Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA PROCESIÓN DEL PATRONATO EN SANTIAGO DE CÓMPÓSTELA. Fué un acto verdaderamente emodonante, de cariño al Santo Apóstol dice la Prensa local. Presidida la brillante comitiva por los obispgs de Lugo y Túy, y figurando en ella 25 imágenes, salió de la Catedral, a las seis y inedia de la larde, y se recogió, a las diez de la. noche. En la histórica plaza del Hosppal y en otros sitios del trayecto se captaron motetes. Al final miles- de fielesentonaron el Himno Jacóbeó. Foto Ksado. los socialistas a asumir la gloria de haber acabado con aquello. H a y en España una fuerza organizada que está perdiendo su eficiencia desde que cedió a la veleidad de intervenir en la política, y esa fuerza es el sindicalismo. S i n su concurso la fórmula del 13 de abril habría sido honrosa para el republicanismo; pero sin tener el carácter decisivo n i la resonancia histórica que alcanzó. Olvidado de los Sindicatos, el Sr. Maciá, que se contentaba una semana antes de las elecciones municipales con sacar triunfantes cinco candidatos de la esquerra, es probable que ni siquiera hubiese tenido ese modesto éxito. Asistido y amparado de la. masa obrera- -no de la Unión Geneíal de Trabajadores, entiéndase bien- sino de la otra, de la grande, de la disciplinada, de la agresiva y temible, el señor Maciá pudo i r holgadamente al copo, proclamar la República en Cataluña y ciecidir con su ejemplo a los que vacilaban en hacer lo mismo en M a d r i d L o demás para la victoria lo puso la duplicidad y la cobardía de elementos monárquicos que sólo pensaron en la salvación de sus intereses p r i vados. Pero la Unión General de Trabajadores se pone en ridículo jactándose de una fuerza que no tiene. E s una organización ho- nesta y prudente, sin vocación por el heroísmo, sometida a una minoría intelectual que prefiere la lentitud remunerada en la evolución socialista a las temeridades belicosas. S u reacción, al discurso del señor L e r r o u x es explicable. Su ideal de estabilidad burocrática se ha sentido seriamente amenazado. ¡L o que se reirán los sindicalistas de ese gesto! Uno de los más conspicuos me decía cnoche: -Y a verá usted qué número de diputados traen a las próximas Cortes... MANUEL BUENO he, 1932. cano calificado. U n republicano calificado, aunque crea advertir un leve olor a podrido, debe adoptar esa conducta que el graComo la actual política españoló; no es fismo popular representa con la frase h a un episodio más en el desenvolvimiento del cerse el loco D e la misma manera que a país, sino un fenómeno que el. dostinó quiun ciudadano se le puede perdonar que so fijar en la Península para aleccionar y despierte al vecindario al grito de ¡fueservir de guía todos los pueblos; como en g o! si ve arder l a casa de enfrente, pero la velada necrológica con que se rindió el de la casa de enfrente está en la oblimerecido tributo al malogrado Sanchís B a gación de asegurar con toda dignidad que nús, un ministro afirmó- -según los perióallí no se quema nada. P a r a eso es suya dicos- -que la obra que está realizando la la casa. República no sólo supera cuanto anteriorSegundo. Que los radicales no pueden mente se ha hecho en España, sino en toacusar de indecencias a la mayoría, porque das las épocas y todos los países del mundo; eiitre ellos hay hombres que no quieren como de este milagroso manantial d 2 ideas soltar cargos muy bien retribuidos; teoría no se debe perder ni una sola gota, porque que parece reservarnos amablemente el deen la más diminuta pueden albergarse prorecho de acusación a los que no disponemos vechosas sugestiones, pero sugestiones de de cargo alguno; generosidad inútil, porlas más robustas, de las mejores que hubo que los que no disponemos de cargo algununca, tan buenas, que los parlamentarios no tenemos que trabajar tanto para poder inventaron para designarlas una nueva pavivir, que no nos sobra tiempo para hacer labra conmovedoramente cursi, y ya no son indagaciones de esa índole. sugestiones, sino sugerencias; como, en fin, el deber de un comentarista es estar atento Tercero. Que no sólo conservan esos a toda revelación, nos resolvemos a recoger cargos los radicales, sino que votan contra un- pequeñito suceso secretamente público. el Gobierno. E s t a inculpación parece aclarar que el Gobierno puede dar cargos para Cierto diputado radical, el Sr. Marracó, sobornar las conciencias, y nosotros pediformuló acusaciones contra el diputado Píomos que se aplique la ley de Defensa de la norato de Castro y contra la coalición de República al diputado que hizo esa gravíminorías que apoyan al Gobierno. L a más sima manifestación. importante de estas inculpaciones era la Cuarto. Que si el Sr. Marracó no retique achacaba al uno y a las otras hambre raba sus frases acusadoras, la minoría soy sed de prebendas. Las minorías de la cialista no cruzaría nunca con él la pacoalición se sintieron legítimamente lastilabra. madas, y acordaron ventilar el asunto en Quinto. E n el mismo caso, la minoría una reunión secreta, procedimiento demoradical- socialista se decidiría a considerar a l crático, que nos permite enterarnos con ya citado y protervo Sr. Marracó como un más detalles y con más anhelosa curiosidad diputado inexistente, como un fantasma. de todo lo que se ha dicho en el salón de sesiones. E l Sr. Marracó vino a decir: -B u e n o bueno; quedan retiradas esas E n ese debate se pronunciaron contra la afirmación de Marracó los siguientes ar- frases. gumentos: Y se levantó un acta haciendo constar que todo el mundo se había portado noblemente. Primero. Que a los enemigos del régiL o que importa de todo esto es la novemen puede perdonárseles que delaten los v i cios del Parlamento, pero no a un republi- dad del procedimiento seguido para stabs- USTED NO EXISTE
 // Cambio Nodo4-Sevilla