Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
el traje deportivo es la blanca, realzada, no por un solo color, sino por un estampado; veamos el modo de llevar esta novedad. Supongamos un vestido de lana fina blanca, cuerpo abíochado, falda plegada, cinturón de ante, chai de crespón de China azul marino, salpicado de lunares blancos, y un sombrero forrado del mismo crespón se rodea la copa con cintai de falla blanca, atada detrás, dejando a capricho del viento caídas y lazadas. Otro c o n j u n t o blanco se compone de largo gabán- dial a cuadros, naranja y amarillo, rodeados de una línea negra; sombrero i g u a l a l chai, con borde blanco. Ruego a ustedes que fijen su atención en estos modelos, porque, además de servir para deportes, son útiles como trajes de tarde en verano, época que reclama absoluta sencillez. Las telas de algodón reciben la consagración de elegantes, porque los grandes fabricantes les han prestado extraordinario interés, y no debemos temer al aceptarlos encontrar en cada paso otros semejantes. E l punto continúa haciendo las delicias de las deportistas, y como ofrece pocas Variaciones, nada puedo decir, a no ser que los canesús y parte de las mangas se hacen de otro color y de puntos que imitan encajes; los lazos que rematan el escote se hacen tam biéíi de punto, y el borde de la blusa, de punto inglés. Compruebo que los tinturónos de ante están unidos a la blusa de punto, pequeña innovación que merece citarse. Agrego que bolsillos y guantes de sport son también de punto; en cuanto a los últimos, la mano es de piel, y la manopla, de crochet, para evitar ese excesivo calor de la lana. También se hacen de algodón, con punto calado, a modo de pequeños ventiladores. Por último, otra novedad interesante: se trata de tres bandas separadas, la primera y la última obscuras, y la del centro, de tono claro o ardiente; el mismo efecto se repite al borde de las mangas. Este adorno puede ser movible, y ustedes probarán su elegancia combinando c o l o r e s y cambiando esas bandas a capricho, y buscando nuevos efectos. L a blusa camisera ha tenido su época; ya no la encontramos; pero cuando vuelva la recibiremos encantadas, si tiene la prudencia de saber esperar su llora. La de ustedes ha sonado: el deporte las llama; corran a él, porque el cantar lo dice: Los días felices son breves TERESA C L E M E N C E A Ü CHAQUETA T E N N I S DE DE JEK- S K Y AztTT, (MODEL O JANE R E G N Y)
 // Cambio Nodo4-Sevilla