Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 28 D E JULIO DE 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 25 tado, dándoles mayor amplitud y previéndose a este efecto el montaje progresivo á base de sus propios recursos de instalaciones de desinfección y cámaras frigoríficas que aseguren la sanidad de los frutos, permitan su conservación y constituyan su mejor pro paganda. Tiene particular interés en este asunto el fijar la fecha antes de la cual conviene i m pedir los embarques de los frutos secos de la última cosecha. E n efecto, si las avellanas y almendras recientemente recolectadas se mandan demasiado pronto, la humedad que contienen causa durante el período de transporte grandes daños en los productos que llegan al final en muy estado. N o basta, por lo tanto, que los, frutos se expidan en buenas condiciones; es preciso asimismo que la expedición se haga en forma que los conserven al llegar a su destino. Cuando los propios interesados solicitan que se somera la exportación que, realizan a inspección oficial y proponen una forma de sufragar los servicios que requiera, no puede el Gobierno desatender una petición de esta índole. Y menos puede hacerlo aún si se tienen en cuenta las grandes ventajas que de ello pueden derivarse a l a economía nacional. Bastante conocida es l a importancia qué alcanza en nuestro comercio exterior la exportación de frutos secos, de. la cual puede calcularse que se efectúa a través del centro comercial de Reus el 90 por 100 de la exportación española de avellana, y una tercera parte, aproximadamente, de, la de a l mendra. Se trata de un volumen de producción considerable, merecedor de atención y estímulo. E s por consiguiente, deber del Gobierno y conveniencia del país y de su economía general, recoger tan interesante propuesta; pero naciéndolo en forma que no tenga r n carácter- exclusivo y limitado; de manera que, si otros centros comerciales, exportadores de frutos secos, desean acogerse a dicha iniciativa, en análogas condiciones, pueda extenderse a ellos a su solicitud el régimen establecido de inspección de los frutos exportados. INFORMACIONES YNOTICIAS En POLÍTICAS cuanto le sea preciso, de una manera gradual, para hacer compatible estas necesidades militares con las posibilidades económicas del país. Guerra E n Agricultura E l Servicio Forestal de Investigaciones y Experiencias y el Laboratorio de Fauna Forestal Española E l ministro, Sr. Domingo, al hablar con los periodistas, les hizo las siguientes manifestaciones -E l 27 de mayo de 1931, por decreto del Gobierno provisional de la República, quedó reorganizado el Servicio Forestal de I n vestigaciones y Experiencias y el Laboratorio de la Fauna Forestal Española de Piscicultura y Ornitología. Esta reorganización se estructura en el nuevo centro denominado Instituto Forestal de Investigación, que establecido sobre, bases que permiten dar unidad y eficacia a los trabajos se ajuste más a las- posibilidades del presupuesto del Estado. E n dicho decreto de constitución del Instituto Forestal quedó por determinar la distribución de las materias asignadas a cada sección entre los Laboratorios y sitios de ensayo de las. mismas y la plantilla del personal técnico y administrativo que había de integrar el Instituto, ya que sólo se fijaba en él un límite del cual no debía exceder. E n el Consejo de ministros del viernes último quedó aprobado el Reglamento que regula todo ello en forma que permite al Instituto cumplir su cometido. Audiencia militar M a d r i d 27, 7 tarde. E l jefe del Gobierno, Sr. Azafia, recibió al general, inspector Sr. Rodríguez del B a r r i o coroneles, señores Valverde, jefe, del regimiento de Valladolid, y de Artillería, Moreno Luque; teniente coronel Sr. Martínez Zaldívar, alumno de la Escuela de Guerra, y teniente de Regulares D Fernando Linares Rivas. También visitó al ministro de la Guerra una comisión de obreros afiliados de la fáb r i c a de Granada, otra de aspirantes al Cuerpo de Auxiliares, subalternos del Ejército retirados, de empleados del Estado, afectos a laUnión General de Trabajadores, que trabajan en organismos dependientes del m i nisterio de la Guerra, y el director del Instituto Geográfico y Catastral y diputado a Cortes, D Honorato de Castro. Estuvieron en el ministerio de l a Guerra cumplimentando al Sr. Ázaña, el agregado militar de la Embajada de España en Italia, teniente coronel S i cardo; y el jefe de la E s colta Presidencial, Sr. Jiménez Orge. Si para entonces soy ministro, asistiré a Jas maniobras A las dos de la tarde recibió el Sr. Azaña a los informadores de la Prensa, a los que d i o cuenta del resultado y trascendencia de algunas visitas. U n periodista preguntó al jefe del Gobierno si pensaba asistir a las proyectadas maniobras militares de otoño. E l Sr. Azaña dijo: -Si. para esa fecha soy ministro, con mucho gusto asistiré a esos ejercicios, y si no soy ministro, iré con ustedes como periodista. Otro informador preguntó al ministro de la Guerra la trascendencia y el alcance militar que iban a tener estas maniobras. E l jefe del Gobierno manifestó