Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
los. mas importantes. Unu, ei que a la educación física y moral de los miles de muchachos que pertenecieron y pertenecen a esta institución se refiere, y otro, aquel que atañe a más altas empresas de significación social, y que se han producido precisamente por la existencia de esta tropa. Aludo a la urbanización de. una extensa zona de la cumbre de Espuña, a la declaración de ésta de sitio de interés nacional y al logro, sin duda trascendental para España, del magnifico Sanatorio Antituberculoso, del que no hace mucho se ocupó, con su amenidad peculiar, en las páginas de A B C, su redactor Sr. Reverte. Y a es ésta obra suficiente para justificar el gran prestigio que los exploradores murcianos tienen y las. múltiples simpatías con que el pueblo de M u r c i a los distingue, contribuyendo en buena parte al sostenimiento económico de estos campamentos, y asistiendo además en buen número a ellos, porque es grato y delicioso convivir con. estos muchachos ágiles y saludables, que infun- den a la alta y- nemorosa; braveza de la cumbre un maravilloso signo de vida y energía. Y o creo haberlos definido alguna vez, xorno la gran sonrisa deportiva, de ía montaña. 1 TVos vemos favorecidos te con innumerables ciativas de ellas diariamenen que inimuchas plausibles. materialmen correscointerde cartas, ios lectores de M B C exponen y observaciones, oportunas posible y JSJo siéndonos te contestar pondencia, municantes líneas preten a tan copiosa que reciban rogamos a nuestros disculpa y no ta falta con estas nuestra respuesta a descortesía liras inefables de los pinos y los álamos y, los tilos con. un son de canción de cuna que conforta el sueño. L a labor de la tarde es siempre escultista, con viajes a los sitios cercanos, que culminan con la excursión al sitio llamado E l Morrón, punto el más alto de la cumbre, a una altura de 1.584 metros sobre el nivel del Mediterráneo, y en el que cada cinco años se coloca una lápida conmemorativa del campamento. A las doce de la noche se toca a retirada, se apagan las luces y una guardia, mont; da por los mismos exploradores, vigila constantemente desde los cuatro puntos cardinales del campamento, al que a veces alumbra el proyector melancólico de la luna, que se derrama sobre él como un gran manto de paz. La asistencia particular. L a v i d a e n el c a m p a m e n t o E l desarrollo del programa se acopla a la, vida normal del campamento, que comienza a las seis de la mañana, en que- -se iza la bandera nacional, y acaba oficialmente a las ocho de la noche, con el arrío de la misma. Y digo oficialmente, porque, aún se prolonga la velada nocturna hasta las doce con la- proyección de películas representaciones teatrales: e iluminaciones eléctricas, cuya e n e m a se produce en el mismo campamento. Después del aseo personal y del desayuno, los muchachos se dedican durante toda la mañana a juegos y prácticas de campo y a charlas y lecturas amenas y educativas. Ningún día festivo falta, además, la misa, oficiada por el capellán D. Manuel Navarro en. un altar rústico, improvisado, bajo el. dosel maravillosamente azul del cielo frente al himno exaltado de la. Naturaleza, y que oye en silencio toda la tropa. A l mediodía se sirve la comida al aire libre, bajo l a sombra de los toldos protectores y el enramado de los pinos. E l menú es siempre abundante y gustoso. Luego sigue una siesta en los puntos más elevados y frescos del campamento: Fuente de Rubeos, Punta B r a v a etc. en los que el aroma intenso de la pinada encuentra acarreo en un airecillo fresco, que pulsa las Este año han asistido al campamento, además, de la de M u r c i a representaciones de las tropas de Madrid, Albacete, Almería, Cartagena. Cieza, Águilas, A l b o x y otras. Pero, además, todos los años acuden a este delicioso paraje familias, en automóvil, desde los pueblos cercanos y la, capital- -pof, las admirables carreteras que reptan entre apretados bosques y pintorescos quebrados, que descubren paisajes de maravilla, hasta la cumbre- -gentes que pasan el día en el campamento y que brindan al l u gar (que hace cuarenta años, cuando aún la repoblación que hoy lo puebla en extensión grandiosa no. había comenzado, era inhóspito e. inaccesible) una gran animación, conviniéndolo en sitió veraniego de insu- pera- bles encantos. RAIMUNDO D E L O S REYES Murcia. La película- déla Faja a J nFre hodas las peí I he a Las películas A c j f a d e 6 x 9 y de t x í p u e las h o r c ó n o c h o p o s e s a cío q u e los amRcjuos ro poses. s Sus f ohos isoc Tr-