Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 29 D E J U L I O D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 2 E l Sr. R O Y O V I L L A N O V A m i r a otro voto sobre el A r c h i v o de la Corona de A r a gón, por entender incorporado su contenido en el dictamen. j E l Sr. B A E Z A M E D I N A en nombre de los radicales- socialistas, manifiesta que no es posible ir contra el propietario que tenga sus tierras distribuidas por toda E s paña, pero sí podrá accederse a que el espíritu de la enmienda fuera llevado al dictamen, limitando la petición del Sr. Moreno Mateo a las tierras inscriptas en un mismo registro de la propiedad. E l Sr. M A R T Í N E Z (D. Lucio) de la Comisión, manifiesta que ha consultado con sus compañeros de Comisión y ha advertido que la mayoría estima poderosas las razones expuestas por el Sr. Aragay, que son las mismas sostenidas por el Sr. Baeza M e dina. P o r tanto, cree que se podría suspender en este momento la discusión para redactar de nuevo el dictamen. (Protestas de agrarios, conservadores y radicales. E l Sr. M A R T Í N E Z habla de la propuesta que hizo el Sr. Sánchez Román, análoga a la que se discute. U n a voz en los radicales: ¡E l gran latifundista! (Protestas y largos rumores. EL Sr. M A R T Í N E Z (D. Lucio) N o sé si el Sr. Sánchez Román es o no un gran latifundista, pero si lo fuera habría demostrado su gran espíritu ciudadano el labrador contra sus intereses. Después afirma el orador que es preciso ir a la aprobación de la reforma agraria, que es necesaria para el bien del país. N o cree que haya razones para oponerse a la suspensión del debate, a fin de que la Comisión pueda estudiar el nuevo aspecto de la cuestión. E l Sr. A L V A R E Z M E N D I Z A B A L radical, pregunta si es que se va a suspender totalmente la discusión. E l P R E S I D E N T E Entiendo que mientras no presente la Comisión nuevo dictamen no hay para qué suspender la discusión, que puede continuar sobre otros puntos que no tienen relación con el discutido. E l Sr. G U E R R A D E L R I O Pido la palabra. E l Sr. F E C E D de la Comisión, recuerda que hace días anunció que este extremo era tan importante, que habría de promover amplio debate, y r eso estima que procede aplazar la discusión para basar lo que haya de seguir sobre un nuevo dictamen. E l Sr. C A L O T de la Comisión, afirma que la cuestión provocada por el Sr. Moreno Mateo había sido ya resuelta por la Comisión, que no estaba de acuerdo con la propuesta. A h o r a bien, si se considera- -dice- -que debe irse a la suspensión, vayase; pero bien entendido que el asunto había sido ya amplia y definitivamente tratado y resuelto en la Comisión. E l Sr. C A N A L E S también de la Comisión, no está conforme con esto, puesto que el asunto se discutió, pero sin llegarse a un acuerdo. A h o r a bien- -añade- -para que no quede en pie el fantasma de los latifundios que se ha invocado esta tarde, estoy conforme en que se suspenda la discusión. E l Sr. B A L B O N T I N Pido la palabra para una cuestión de orden. E l P R E S I D E N T E S i no es para un mayor desorden... E l Sr. B A L B O N T I N Para decir que todos los diputados de la Comisión deben votar libremente, según su opinión. E l Sr. G U E R R A D E L R I O cree que se debe adoptar el mismo criterio que triunfó con motivo del apartado séptimo, pero sin aplazar la discusión, esto es, que se vote, la enmienda, como se votó el voto del Sr. A l yárez Mendizábal. E l presidente, en vista de ello, somete el asunto a votación. Conocido el resultado de ésta el Sr. Besteiro declara que queda acordado el aplazamiento de la votación de la enmienda del Sr. Moreno Mateo, continuando la dijpusión de otras enmiendas al- proyecto. E l Sr. A L V A R E Z M E N D I Z A B A L manifiesta que debía defender un voto particular al mismo apartado diez de la base sexta, pero dice qu? no considera oportuna la ocasión. E l P R E S I D E N T E insiste en que debe defenderle, por no tener relación con la enmienda del Sr. Moreno Mateo. E l Sr. A L V A R E Z M E N D I Z A B A L después de un largo discurso, al que también contesta extensamente el Sr. M A R T Í N E Z por la Comisión, retira el voto después de defenderle. E l Sr. C H A C Ó N defiende otra enmienda, conducente a otorgar mayor beneficio por el orden de mayor o menor perfección en el cultivo de las tierras, proponiendo que al cultivador directo, a uso y costumbre de buen labrador, le respete la Junta provincial dos y aun tres fincas, en los límites señalados por la base y en el mismo término municipal. L e contesta el Sr. S E R R A M O R E T i n terviniendo el Sr. P É R E Z D Í A Z después de lo cual el P R E S I D E N T E pregunta si se acepta la enmienda. Antes de la votación, el Sr. A R A N D A formula observaciones respecto del problema de los olivares, cuyas nuevas plantaciones no las puede soportar más. que el capitalista. Se desecha la enmienda y se levanta la sesión a las nueve, siguiendo pendiente de discusión la base sexta, cuyo