Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S í DE DICIEMBRE DE 1032. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 46. y L e r r o u x Comentarios variadí- j E i señor Azaña tiene el propósito simos de conferenciar c o n los jefes de A las cinco y media de la tarde, D A l e jandro Lerroux, que se hallaba en el pasillo las minorías central de l a Cámara, recibió alguna indicación de parte del presidente del Consejo y marchó al despacho de ministros, donde le esperaba el Si Azaña. Esta conferencia del jefe del Gobierno y el jefe radical dio lugar a. variadísimos comentarios, ya que hace mucho tiempo no dialogaban los dos políticos. L a entrevista duró media hora y mientras se celebraba se dijo en los pasillos de la: Cámara que obedecía o bien a una exploración del presidente del Consejo cerca del señor Lerroux en orden a un Gobierno propiamente republicano o bien a l a necesidad de poner en conocimiento del jefe de los radicales algunas cuestiones derivadas del asunto de la Telefónica. Claro es que los comentarios se inclinaban más a esta última opinión, ya que los señorea Azaña y L e r r o u x no son dados a los conciliábulos de índole política. A l salir D Alejandro L e r r o u x del descacho de ministros fué rodeado por los periodistas, quienes mostraban su interés con el alubión de preguntas que le hicieron. -Pues es muy sencillo- -contestó el se r L e r r o u x- Y o he dado las gracias al sírJior Azaña por haber atendido las indicaciones que le hice respecto a los periódicos suspendidos, y como presidente de l a Asociación de la Prensa le he hablado también de L a Correspondencia, que lía quedado exceptuada de la autorización para salir. E l Sr. Azaña ha tenido l a bondad de explicarme el motivo de que ese periódico continúe suspendido, razones que yo no estoy facultado para repetir. Claro es que si se promoviera un debate en l a Cámara acerca de este asunto, el Sr. Azaña explicaría por qué continúa l a medida gubernativa. ¿Y a usted le han convencido esas razones? -N o puedo contestar la pregunta. N o soyjuez n i Gobierno. ¿Y de l a Telefónica, hablaron tístedes? ¿D e la Telefónica? N o E l presidente del Consejo no me ha dicho nada de ese asunto. Y o conozco las noticias que ponen en circulación los periódicos respecto al problema de que ustedes me hablan; pero n o tengo ninguna otra impresión; s i el señor Azaña hubiera considerado pertinente hablarme de ello seguramente lo hubiera hecho, pues, soy jefe de una minoría; pero repito que en nuestra conversación para nada se ha hablado de la Telefónica. ¿Tampoco? -Absolutamente nada. Y o le he hablado al Sr. Azaña, eso sí, de la última reunión que ha celebrado el Comité, que propulsa el túnel de comunicación entre España y África por el Estrecho de Gibraitar. E n esa última reunión, -los elementos técnicos han i n formado, y el proyecto parece viable. N o es que yo sea muy aficionado a los a suntos j u liovernescos; pero muchas cosas de aquel gran fantaseador se han realizado en la época moderna. H e dicho a l Sr. Azaña que ese proyecto envuelve una enorme trascendencia política, de índole pacifista. Aseguraría l a paz, hallándose en nuestras mano s, y sería un medio eficacísimo para aliviar la crisis del paro obrero. U n proyecto de esa env érga dura movilizaría enormes capitales y masas inmensas de trabajadores. Excuso subrayar la importancia que esto habría de tener para nuestra patria. Y o comprendo- -terminó sonriendo- -au e Poco después de esta entrevista, se supo que el Sr. Azaña tenía el propósito de conferenciar con los jefes de las minorías, y que a esto fué debida, la conferencia con D Alejandro Lerroux, primero de los jefes que han de ser consultados. Se afirmó también que estas entrevistas se dedicarían exclusivamente a las derivaciones que ha tenido el debate parlamentario sobre l a Telefónica. A las ocho y media de l a noche, el jefe de la minoría conservadora, D Miguel M a u ra, abandonó el Congreso y se dirigió al ministerio de la Guerra, donde le esperaba el Sr. Azaña. Ambos conferenciaron detenidamente. E l Sr. M a u r a se mostró reservadísimo al ser interrogado por los informadores. Nos abstenemos de recoger las noticias que ayer circularon respecto a las entrevistas de que acabamos de hacer mención. Entendemos que el asunto es de la exclusiva incumbencia del Gobierno, y a él toca señalar el momento de darlo a conocer a la opinión pública. esta entrevista que he tenido con el Sr. A z a ña produzca expectación y curiosidad, por hacer mucho tiempo que yo no dialogo con el Gobierno; pero insisto en que no hemos hablado n i una sola palabra de política geConferencia de los señores A zana! neral. LA SITUACIÓN POLÍTICA Y PARLAMENTAR A vas quedarán exentas de tributar en las ventas a sus socios, y los beneficios obtenidoá por la venta a l público en general que sej dediquen a fines exclusivamente sociales, que- darán asimismo exentos