Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 29. D E J U L I O DE 1932. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAG. 23. tiese el voto el Sr. Royo y pide votación nominal. N o hay diputados agrarios para que se lleve a cabo la votación y entonces los radicales completan el número hasta 15. E l Sr. O R O Z C O radical, declara que el criterio de la minoría quedó suficientemente expresado en el voto del Sr. Toro, y aunque el del Sr. Royo no les satisface plenamente, lo votarán, por entender que se precisa la existencia de una ley especial que rija tal procedimiento. Después de estas manifestaciones del representante radical empieza la votación nominal. P o r 140 votos contra 53 se rechaza. E n m i e n d a rechazada E l Sr. G I L Y G I L defiende una enmienda del nuevo dictamen sobre el A r c h i v o de l a Corona de Aragón y lo hace en voz tan baja que no se le oye. E l Sr. S A N A N D R É S por la Comisión, l a rechaza, por estimar que lo que en ella se pide, o sea que la custodia de dicho A r chivo quede a cargó del Estado, está ya consignado en el dictamen. P o r gran mayoría de votos, es rechazada enmienda. Se suspende este debate. L a i n t e r p e l a c i ó n sobre los despidos de 3 a T e l e f ó n i c a E l Sr. B O T E L L A A S E N SI interviene en una interpelación, iniciada hace meses, sobre el movimiento huelguístico de los empleados de la Telefónica. Previamente, se lamenta de la marcha de los trabajos parlamentarios, pues se pasan días y días sin que se formulen ruegos y preguntas y sin que se atiendan las interpelaciones. Estima que este aspecto importante de la vida parlamentaria debe merecer la atención de todos, restableciéndose los ruegos y preguntas. Pasa al tema de la interpelación, y dice que es la base del mismo el contrato de trabajo. Dice que uno de los negocios más considerables de l a Dictadura fué éste de l a cesión a una Empresa extranjera de los servicios telefónicos. E n una Sociedad que, presentándose como española, es en realidad extranjera, las obligaciones preferentes las tienen españoles y las direcciones los extranjeros, que pueden entrar en l a Compañía con voz y voto y que, por tanto, dirigen el ne g ocio. Habló de cómo se surte de material del extranjero, con tres y cuatro meses de fecha de retraso, y dice que las Sociedades suministradoras son extranjeras, y ello encarece el precio del material que la Telefónica compre. P o r virtud de estas concesiones de Empresas con Empresas, el día que el Estado tenga que pagar todo eso, habría de entregar verdaderas cantidades fabulosas, no por su valor, sino por las cantidades que figuren en los libros. Recuc- la la conferencia que en el Ateneo de M a d r i d dio sobre este asunto el actual ministro de Obras Públicas. Este consideró este contrato que atcntabaj no sólo a los inte, reses de: España, sino a la independencia nacional, ya que la telefonía automática sé ha instalado aquí a costa de procedimientos patentados en el extranjero. E l Sr. Prieto calificó esto de latrocinio y atraco, y es lamentable que ahora siga prevaleciendo este estado de cosas, con el apoyo inexplicable del Gobierno y n contra de Sos intereses? de los obreros y empleados de la Telefónica. D u r a censura para e ¡G o b i e r n o y p r i n c i palmente p a r a 3 a p r e p o n d e r a n c i a socialista P a i a a ocuparse de la huelga de los obreros y empleados de la Telefónica y habla de las negociaciones del Sr. Martínez Barrios con los obreros y empleados, cuyas referencias sólo figurc i en la Prensa, porque no se levantó acta de ninguna de aquéllas. Sigue haciendo historia de aquel movimiento hasta llegar al laudo y arbitraje, cosas que luego no se llegaron a cumplir, no porque se opusiera el Gobierno, sino porque había interés en ello. Dice que después de promulgado el contrato de trabajo, la Compañía, que nos trata como a una colonia de negros, según frase de un ministro, v i n o u n a disposición posterior del Consejo de ministros, dejando suspenso tal contrato de trabajo y mandando que se constituyese el Comité paritario de Teléfonos. U n Gobierno responsable no puede tolerar que ante una posible huelga se haga un contrato de trabajo y una vez parado el golpe, dejen en suspenso tal contrato. ¿Saben lo que supone el haber pasado al Jurado mixto el contrato de trabajo? pues supone que se agigantan más las diferencias entre unos obreros y otros. Porque al llevarlo al ministerio de Trabajo un sector importante queda fuera de él, porque su ideología íes impide acudir a estas organizaciones oficiales. H a quedado, pues, el problema en manos del ministro de Trabajo y de las organizaciones de la Unión General de Trabajadores. E l S r B A L B O N T I N Como en una colonia de ciegos. E l Sr. B O T E L L A Ruego a su señoría que no intervenga en mi peroración, porque yo quiero decir lo que me propongo y no quiero que se involucre l o q u e digan lo. y demás. Entiende que no se deben crear antagonismos entre unos obreros y otros, porque equivaldría a complicar la vida de la