apartado décimo ha de ser nuevamente redactado por la Comisión, O t r o voto del señor R o y o V i l l a nova Defiende otro voto particular el Sr. R O Y O V I L L A N O V A y en él pide que no se podrán matener, favorecer ni auxiliar económicamente, con cargo a los fondos públicos regionales, provinciales o municipales, las instituciones docentes en las cuales se den enseñanzas contrarias a la unidad nacional, reconocida por los artículos 31, 41, 44, 45, 50, 53 67, 76 y 117 de la Constitución de la República. E n el banco azul se hallan el jefe del Gobierno y los ministros de Marina, Gobernación, Justicia y Trabajo. E l Sr. R O Y O dice que se debe aceptar su voto porque hacer otra cosa sería proceder con frivolidad. Autonomía y libertad, lo que fuera bien; pero dinero para sostener instituciones en las que se ha de dar enseñanza nacionalista, de ninguna manera. Esto es pí edso consignarlo desde ahora. L o demás, lá enseñanza que se dé, la forma en que se proceda, será vigilado por nosotros, y cuando funcione el Tribunal de Garantías a él apelaremos, pero que no he de estar solo ni en esta Cámara ni fuera de ella. (Interrupciones de los señores Madrigal y Ríos (D. Fernando) S i quitan de las escuelas la enseñanza religiosa, la idea de Dios y de la Patria, ¿qué van a llevar al corazón de los niños catalanes? E l Sr. P É R E Z M A D R I G A L ¿Con qué lo llenó su señoría hasta ahora? Con las oligarquías monárquicas que empobrecieron a España, viviendo sometido a Romanones, cuando el acta de diputado en Cortes anteriores la debía a él, según confesó en los pasillos. E l Sr. R O Y O Bueno; me sentaré y continúe su señoría. (E l Sr. Royo toma asiento y espera, mientras el presidente agita la cam. panilla. E l Sr. R O Y O sigue su discurso. Habla del laicismo y reconoce que hay hombres laicos de gran, moralidad, como Giner de los Ríos y Azcárate, que aunque no tenían sentimientos religiosos, fueron de conducta intachable. E l ministro de I N S T R U C C I Ó N replica enérgico: Perdone su señoría, pero hace imputaciones, no tan sólo equivocadas, sino absolutamente falsas. L a fe religiosa de G i ner es profundísima y la de Azcárate profunda. U n a cosa es lo confesional y otra lo religioso. S i fuera ocasión oportuna algo diría de esto a su señoría. (Entra el ministro, de Obras Públicas. E l Sr. R O Y O V I L L A N O V A L o cual no desvirtúa mi razonamiento. Termina i n sistiendo en la necesidad de que la base fundamental de su voto quede consignada en el dictamen. Por la Comisión le contesta el Sr. P O Z A Dice que el voto está tan falto de fundamento que no tiene contestación. Rectifica el Sr. R O Y O declarando que los preceptos constitucionales que no se cumplen en el Estatuto con el peligro de que no se aplique en Cataluña, caso de aprobarse aquél. Termina pidiendo votación nominal. Se desecha por 176 votos contra 28. (Ocupa la presidencia el Sr. Martínez de Velasco. E l Sr. R O Y O V I L L A N O V A -pide en otro voto particular la adición al artículo que se discute del párrafo siguiente: P a r a someter a la Universidad de Barcelona al régimen especial a que se refiere, este artículo será necesaria una ley. Desoués de contestarle la Comisióa man- Sesión nocturna Abre la sesión el Sr. Besteiro, a las once menos cuarto. Las tribunas están bastante animadas; no así los escaños. (E n el banco azul, el ministro de T r a bajo. P r o y e c t o de Estatuto catalán. E l voto particular del S r Iranzo Prosigue l a discusión de este dictamen. E l Sr. I R A N Z O defiende un voto particular al artículo séptimo, o sea el primitivo dictamen. E l Sr. Iranzo sostiene, por tanto, que la Generalidad podrá crear los centros de enseñanza que estime oportunos, salvo lo dispuesto en el articulo 50 de la Constitución, e independientemente de las instituciones docentes y culturales del Estado. E n la nueva redacción, además de este párrafo, se consigna que los centros de enseñanza se sostendrán con los recursos de la Hacienda de la Generalidad, dotada por este Estatuto. Se encarga a la Generalidad de los servicios de Bellas Artes, museos, b i bliotecas y archivos, salvo el de la Corona de Aragón, y el Gobierno, a propuesta de la Generalidad, podrá otorgar un régimen de autonomía a la Universidad de Barcelona, pero para la expedición de los títulos regirán las pruebas y requisitos que establezca el Estado. E l Sr. S A N A N D R É S le cojitesta. Cree que se plantea un problema de recelos; pero no sólo por parte de los catalanes, sino por parte de todos. Afirma que en el nuevo dictamen han apurado todos los procedimientos encaminados a desvanecerlos. Mantienen esta posición, y, por tanto, no aceptan el voto particular. E l Sr. I R A N Z O rectifica. N o ve justificación alguna para los recelos. Persiste en su voto particular, y, cuando el presidente pregunta si se toma en consideración, se exteriorizan opiniones contrarias, y los radicales piden votación nominal. Queda rechazado el voto, por 146 contra 78.
 // Cambio Nodo4-Sevilla