de tributación. E n este sentido, según parece, será re dactado el dictamen. J Las responsabilidades derivadas de la catástrofe de A n n u a l Amplió ayer el vocal de l a comisión dé Responsabilidades Sr. Rodríguez Pinero laa declaraciones que hizo a A B C acerca de las responsabilidades derivadas del expediente Picasso. -E s a s responsabilidades- -dijo el Sr. R o dríguez Pinero- -no sólo se encuadran eri las figuras de los generales Berenguer y Navarro. Pueden escalonarse jurídicamente. Y o estimo que deben ser determinados de mayor a menor, y después del ex rey, quei fué el principal culpable, l a primera responsabilidad exigible es l a del Gobierno en ¡pleno que en aquella época regía los destinos del país. L a razón es sencilla. O el Gobierno conocía todas las operaciones y las autorizaba a pesar de la temeridad que suponía, o ignoraba en qué forma se hacían. E n el primer caso, la responsabilidad esi plena, y en el segundo, también, por omisión inexcusable de sus funciones. Después la responsabilidad viene a concretarse en los altos mandos militareis, sini que les sirva de excusa l a independencia! casi plena con que actuaba el general F e r nández Silvestre; o el alto comisario tenía) autoridad para impedir aquella clase de operaciones y no lo hizo, con grave daño paral el prestigio y l a vida, de las tropas, o conocía; todas laij operaciones que se efectuaban y lashabía autorizado. E s un dilema que conduce a una responsabilidad. ¿Cómo y cuándo se verá el proceso de estas responsabilidades? -C r e o que la vista debe celebrarse ante las Cortes Constituyentes en pleno, ya que l a magnitud del asunto así lo exige; o bien que el Tribunal Supremo juzgue, una vez dictaminadas las culpas por la comisión de Responsabilidades. E n cuanto a l momento de iniciación de este proceso, estimo que el pleno de la comisión de Responsabilidades. debe autorizarlo a los Sres. Serrano Batanero y González López y a mí, para que hagamos el sumario sin sujeción a trámites procesales, que son las barreras que todo lo dificultan; a que hagamos la revisión, absoluta del expediente Picasso. Además, pediré que toda la P r e n sa ilustrada de España acceda al ruego de reproducir fotográficamente las escenas trágicas de la catástrofe de Marruecos. E l Sr. Rodríguez Pinero terminó su conversación diciendo que estas responsabilidades no son políticas, y, por tanto, no pasarán inadvertidas como las del golple de Estado. Eí proyecto de Garantías C o n s t i tucionales irá a la comisión de justicia E l Sr. Salazar Alonso, presidente de l a Comisión Permanente de Justicia, ha recibido indicaciones para que active cuanto pueda el dictamen relativo al proyecto de ley de Congregaciones Religiosas. L a Comisión ha de estudiar inmediamente el proyecto de Garantías Constitucionales y el Gobierno desea que se encuentre libre de toda preocupación en el momento de acometer ese examen. iSe cree que el dictamen del proyecto de Congregaciones estará ultimado antes de que termine esta semana. U n asunto importante en la c o m i sión de T r a b a j o L a ley de C o operativas L a Comisión Permanente de Trabajo ha sostenido varias reuniones para examinar el proyecto de ley de Cooperativas, presentado al Parlamento. E l dictamen quedará ultimado en esta semana. Según nuestras noticias, los representantes de los socialistas en la Comisión sostenían ei criterio de que las Cooperativas quedaran exceptuadas de tributos, no sólo en la parte de venta referida a sus afiliados, sino también en las ventas del público en general. A este criterio se opuso el Sr. Ayats, quien pidió que fueran exceptuadas en l a parte relativa a la venta para sus afiliados, y en cambio se les hicieran todos los tributos usuales en el volumen de ventas para el público en general. L a cuestión era de importancia suma, porque si se aceptaba el criterio de los socialistas podría ser perjudicado el pequeño comercio, que se encontraría con una tremenda competencia y quedaría asfixiado. E l señor López Goicoechea, radical- socialista, presentó una fórmula que logró la aquiescencia de todos los sectores de la Comisión. Según esa fórmula, las Cooperati- l i n a posible unión liberal Se habló ayer mucho en los pasillos de la Cámara de una posible unión de diíeren- tes fracciones políticas para defender los postulados esenciales del liberalismo. Este bloque podría llamarse Unión Liberal, y no tendría otro alcance que el de contrarrestar cualquier medida contraria a la libertad, en todas sus manifestaciones. Se habló mucho de entrevistas y conferencias entre destacadas personalidades que no están adscritas a los partidos del Gobierno; pero nosotros no pudimos comprobar que estas conversaciones se hubieran terminado. Sí es cierto que entre los radicales la noticia produjo satisfacción, y que se manifestaban dispuestos a apoyar cualquifcr. acción encaminada al restablecimiento de los principios liberales. 1