Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUGAR APROXIMADO QUE OCUPA EL SISTEMA SOLAR, EN E L GRAN SISTEMA DE LA VIA LÁCTEA condensa, gira sobré sí misma y se traslada. Primeramente la masa es esférica; luego se ensancha en su parte media (zona ecuatorial) y se ve como una elipse. Si nosotros estuviéramos situados en 1 a prolongación de la línea polar de la nejbulosa que se está formando, no dejaríamos de verla redonda; perp nos hallamos muy cerca del plano ecuatorial y vamos observando desde nuestro punto de vista que la elipse prolonga su diámetro mayor y agudiza las partes correspondientes a los extremos de dicho d i á m e t r o de modo que va tomando el aspecto de una lente biconvexa, como se calcula en 40.000 parases? (125.600 años de luz) Nos estimula el deseo de observar el sistema galáctico fuera de él, lejos de su dominio, para poder apreciar en conjunto la espléndida nebulosa. Otro empujón de nuestro pensamiento y atravesamos el anillo luminoso. Se ofrece a nuestra vista un verdadero prodigio: la grandeza divina está allí, confundiendo nuestra ridicula vacuidad. Vemos el ciriturón en un plano algo oblicuo a su plano ecuatorial; el aspecto es semejante al que nos ofrece, vista desde la Tierra, la nebulosa de Andrómeda, sin la mancha luminosa central; pero ese mismo aspecto, con mayor o menor inclinación de su corte ecuatorial, nos lo presentan millones de otras nebulosas diseminadas en el espacio. E l sistema solar apenas UN MONTÓN DE NEBULOSAS LLERA DE BERENICE se distingue como una nubécula microscópica. Lo que vemos es análogo a la bóveda que nos cubre sobre la Tierra; mas las estrellas habituales para los terrícolas han desaparecido en las profundidades del espacio, detrás dé nosotros, y un nuevo enjambre ha ido apareciendo hasta cambiar el aspecto del cielo por nosotros conocido. Todo esto existe, sin duda desde hace millones de años; pero, después de la creación, ¿cómo ha venido a ser lo que es? ¿Cómo se han formado los sistemas y cómo se transforman los astros? Conjeturan los doctos en estas materias que las nebulosas fueron los primeros seres cósmicos, nacidos por concentración, en diversos puntos del espacio, de varias partes de una masa sutilísima que lo llenaba todo, i De qué manera opinan que pudo operarse esta, condensación de materia? Sigamos conjeturando. De pronto nos impresiona la vista de un punto luminoso que va agrandándose por momentos, como la nube que empieza a formarse ¡en riuesitra a t m ó s f e r a aquí la nube aparece pequen ñísima, apenas perceptible; luego agrega a su núcleo de condensación las particulülas acuosas contenidas en el aire que la rodea, saturado de vapor. D e modo semejante vemos crecer en poco tiempo (miles de años en la realidad) la nubécula luminosa, como si el núaleo primeramente formado atrajera partículas obscuras que van tomando luz al agregarse y ensanchar la mancha. Sobre la Tierra, la nube pa rece como una cristalización del vapor atmosférico; en el espacio, la nubécula brillante semeja una cristalización de luz. El objeto que contemplamos es una masa diEN LA CONSTELACIÓN DE LA CABEfusa de gas, que se FIGURAS SUCESIVAS QUE ADOPTA LA MASA CÓSMICA EN LA FORMACIÓN DE LOS ASTROS I, DE MASA LIQUIDA; 2, DE MASA GASEOSA ve en la figura central del grabado numero 2. El proceso de formación es distinto según se trate de la condensación de una masa líquida (en fusión) o de un cuerpo gaseoso; el número 2 del grabado es la representación imaginada en el segundo supuesto. Los extremos de la elipse se convierten, por fin, en una línea, caso análogo al aspecto del anillo de Saturno visto desde su mismo pla- no, pero que es un verdadero anillo contemplado desde Un punto en la prolongación de la línea polar del planeta. E l anillo nebuloso está compuesto de millones y millones de corpúsculos que se han ido desprendiendo de la masa central en virtud del movimiento giratorio, y que se reúnen después en núcleos particulares formando estrellas, las cuales siguen el mismo proceso de división de la masa para dar origen a los planetas, y éstos para dar vida a los satélites. Nuestro sistema solar, por sus inexplicables irregularidades de movimiento, merece estudio independiente y algún comentario. FELAYO V I Z U E T E
 // Cambio Nodo4-Sevilla