República con una guerra social. Estimo, por tanto, q u e e l ministro de Trabajo debe abstenerse de intervenir en este problema. E l Gobierno, por otra parte, no puede consentir que la Telefónica adopte resolución s i n contar con el Comité mixto, pues está; haciendo despidos y traslados, que el Gobierno tolera y no desconoce. E s preciso por tanto que se ponga coto a tanto desmán. H a y que dar la sensación de que el Gobierno procede con justicia y no está sometido a una Compañía extranjera. Creo políticamente mal situados a los ministros que toleran tal estado de cosas. H a y que cambiar de rumbo, ya que en caso contrario padecerá el decoro de la República. bajo ya en vigor. Manifiesta que en todas las reuniones no hubo más que obstáculos por parte de la Compañía. E l Sr. B A L B O N T I N Y a pesar de eso, los guardias de Asalto la protegían. E l Sr. G A L A R Z A N o protegían a nadie. Mantenían el orden. E l que quería entrar a trabajar, entraba. L o que no se puede hacer es que una organización, que lieva sólo quince días de vida, plantee una huelga, que su señoría sabe que fué de acuerdó entre algunos dirigentes y la Empresa, para crear al Gobierno un conflicto. E l Sr. B A L B O N T I N ¿Y la orden dedisparar sin previo aviso? E s o puede hacer en una República, n i en ningún régimen. E l Sr. G A L A R Z A ¿Dónde está esa or, den? Hable de ella cuando la vea o sepa de alguien que la haya cogido. E l Sr. B A L B O N T I N L o dijo toda l a Prensa. E l Sr. G A L A R Z A L o que es inexplicable es que su señoría, que es hombre honrado, yaya al lado de personas que a su señoría le consta, como a mí, que son chann o se E l Sr. B A L B O N T I N Y a hablaremos de todo eso del chántagismo, frase que utiliza mucho su señoría. E l Sr. G A L A R Z A termina diciendo que es preciso tener fe en la actuación del Jurado M i x t o de Teléfonos. E l Sr. B A R N E S suspende el debate, y levanta la sesión a las dos menos diez de l a madrugada. Fuera de la sesión E l ministro de E s t a d o informa ante la comisión Parlamentaria L a comisión de Estado se ha reunido bajo la presidencia del Sr. Hurtado, y con asistencia del ministro. H a acordado dos informes de D. Carlos Blanco proponiendo la ratificación de los convenios internaciones sobre límites de fronteras en el interior del túnel de Somport, y el funcionamiento de la estación internacional de Canfranc. E l ministro ha informado acerca de los trabajos de la Conferencia del Desarme, y. ha puesto de relieve la meritoria labor realizada en la misma por el Sr. Madariaga y demás delegados españoles, actuación que ha sido juzgada con elogio por la Comisión. E l Gobierno español, respondiendo a l a amable invitación del Gobierno francés, ha comunicado al embajador de aquel país que España se adhería al acuerdo de coafianza y ha hecho saber también al otro firmante, el Gobierno de la Gran Bretaña, que había realizado esta adhesión. Además de España se han adherido a la declaración Bélgica, Italia, Polonia, H u n gría, Rumania, Yugoeslavia, Checoeslovaquia, Portugal y Alemania. Examinado el acuerdo por la Comisión, coincidente con la opinión del ministro, cuya interesante información ha agradecido, entiende que se halla en armonía con el espíritu de la Sociedad de Naciones y robustece la autoridad de. su pacto, base fundamental de la vida internacional, abriendo el camino a conversaciones francas y leales, ya que establece un concierto previo de buenas voluntades para buscar la solución de los problemas económicos de Europa en estos momentos difíciles, y consolidar la paz del mundo. intervención del subsecretario de Comunicaciones E l Sr. G A L A R Z A se levanta y los señores Botella y Ortega y Gasset (D Eduardo) protestan y dicen que es el Gobierno el qué debe contestar. E l Sr. G A L A R Z A manifiesta que va a consumir un turno. Se muestra de acuerdo con la primera parte del discurso del señor Botella y niega que el Gobierno apoye a la Telefónica. Afirma que existe un proyecto sobre rescisión del contrato que está detenido, por haber otros asuntos de mayor urgencia. (Ocupa la presidencia el Sr. Besteiro. También niega que la C. N T esté desplazada de la resolución del tema. (En el banco azul se hallan los ministros de la Gobernación y Trabajo. E n largas disquisiciones contesta a los extremos más minúsculos del discurso del señor Botella. (Los escasos diputados que hay en el salón prestan poca atención al debate. Estamos, sigue, a merced de un grupo de extranjeros sin conciencia, por obra y gracia Ide la complacencia del Gobierno de la Repúfblica, del apoyo del Gobierno de la Repúiblica. Reunión de la comisión permanente de Justicia Anoche se reunió en una de las secciones del Congreso la casi totalidad de los miembros que componen la comisión permanente de Justicia con el ministro del. ramo. Se acrobó la ponencia del Sr. Gomáriz s I n c i d e n t e c o n el s e ñ o r B a l b o n r í n Dice que la Compañía abusa de la buena fe del Gobierno, y consiguió que anulara el Consejo de ministros el contrato de tra-