Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¡florece y- se agiota queda el de dos años que florece t- l a ñ o siguiente, y el de un aíisj, que viene a reemplazar al de dos cuando éste ha ¡florecido, y asi, sistemáticamente, por tiempo indefinido, esto en los sitios donde crece espontáneamente y en los jardines donde se han plantado y se dejan crecer a su l i bre albedrío. Porque la base del cultivo rio estriba en recoger botones de ¡os bosquecillos para plantarlos y abandonarlos, al i m pulso de su crecimiento espontáneo, sino que, por el se fuerza el desarrollo, haciendo crecer y florecer una planta en época distinta de la de su vegetación natural, lo que se consigue dando a los vegetales sometidos a este tratamiento, los mismos ele- ver a plantar en criaderos, una vez separados y seleccionados por tamaños, se les deja un trozo de rizoma de cuatro o cinco centímetros de. largo, procediéndose a su plantación en un terreno adecuado, como indicábamos anteriormente. L o s de tres años son los que se ponen a la venta, sin que esto quiera decir que no se expendan los de. uno y dos años, pues, dada su mayor baratura, muchos horticultores los adquieren para recriarlos en terrenos que tienen desocupados. T a n pronto como se desee proceder a forzarlos se plantan las cabezas de muguetes en cajoncitos, que suelen tener aproximadamente sesenta centímetros de largo por treinta de ancho y doce de profundidad, se- parando las plantas entre sí unos tres centímetros, y empleando, según las costumbres de cada país, musgo, arena de río o serrín. A l realizar las plantaciones se pueden cortar las raíces, dejándolas de un largo de siete a ocho centímetros, pues al ser forzado el muguete no emite nuevas raíces, y las que se le dejan son suficientes para el objeto que se propone el cultivador. U n a vez plantados en cajoncitos en invernaderos bajos, con el fin de que estén las plantas cerca del cristal, y tan pronto están encerradas o invernadas se tapa éste con zarzos o esteras, de manera que queden en completa obscuridad (lo que tiene por objeto favorecer desde un principio la salida Un invernadero de muguetes convahtrias en flor. o u mentos de calor, luz y humedad que le son necesarios en época normal. En los grandes establecimientos de Wandsbek, Hamburgo (Alemania) donde tienen plantadas muchas hectáreas de terreno de dicha planta, operan de la manera siguiente: E n primavera y en otoño arrancan las plantas, escogen los botones, entresacándolos por tamaño y grosor, es decir, por edades, formando tres series, según lo demuestra las figuras adjuntas; los unos tienen un a ñ o los otros, dos, y tres años los últimos, o sean los que han llegado al término de sú crecimiento y están en condiciones de florecer normalmente y de ser forzados. Con estos últimos se suelen formar paquetes, compuestos de veinticinco cabezas o brotes, con el fin de poderlos servir y proceder a su recuento con mayor facilidad cuando son expedidos a establecimientos que no están especializados en esta clase de cultivos, no obstante dedicarse a forzar el muguete, siendo estas plantas preparadas para el cultivo forzado de un precio lo bastante módico para que los establecimientos mencionados puedan adquirirlas en condiciones ventajosas y evitar así el trabajo de dedicarse a su cultivo. A los brotes o botones que se han de vol- Muguetes colocados en habitaciones frigoríficas para retrasar su vegetación.
 // Cambio Nodo4-Sevilla