Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Se jrescrikió el id- iorña castellano. de las. escuelas y de las- oficinas publicas; -se privó de todo cargo y destino oficiales a quienes no hablaran corrientemente el inglés; se aportó capitales y técnicos yanquis para apoderarse de todas las industrias, y riquezas, y tráficos; se subvencionó a periódicos que redactaran en inglés una gran parte, cuando menos, de su texto. Frecuentemente se pu- blicaban estadísticas, monografías y gráficos comparando la obra pasada de la colonización española con la nueva administración, toda modernidad y dinamismo. Ciertamente, se construyeron nuevas carreteras y ferrocarriles, acaso con exceso, para convencer al pueblo portorriqueño de que España lo tenía en abandono. Y se ofrecía a los isleños, como premio espléndido de su adhesión a los nuevos métodos y al nuevo idioma, la incorporación a los Estados de Norte amé. rica y la ciudadanía yanqui... Contra esta acción, que pretendía arrancar el amor de España del corazón de los nativos, y que pretendía seducir con provechos materiales a los husmos españoles que quedaron por allá, se alzó, en el ambiente de estupor y desorientación en que todos se encontraban en los primeros tiempos, la voz clamante de un poeta, de un lírico que tenía en sus versos sonoros el ardimiento característico de los rimadores tropicales: José de Diego. No queremos ser yanquis ni sajones -gritó a un gobernador que le amenazaba- Queremos seguir siendo como fuimos; hablando en nuestro idioma español, el más sonoro que modulan labios humanos; llamando a nuestra tierra Puerto Rico y énarbolaiido la bandera que nos place, en la que, por imitar a nuestra hermana Cuba, hemos puesto una estrella solitaria. Y queremos también nuestra Universidad cultivadora de nuestra cultura latina, y Tribunales nuestros, con nuestras viejas leyes de Indias, que son sabias... E l gobernador deportó al poeta, pero su pensamiento quedó, vivo como un alma, en el territorio oprimido. El pueblo recitaba las décimas enardecedoras de José de Diego y surgió así, materializando el ensueño del lírico, la realidad política del partido nacionalista, declarado ilegal, cercado con asechanzas, vigilado policíacamente, hostigado y perseguido. Los nacionalistas no, se recataron para defender el idioma español; al lado de cada escuela oficial, creadas a centenares, con profusión y riqueza, en bellos edificios construídos expresamente; los. nacionalistas instituían una escuela humilde, donde los niños deletreaban los carteles en español y entonaban en español el himno de su Patria. Frente a la Universidad oficial de Río Piedra, espléndidamente dotada, surgió en San Juan el Instituto de Estudios Españoles, al que los nacionalistas dieron el nombre de José de Diego. Han transcurrido treinta y cuatro años... En este plazo murió el poeta y se sintieron enardecidas por su ideal nuevas generado- nes, que no conocieron la dominación de España, y para las qué, convertida en recuerdo, se había purificado de los errores, y obcecaciones de los hombres. E n este plazo, además, la, administración yanqui, y los métodos yanquis de colonización habían sido estéri. les. No transformaron lá colonia, un poco perezosa del período español, en el emporio de riquezas y bienestares que prometieron. Antes, al contrario, fué Puerto Rico, de tierra tan; próvida, de clima tan- apacible, el primer lugar del mundo en que se reveló la crisis que ya a; car. a a todos ¡os pueblos. Precisamente, en- los años en que más enloquecédóramente se acumulaban las prosperidades: en los Estados Unidos y en que más alto nivel alcanzaban sus salarios y mayor, auge sus industrias, y, más asombroso volumen; sus exportaciones, v se concentraba: en la Reserve Federal casi todo el oró que poseía el mundo, la isla preciosa del mar Caribe conoció por primera vez desde su hallazgo por los españoles el envilecimiento de la miseria y las torturas del hambre... Todo el industrialismo yanqui, r janse, a: Esperanza, S, pra, l. iz i, Sr. Vega. que con FUS reservas f i K p a b í t i í) eñ simulación de dinero, con ios bustos da Washington, Lincoln y Jefferson, se había apoderado de los campos de