Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S i D E DICIEMBRE D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 43. las Confederaciones se han dictado varia disposiciones, pues entiende que son imprescindibles los entusiasmos dé todos para que convivan con l a obra, la estimuleri y la controlen, aunque el Estado no puede quedar apartado casi totalmente como ocurría en el antiguo régimen de las Confederaciones como mero aporíador de los fondos, sin ejercer la debida vigilancia. E l régimen era el de un negocio privado, pero con lote recursos del Estado. i Manifiesta que los vicios de democratismo de. las Confederaciones llegaron a alcanzar las máximas perfecciones (valga l a paradoja) que en el Estado mismo. Cita el caso del material de oficinas, que llevaba invertidas ochocientas m i l pesetas, habiendo sido reducidora cuatrocientas m i l E l personal y el material llegaron a invertir el 19 por 106 del presupuesto de las Confederaciones, tipo que, con l a reforma, se ha podido reducir al cinco. 1 LA SESIÓN D E AYER T A R D E Aprobación de dictámenes. Reanudación del debate sobre el presupuesto de Obras Públicas. E! señor Prieto contesta a los diputados que intervinieron en dicho debate. Nueva minoría política. Ruegos y preguntas. Comienza la sesión a las cuatro y diez. Preside el Sr. Besteiro. E n el banco azul toma asiento D Indalecio Prieto. L a C á m a r a y las tribunas están desanimadísimas. E l Sr. O R E J A consume otro turno en contra y dice que observa en el Presupuesto la falta de soluciones concretas, añadiendo que el Sr. Prieto, hombre de gran capacidad para abarcar amplios problemas, no llega a ¡l a realidad de los verdaderos problemas. Desea que tanto en materia de ferrocarriles, como en los asuntos hidráulicos, debe traer el Sr. Prieto l a idea de un plan, seguro de que hallará apoyo en todos los d i putados. E l ministro de O B R A S P U B L I C A S empieza, diciendo que va a contestar a cuantos diputados han intervenido en el debate, dejando para final de su discurso el tratar de los dos grandes problemas abordados en el Presupuesto: ferrocarriles y obras hidráulicas. Señala en primer lugar el progreso evidente del país y su gran potencialidad, que. se reflejan en el aumento constante de los presupuestos. Se muestra de acuerdo con el Sr. Santa Cruz, respecto a la convenieíicia de que l a comisión de Presupuestos no v i v a desconectada de las demás comisiones, pues como l a práctica íe demostró en l a vida del Ayuntamiento de Bilbao, conviene que aquélla esté integrada por representantes de los diversos ramos de los servicios públicos. Contesta a las observaciones hechas por el Sr. M a r r a c ó sobre las autorizaciones concedidas al Gobierno en materia de las antiguas Confederaciones, y dice que se ha demostrado l a inconveniencia de la excesiva libertad de los usuarios, con detrimento del Estado. Guardando el debido respetó al espíritu que informó su creación- -dice- -se ha podido notar la falta de enlace entre las Confederaciones, habiéndose dado el caso frecuente de que mientras unas poseían grandes cantidades en caja, otras se encontraban exhaustas. P a r a evitar que decaiga la asistencia en Orden del día Se aprueba un dictamen de la comisión de Hacienda, sobre el proyecto de ley de Bases de la reorganización de dicho departamento. También se aprueba otro de Guerra, elevando a ley el decreto de ó de julio último, que concede un plazo a los militares para solicitar el pase a segunda reserva o a, situación de retiro. Después se toma en consideración una proposición de ley del Sr. Barriobero, en l a que se pide l a supresión del apartado tercero del. artículo 235 del Código Penal. A continuación se reanuda el debate sobre el presupuesto de Obras Públicas. Sigue l a discusión de l a totalidad. E l Sr. C A L D E R Ó N (D. Abilio) consume un- turno en contra. Dice que l a cuant í a del presupuesto de Obras Públicas significa l o que hace unos años era l a totalidad de los presupuestos del Estado. E l orador no censura l a inflación extraordinaria del presupuesto de Obras, pero señala las grandes y numerosas dificultades que se ofrecen a su ejecución. Comenta diferentes partidas del presupuesto, especialmente l a de caminos vecinales, para los cuales se consignan 30 millones, es decir l a misma cantidad que en 1923. L a Dictadura logró reducir esa cifra, con las consecuencias inmediatas del Estatuto