X t o n siempre tat interpretes d e la m o d a P o d e r sólo se p u e d e ejercer c o n decoro ¡Que soy poco amigo del Poder! N o es que sea poco amigo del Poder, es que yo creo que el Poder no se puede ejercer más que con decoro, y que al Poder no se puede subir sino para cumplir lo que uno promete, y cuando las circunstancias no son favorables para que desde el Poder se realice su obra, el Poder debe repudiarse como cosa ímzqmna y despreciable. (M u y bien. Así JA DE CAUCHOLÍNA PARA ADELGAZAR Méndez Núñez, 4. -Sevilla
 // Cambio Nodo4-Sevilla