caña, de tabaco y de café, y de los ingenios y los secaderos, y las fábricas, no había acertado a impedir que los niños portorriqueños padecieran hambre en sus hogares, y, aunque algunos murieran de inanición en los senderos, festoneados de flores, que conduia í t cían a los escuelas oficíale; como palacios, y a los estadios de deportes, amplios y, cuidados, como si- hubieran de seivir paradivertimiento de príncipes e infantes reales. Tampoco Jos funcionarics, el gobernador; general, que, evocaba con su plenitud d poderes el recuerdo de los virreyes deí coló- maje español; los técnicos en finanzas y ciencias naturales, los juristas, con su legislación federal, habían logrado dar al pueblo borinqueño la paz, la confianza en Útilísimo contra el estreñimiento la justicia, la serenidad de la conciencia pública, cuando se siente amparada por el en los adultos e insubstituible en derecho. los niños. Necesario en la dentiPara remediar este fracaso, Wáshington 1 ción, pues ayuda a eliminar la envió a Puerto Rico un gobernador sinbaba. Muy conveniente en la tos gular: uno de los hijos de aquel encoferina, porque evita complicacionado enemigo de España, Teodoro Roosevelt, que, por úir golp. e: de azar, por el cernes digestivas. tero tino de un magni cida. se vio encum- De venta en todas las farmacias. brado a la presidencia- de la República. Y este gobernador confesó, en un mensaje diFRASCO GRANDE... PTAS. 5,00 i rigido al Congreso de Washington que no FRASCO PEQUEÑO... 3,10 había sido el ciclón de San Felipe quien esparciera la miseria. en. la isla, sino una administración torpe y- una política equi- -vocada. Bien pronto, cuando abría suscripciones públicas en los Estados: Unidos para PEDID; J A R A B E- reunir fondos con que impedir que los niños se murieran de hambre, éste coronel P U E S HAY I M I T A C I O N E S Roosevelt fué trasladado a Filipinas. A partir de este momento dij érase que Washington acepta sin lucha el designio providencial, que parece llevar a Puerto Rico hacia su independencia. Hace pocos meses se libró, en realidad, la última contienda. Contra la voluntad yanqui, Puerto Rico seguía usando su bandera regional o territorial! como se la designaba oficialmente. Se llevó a la Cámara de San Juan un provecto de ley modificándola. E l pueblo asalto el Capitolio borinqueño, y, al rechazarlo la fuerza pública, hubo un muerto y varios heridos. Y fué esta sangre vertida como una revelación para Washington. Y a el partido nacionalista ño es ilegal; ya hace su propaganda públicamente; ya e prepara para lograr en un esfuerzo ante el mundo entero la independencia de su Patria, hn T 6 dé noviembre de 1930 acordó emitir un empréstito de la nonata República por cinco millones de pesos oro, que devengarán el 4 por 100 de interés desde la fecha del reconocimiento internacional del nuevo Estado. Como se ve, no es un negocio para financieros, sino un sacrificio para patriotas. Se han impreso va los títulos, y una. parte de ellos ha sido llevada a Nueva York. Públicamente se ofrecen a la- venta; en en la comicios reunidos en el Laurel Gardn? v en el Club nacionalista portorriqueño, sisección de las 4,30 tuado en el edificio número 60 Oeste ds del la calle 114, se alienta a Jos hombres justos a cooperar, en esta obra. Una comisión de portorriqueños, en la que figuran Ins V que tiene directores del partido, García Casnnova. P i ía más moderna instalación ñeiro Rivera, Trigoitia v la señora Merde cedes Vanelo, han recorrido las Redacciones, los! Bancos, las grandes industrias, CLSIV 3 A mostrando los títulos del empréstito... AIiFAGEME Y GUISASOTiA Y se ha escrito. ya con asenso general este juicio Puerto Rico. dependiente... Per qué no. si no b a v r n sus cercanía? un Japón que pueda codiciar la isla, corniOFREGE SE són codiciadas- Filipinas? ¡He aciuí cómo, por el ensueño de un poea particular o Empresa persona competente ta, se. salva- un- millón de portorriqueños para on el ne. yor. io de enf. y restaurant. Encargado de Gasa imíportante muefios ¡á. nó s. Diríel idioma -españo- L 8 DEVEN Mercado mesliierráneo y colonia) 17 septiembre- 2 octubre 1932. MAS CALOR? E ¿QE LA O P E R A ARTIFICIAL DIONISIO P É R E Z i