Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 por una vía recta que abastecería la metrópoli con frutos de la madrugada valenciana, que nos haría gozar del mar, situándole, en un tiempo de minutos, junto a la capital. E s Valencia la mejor ruta para Baleares desde el Centro, Noroeste y Sur. Toda la economía regional- -cuyas proporciones son colosales- -puede dar nueva savia a Valencia, añadida parte dé la economía aragonesa- -la minera- y ciertos aspectos de Ja castellana: maderera, de consumo, turística. Los grandes transatlánticos al detenerse en Valencia, cuando esté terminado el puerto, harán que sirva- de apeadero de América, por ser el más, próximo a la capital. Y hay otra fuente de insospechados beneficios para Valencia: el logro de una comunicación rápida para la ruta Lisboa- Madrid- Valencia, que acorte las distancias entre Italia, A s i a Menor; África francesa y A s i a e Inglaterra, Norteamérica y el canal de Panamá. Nadie abé, no es fácil de calcular, lo que revolucionaría ese ferrocarril los transportes de tres continentes ni la afluencia que significaría para las ciudades extremas. E n ese sentido está orientada la solicitud del concejal D. Luis Barrena, para que el Ayuntamiento de Madrid gestione con urgencia y energía la terminación del trozo ferroviario Cuerica- Uíiel; la revisión v ejecución del directo a Valencia; el perfeccionamiento de la actual carretera, la construcción de la autopista y el establecimiento de una línea aérea regular. Madrid se acerca a Valencia para ligarse íntimamente a la ciudad ahogada en huertos. E s el retorno, la vuelta ai principio, la prosecución de un ideal castellano. E l Cid, al ser expulsado de Castilla, no pensó sino en Valencia, y a Valencia se fué, y allí vivió. E n 1032, el Caballero emprende otra vez la senda, que va es alegoría. L l a ma a vuestras puertas. E l golpe del a dabón suena como campana histórica. Llegó vuestra hora. ¿Qué haréis, valencianos? Os fanar. án la pereza, la desidia, la mortal i n diferencia? ¿Os nondreis en pie pata hacer de Valencia la gran ciudad que inició fl marqués de Sotelo. v puede ser asombro del Mediterráneo? E s el instante decisivo... TOMAS BORRAS La plaza de Emilio Castelar, en la bella capital de Levante. (Foto Prensa Española. var a cursi. Valencia, tierra de Dios, ayer trigo y hoy a r r o z la que produce tres cosechas y no deja descansar la tierra, la que lo dio todo, despreocupada de ella misma, con el desbordamiento excesivo de su naturaleza y de su carácter, para ofrendar nuevas glorias a España como reza el primer verso del Himno de la Ciudad, que escribieron Thous y Serrano. V o y a gritaros un alerta, valencianos. ¡E s vuestra h o r a! Todas las regiones se vuelven hacia vosotros, ya que les disteis la más gigantesca lección de desinterés y de cariño. Las señales se multiplican. Aragón acude el primero a pactar con vosotros estrechas compenetraciones. Santander y ía vieja Castilla trabajan por que se termine Santander- Mediterráneo, que es la vía lógica de vuestra exportación a la Europa occidental y del Norte. Tenéis el Caminreal que os acerca a Francia por Canfranc. E n Madrid- -donde se han fundado dos Centros valencianos en pocos, días- -se clama Jardines del Real, en Valencia. (Foto Barbera Masip.