Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 4 D E AGOSTO D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G íg. lkía y orden interior de Cataluña, atribuídos a la Generalidad, el nombramiento se hará a propuesta de su representación en l a Junta, sin- perjuicio de lo dispuesto en el párrafo anterior. Se lee otro voto particular del Sr. A b a d Conde; pero al ir a defenderlo, la Comisión hace constar que no tiene la menor idea de lo que es tal voto, porque no lo ha recibido. Los radicales protestan, y el Sr. A B A D C O N D E dice que es intolerable la conducta de la Comisión, pues quiso entregarlo y no encontró a nadie durante l a tarde. Además, suele reunirse a salto de mata y sin previa convocatoria, y convendría que corrigiera estas anomalías. A- propuesta del Sr. Besteiro, que vuelve a ocupar la presidencia, dice el Sr. A b a d que se aplace la discusión de su voto hasta tanto lo estudie la Comisión. Empiezan a discutirse las enmiendas, y defiende una, sin que se le oiga apenas, el Sr. G A R C Í A G A L L E G O S Cree que se deben fijar garantías en el dictamen para que el Poder pueda ejercer l a inspección de los servicios de Policía y Seguridad en todo momento. Mantiene a mucha honra este afán fiscalizador en cuanto al Estatuto, y máxime teniendo en cuenta los pasos gravísimos que ha dado ya la Cámara en pro de la desmenbración de España. P o r la Comisión, le contesta el Sr. L Ó P E Z G O I C O E C H E A rechazando los; argumentos del orador. Rectifica el Sr. G A R C Í A G A L L E G O S y pide votación nominal. E l Sr. S A M P E R manifiesta, en nombre de la minoría, radical, que votarán la enmienda del Sr. García Gallegos, por ser justa y acertada. N o hay más remedio que garantizar una alta inspección de los servicios que se van a conceder. K L O S DOS MÉDICOS E L D E L P U E B L O -Y O E L AHOGO LO COMBATO SIEMPRE CON INYECCIONES... E L D E A BORDO. TONTERÍAS 1 DONDE ESTÉN LOS CHALECOS SALVAVIDAS... Proposición para que haya ruegos y preguntas Se lee una proposición incidental del señor Ortega y Gasset- (D. Eduardo) y otros d i putados, en el sentido de que todos los días haya un tiempo dedicado- a ruegos, preguntas e interpelaciones. E l Sr. O R T E G A Y G A S S E T la defiende 3 mantiene sus puntos de vista sobre el tema. Llama cómoda la postura del Gobierno rehuyendo el contacto con los diputados, y dejando que pasen días y días sin contestar a los ruegos, preguntas e interpelaciones que se le formulan. Entiende que el alma del Parlamento está en eso, y no hacerlo equivale a falsear su verdadero sentido. Cita los casos y asuntos de urgencia que debieran abordarse, y entre otros se refiere a la cuestión social, problema de los rabassaires, estado de los decretos contradictorios sobre inquilinos, política internacional, ataque a nuestra fruta, etc. etc. (E n el banco azul se hallan los ministros de Estado, Marina, Gobernación, Instruc- ción Pública y Obras Públicas. Sigue citando otros problemas que requieren la atención del Parlamento, y habla, especialmente, de la ley de Prensa. Se refiere a la suspensión de El Imparcial, y califica de verdadera anomalía esa facultad morbosa del ministro, de suspenderlo indefinidamente, y cerrar sus talleres, haga la campaña que haga, pues si cae dentro del Código, sólo los Tribunales pueden juzgar. Dice que, en cambio, tolera la circulación de un semanario que hace mucho daño a l a República. Cita igualmente el tema de los Monopolios y dice que en Teléfonos se pagan las más caras tarifas. E l P R E S I D E N T E repite lo que dijo SO; bre l a falta de reglamentaciones en materia de ruegos y preguntas. Entiende que en cada ruego o pregunta se pierde un tiempo precioso, ya que los oradores se exceden. P o r otra parte, el volumen de interpelaciones que nos anuncia el Sr. Ortega es a l go que supera a toda fuerza, humana, por mucho interés que tengan, que sí le tienen. L a Cámara puede decir lo que sea y lo aceptará. Pero no olviden que el Estatuto y la Reforma A g r a r i a no pueden suspenderse. De aceptarse esa propuesta volveremos al régimen anterior, y llegaremos a octubre sin vacaciones, y el Gobierno se verá en la necesidad de discutir los presupuestos, y sin nada hecho. Solamente para defender su proposición el Sr. Ortega ha invertido media hora. H a y para esta noche dos proposiciones más y una interpelación. ¿Qué podremos hacer? Y o no suscribo esas propuestas, n i arrostro su responsabilidad. S i la Cámara quiere podemos dedicar a esos menesteres todas las noches, no a la primera hora, que es la más peligrosa, sino a la última, una hora. Rectifica el Sr. O R T E G A L e parece bien dedicar una hora todos los días, aunque a su juicio sería lo mejor dedicar una sesión todas las semanas a ruegos y preguntas. E l P R E S I D E N T E le contesta y propone que todas las noches, de doce y media a una y media, se dedique ruegos y preguntas, pero con la condición de que la sesión comience a las diez y media en punto. Así se acuerda. Interviene el Sr. J I M É N E Z para lamentarse de que todas las minorías tienen más suerte que ellos, por cuanto se les aceptan todas las interpelaciones, y a ellos no. P o r ejemplo: se ha perdido recientemente un barco de guerra que costó cuarenta millones de pesetas, y aquí no se ha dicho nada de. cómo ocurrió el suceso. Habla de otros asuntos, tales como la política marroquí, y anuncia una posible sublevación en la zona francesa, que pudiera tener repercusiones en la nuestra. Ante la extensión que da a su interveción, la presidencia lo llama al orden. E l Sr, S A M P E R pide más aclaraciones. Las p r o p o s i c i o n e s de los ctrabassaíres E l P R E S I D E N T E declara qué hay dos proposiciones sobre eí problema de los rabassaires: una, de la minoría agraria, y otra de los catalanes. E l ministro de Agricultura, por las ocupaciones de su cargo, no ha podido concurrir esta noche a l a Cámara, y somete el caso a la consideración de los diputados. E l Sr. L A M A M I E D E C L A I R A C firmante de la primera propuesta, accede a aplazar el debate hasta mañana, aunque reconoce la importancia del problema. E l Sr. A R A G A Y firmante de la segunda, lamenta esta nueva dilación en la resolución de un problema que afecta a los campesinos de Cataluña. Manifiesta que su proposición no es de l a minoría catalana, sino de la Esquerra y de la Agrupación Socialista de Cataluña, y p i de que esta misma noche se discuta el asunto; Pregunta el presidente a la Cámara si se acuerda iniciar el debate, y se contesta negativamente. Entonces, el Sr. A R A G A Y pide que conste en acta su protesta. L a construcción de dos barcos para Ja línea de F e r n a n d o P ó o Se lee una proposición acerca de este tema. E l Sr. S A M P E R es el encargado de explanarla, y pregunta al ministra qué opina del recurso entablado con la Transmediterránea a propósito de la construcción de estos barcos. E l M I N I S T R O D E M A R I N A declara que pensaba hablar después de oír a t o d los interpelantes; pero ante el requerimiento expresará su opinión. E l Sr. S A M P E R se decide por hablar el primero y así lo hace. Pretende demostrar dos cosas con esta interpelación: el fallo dado por la Dirección de Navegación, concediendo a Bilbao la construcción de dichos barcos, es disgusto erróneo y arbitrario, y segundo, que el director de Navegación ha faltado a su deber, y, por tanto, procede su destitución.