que la finalidad principal de tales ejercicios militares no era otra, aparte del entrenamiento natural de las tropas en dicho período de prácticas de campaña, que la de comprobar sobre el terreno las necesidades del Ejército, en orden de material y otros elementos de guerra, para poner a esta sensible falta que algunos de ustedes habrán podido apreciar, eficaz y pronto remedio. -L o s regimientos- -continuó diciendo el ministro de la Guerra- -apenas cuentan con las cabezas de ganado suficientes para cargar el material de las distintas máquinas de guerra, y para los distintos carruajes del tren de combate. Con esta división que vamos a experimentar en estas maniobras, podremos ver las necesidades de todas. Tenemos que empezar por gastar unos ochenta millones de pesetas, según cálculos muy meditados que yo tengo hechos, para poner a las ocho divisiones que hoy cuenta el Ejército en condiciones de poder funcionar con todos sus elementos. Con esta cantidad sólo puede atenderse a cubrir las exigencias de material y ganado, sin referirse para nada a la cuestióu de armamento, principalmente de Artillería, que es cuenta aparte. Tengan ustedes cu cuenta- -añadió el presidente- -que Francia ha dedicado 250 millones para dotar debidamente una sola división, de las 24 que cuenta su Ejercito, a cuya unidad militar sólo dedica España quince millones, y fácil les será a ustedes ver la enorme diferencia. E l Sr. Azaña terminó diciendo que el Gob A n q está decidido a dotar al Ejército de j L a exportación de frutos secos en Reus También, por decreto, se ha constituido en Reus un organismo, que regula y vigila la exportación de frutos secos. E l Sindicato de Exportadores de Frutos Secos de Reus se ha dirigido al ministerio de Agricultura, Industria y Comercio, solicitando que por medio de la intervención oficial y una rigurosa vigilancia pueda tenerse l a seguridad de que los frutos exportados reúnen todas las condiciones de calidad y estado sanitario que consoliden su prestigió en el mercado mundial. Recuerda a este efecto que al- implantarse por el E s tado el Servicio Fitopatológico se constituyó en dicha población una Junta mixta, inspectora de fitopatología y claridad, que utilizando los servicios de la estación enológica realizó una labor útilísima, llegando a una verdadera estandardización de los frutos secos y tomando medidas respecto a la clasificación, porcentajes de frutos averiados y fechas de embarque, que acrecentaron su merecido prestigio en los países consumidores. Pero suprimido más tarde este servicio se ha hecho en dichos mercados una intensa campaña contra las avellanas y almendras españolas, fundada en desigualdades de clasificación y en pretendidas deficiencias sanitarias, que h a causado positivo perjuicio a nuestra exportación de frutos secos, siendo indispensable que se tomen las medidas necesarias para que vuelva a obtener la reputación que merece. A este efecto, el Sindicato de Exportadores de Frutos Secos de Reus solicita la. autorización y la intervención del Gobierno para que se constituya un organismo que tenga a su cargo la vigilancia de la exportación de avellanas y almendras procedentes de dicho centro comercial, proponga las normas necesarias para prestigiarla y preste los servicios que permitan asegurar la claridad y el perfecto estado sanitario de los frutos exportados. A este fin se ofrece espontáneamente a satisfacer, además del impuesto fitopatológico, un pequeño arbitrio sobre los frutos exportados que permita completar los servicios de fitopatología a cargo del E s- E l sistema de contingentes a la importación Por principios de su política económica, el Gobierno español es opuesto á la aplicación del sistema de. contingentes a la importación y a toda suerte de medidas que obstaculicen, dificulten, perturben o dañen a l comercio exterior. L o es por doctrina. Pero si por doctrina lo aceptara las enseñanzas que determinan la aplicación de contingentes nos llevará a pronunciarse resueltamente contra ellos. E n e s t a actitud se manifiestan no sólo los países que aplican los contingentes, sino aquellos otros a quienes son aplicados. De todas las medidas empleadas para defender la. producción de un país, l a peor es la de los contingentes. Por ello, cuando Francia inició este sistema, causando graves perjuicios a nuestros productores y exportadores, el Gobierno español protestó enérgicamente de su adopción y emprendió negociaciones, en las que no ha cesado; que sigue con firme actividad en estos momentos y que continuará hasta llegar a un acuerdo en las relaciones comerciales entre Francia y España. Todo lo d i cho significa, por una parte, nuestra oposición doctrinal y experimental a los contingentes y nuestro propósito de que cese su aplicación. Pero mientras subsista, por breve que sea su plazo, precisa regular l a exportación de los productos afectados por l a medida. E n el actual mes de julio, el contingente de frutas francesas ha determinado una aglomeración de envíos que ha agravado considerablemente los daños causados por la limitación de los cupos.
 // Cambio Nodo4-Sevilla