Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
vinagre con voces cié rñiriñaque y afirma engañar al público. ¡Q u é diferencia de la. media. voz real- timbrada, impóstala, idénque el hombre d é verdad ha de tener voz de chantre. y. tica, -aunque- con meóos- intensidad que- la voz verdadera, con. que Mas- sini y Garulli, Según tengo aprendido y oído, nunca: los y Francisco Viñas, cantaban la salida de Como en estos días tanto se viene hablangrandes cantantes usaron el falsete, salvo do y escribiendo del. teatro dramático, y con en aquellas obras excepcionales, por ejeiiv Lohengrín, y las voces de capilla sixtina de tan intrincadas razones, y a nií me hierven pío el Orfeó de Gktck, que es para íenoi ¡algunos virtuosos, de ahora, creadores de no pocas en el magín, mientras las dejo cocontraltino o alto- contra, que dicen los Príncesitas, Aimpolas, y otras lindezas de música ratonera, amén de cancerse busco una tregua en el teatro lírico franceses, ó voz de n i u j é r M á f í a Ga y a l tar la donna e móbile del RigoleUo, sistey salgo con mi media espada para decir canzaba en é l gran éxito- -o para llegar máticamente, con un academismo insoporta- algo que pudiera ser un consejo si no fuese a algunas notas fuera de la tessiiura normal ble, dos compases fuertes y dos quedo, i n una súplica. Y es ello, que los directores como las que puso Bellini en el tenor de variablemente, introduciendo filados y cade los teatros de ópera y zarzuela presenLos puritanos. N i M a r i o ni Tamberlick, dencias en una simple canción, que Verdi tes y futuros, han de. poner en los sitios ni Gayarre- -por- lo- que: me aseguran- ni escribió para que se cantara buenamente a más visibles de sus escenarios unos carteles Jea. n. de Ucské, Tamagno, Stagno, Marconi, tiempo, sin ritardandos, con despreocupada que recen a s í se prohibe en absoluto canBiel y Caruso- por lo que oí- sy cantaron naturalidad. tar de falsete M á s de una V Í Z triné contra j a m á s en falsete, y fué el napolitano. ¡Feresta aberración del llamado bel canto, y nando de Lucía, quien por no tener J a me- L o m á s gracioso de todo ello es que la aconsejé al público; pero como con éste. no. dia voz maravillosa de Gayavrc, que era. su apunlaUíra, nota aguda añadida a un trosirven consejos ni amonestaciones ni enseobsesión, -se. acogió con discreción y medida zo musical, la usaban los cantantes para ñanzas y tiene una incorregible propensión al falsete, que disfrazaba de media voz. con hacer alarde de sus facultades, y ahora apuna que le guste lo malo, según se alboroza, muy rara habilidad. A l que fué nuestro Tea- tan en falsete, para salirse de su tessitura, regocija, entusiasma y admira cuando ve y tro Real, llegaton en este siglo, dos cancon lo que el alarde no existe, ni siquiera oye que de un cuerpo de hombre sale una tantes muy inteligentes pero no de grandes el de la prolongación del aliento o fiato porvoz de mujer, opino ahora por la prohibifacultades. Anselmi y T i t o Schipa, que que en falsete, ni se gasta voz, ni se gasta ción a rajatabla, y claro está que ello no aquél suplía: x o n un falsete grande, doblan- aire. atañe a las tiples, -ni a los bajos sino a mudo- la lengua, y reforzando el sonido al í- te Falsete viene de falso, es un diminutivo chos tenores, casi todos ellos, y a ciertos ¡otario, su falta de agudos, y el c ro se daba desdeñoso; quiere decir engaño, trampa, barítonos, que unos de oídas y, otros por mafia, para. unir voz, media voz y falsete, mentira, fraude, treta, añagaza, y. todo ello tradición vocal, han dado en la mala ocuen uha gradación que; no; cambiaba el color, sólo merece esas ovaciones clamorosas, como rrencia de imitar a aquel célebre Matías y íe a imitación de ambos, -por no tomarse, han dado en llamarlas los corruptores del Battistini, que a fuerza de saber cantar se los de áh Ór. á el trabajo de; e, studiai l a me- idioma; pero dándole a clamar su verdadero pasó de listo, y llegó a ser maestro de amadia voz, proviene el abuso de la voz fe- memsentido, esto es, gritando, clamando: Pero neramiento y cursilería y complicó de fiona. el afá: ¡de endulzarlo todo: haciendo emqué modo de cantar es ése? ¿Q u é se han rituras mordentcs, grupetos y fermatas, la palagosa la dicción, y de. prolongar. ríos cal- -creído? ¡E h que no hay ningún enfermo limpia y clara sencillez de un adagio. De el derones para aplanar, venga o no a cuen- a quien molesten las voces! ¡Cante usted provienen los barítonos que cantan como to, smorcare dicen los italianos, y. cantar de verdad! ¡Cante usted con voz! ¡Fuera! una tirolesa la cavatina de El Barbero de con varios timbres, y hasta sin él, en l a voz ¡Y otros clamores por el estilo. Sevilla y se ponen melifluos en el contrablanca del falsete, contrariando la- índole U n amigo mío, qué no sabe de música, maestre de Marina, sin parar mientes en musical del trozo, y rompiendo arbitrariapero que tiene muy buen sentido, clasifica que el buen Roque- -rudo marinera. mercanmente compás, medida y ritmo, a ciencia, y así las voces masculinas: voz de hombre, la te- -aféales a los pescadores del coro que. paciencia del director, de. orquesta, empedel b a r í t o n o voz de coronel de Caballería, cantan coplas de sacristán, faltas: de sal, yv nado con ellos, por codicia, en pervertir y la del bajo; voz de mujer, la del tenor. CALDERO Y FALSETES. S 1 1 r Criando al hijo, es imprescindible tomar un poderoso restaurador de fuerzas para evitar a la madre la debilidad y el desgaste que acarrea su función maternal, y para aumentar el valor nutritivo de la leche. Así transmitirá al niño la vitalidad necesaria para su normal desarrollo y rápido crecimiento. El mejor reconstituyente y creador de energías es el Jarabe de
 // Cambio Nodo4-Sevilla