Municipal, que imponía a los Ayuntamientos muchos deberes y bastante autonomía en la construcción y conservación de dichas vías rurales. Considera más interesante que todas las obras públicas las de abastecimiento de agua, a los. pueblos. Se felicita de que el m i nistro consigne para tal fin siete millones de pesetas, pero l a encuentra de todas for. mas insuficiente. Entiende que hay que buscar el medio de que en un plazo corto no quede un solo pueblo sin que tenga abastecimiento propio. Pide al ministro que acometa e l problema de las aguas en la seguridad de que con eUo se h a r á un gran beneficio a España. E n siete u ocho pueblos de Castilla se pueden acometer prontamente obras de este tipo y de esta forma se remediará l a crisis del trabajo que también existe y muy aguda en aquella región. Pasa a examinar el problema de los ferrocarriles y dice que en el transcurso de los meses no se vislumbra solución posible. Hace h i s t o r i a de las emisiones hechas p o r Recomendamos compren los tejidos en esta casa, como la más documentada de la moda. l a Dictadura p a r a t a l atención. N o t a la f a l t a de 1111 p r o y e c t o que bien p u diera ser l l e v a d o a l a r t i c u l a d o de. la: L e y que a c l a r e l a situación de las obras públicas E L VIERNES 2 D E DICIEMBRE ESTRENO de l a revista cómica en dos actos, oriS ir. al de Francisco Loyson i, música del maestro Pafeío ÍJima, que asistirán al cstrerio Contesta después al señor Suárez P i c á 11o, el cual planteó los dos problemas, con los cuales está conforme: la necesidad, de habilitar los dos importantes puertos de V i g o y Coruña y l a de facilitar el transporte del pescado, aunque este último no guarda completa relación con este Ministerio. Justifica la parsimonia con que ha tenido que acudir a las necesidades de todos lois puertos de España, atendiendo a las indicaciones que en una reunión habida con todos los ingenieros de las Juntas de Obras de Puertos le hicieron aquéllos. Se muestra dispuesto a atajar un sistema que se viene siguiendo, según el cual las Juntas de Obras de Puertos vienen saldando sus déficits con las aportaciones que el Estado hace con destino concreto a obras que, por tal camino, no t e r m i n a r á n j a m á s Cita el caso de la Junta. de Obras del Puerto de Huelva, que tiene a sueldo muchos anarquistas, pagados con dinero del Botado. (Rumonas. Y esto le ha hecho pensar en las confabulaciones de jos extremistas y de. l a extrema derecha, de que tanto se ha hablado y de las que el orador dudó siempre. Se dirige al Sr. Marjal, quien echó de menos l a existencia de un plan de obras h i dráulicas, pero falto de razón en sus argumentos. Manifiesta que l a cantidad de 120 millones destinada a las Mancomunidades, incrementada con el resto destinado a obras h i dráulicas, no es excesiva, como ha supuesto el Sr. Marial, y lo demuestra el ritmo que llevan las obras este año, en cuyo ejercicio van gastados 71 millones. Afirma í ¡ue estuvo en su intención pedir al ministro d e l i a c i e n d a 170 millones de pesetas, distribuidas de acuerdo con lo prevenido en una Memoria que conocen, por lo menos, los diputados de la comisión de P r e supuestos. A ñ a d e que no se atreve a entregar las contratas a las organizaciones obreras, las cuales no están preparadas tpara ello, existiendo algunas que han perdido todos ÍUS fondos al aventurarse en empresas análogas. Contesta a un ruego formulado por el señor Calderón, relacionado con la desecación de la laguna de L a Nava, y dice que no es oportuna ni económica. Promete atender a la obra en el presupuesto próximo. Recoge las palabras del Sr. Oreja, sobre el burocratismo del ministerio. Dice que el problema de la burocracia en E s p a ñ a es enorme, pero no d e la pobre burocracia p a técnicos, pagados espléndidamente y que r o n los m á s embarazosos. Cree conveniente u n do, la o b r a ministerial. Se refiere a l Consejo de Obras Públic 3 s, que hoy resulta un organismo superior jerárquico a l- p r o p i o m i nistro. asesoramiento t é c n i c o pero no a m o d o de esponja, q u é t o d o lo a t r a e p a r a sí, dificultang a d a c o n pequeños sueldos, s i n o de los altos t a Cataluña, a p a r t i r del primero del año jjíóxfmo. Son leídas v a r i a s enmiendas. E l Sr. R O M A de la Comisión, 1 c contesta. ¡I OSA PRESENTACIÓN! ¡DECORADO SORPRENDENTE! ¡ÉXITO EXTRAORDINARIO!
 // Cambio Nodo4-Sevilla