Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 2 D E D I C I E M B R E D E 1932. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 21. E A p r o b a c i ó n definitiva de la l e y de bases que reorganiza los s e r v i cios del ministerio de H a c i e n d a C o n la intervención de varios d i p u tados y del señor P r i e t o continuó el debate sobre el presupuesto de O b r a s Públicas. M a d r i d 1, 6 tarde. Minutos después de las cuatro abre la sesión el Sr. Besteiro. H a y poca concurrencia en escaños y tribunas. E n el banco azul, el ministro de Obras públicas. E l Sr. A L V A R E Z S i quiere su señoría me los quito. (Grandes risas. E l ministro de O B R A S P U B L I C A S contesta a lo que llama virtuosos argumentos del Sr. Alvarez, y al referirse al pasaje bíblico del maná, declara que no hubo tal, sino una plaga de langostas. (Grandes risas. E n cuanto a los torreros declara que para él no supone aburrimiento permanecer en el apartamiento que ha pintado el Sr. Alvarez. Puede que esté de acuerdo con la necesidad de mejorar la situación de los torreros. Sin embargo no puedo hacer promesas, sin contar con el resto de mis compañeros. Podemos llegar a una fórmula que pudiera ser ésta: S u señoría retíira el voto particular que a. ello se refiere y en el articulado del presupuesto se puede incluir uno autorizando al ministro para mejorar la situación de los torreros, siempre que el estado de la H a cienda lo permita y el Consejo de ministros lo consienta. E s lo único que me cabe aquí prometer. E l Sr. G U E R R A D E L R I O interviene. Insiste en su teoría de que hay que abordar el problema de las plantillas. Acepta la fórmula propuesta por el Sr. Prieto sobre- les torreros y no ve con agrado n i satisfacción la, conducta que se sigue con los funcionarios. S i no se aumenta a nadie, n i a magistrados, ni a jueces, n i a guardias de A s a l to, n i a otros funcionarios, desde luego que queden en suspenso las plantillas; pero no siendo así, yo requiero la atención de todos los sectores de la Cámara para que vean lo que supone no sostener tales plantillas. E q u i vale a echarnos encima a toda la burocracia injustamente tratada. Meditad sobre esto y veréis cómo l a r a zón está de nuestro lado. S i dais la callada por respuesta a estas manifestaciones, allá vosotros. Esto es una cuestión de política general y no de un ministro ni de otro. L a forma en que se plantea el presupuesto es un verdadero absurdo. E l ministro de O B R A S P U B L I C A S Quiero aclarar algunos extremos. H e propuesto un artículo adicional autorizando al ministro para mejorar la situación de los torreros; pero el Sr. Guerra del Río ha querido dar a entende que igual ocurriría con los funcionarios, y eso no es así. Sobre- tales plantillas hay un criterio del Gobierno que ya conocéis y que, naturalmente, yo mantengo. S. S. ha dicho. que existen aumentos. E n mi ministerio no he hecho ninguno. Cuando vengan los otros presupuestos con ellos podéis combatirlos, pero ruego a S. S. que no entorpezca ia discusión del de Obras Públicas con debates sobre este asunto. E l Sr. V E R G A R A hace una aclaración. Dice que el Sr. Carne; al referirse al mantenimiento del staíu quo en la cuestión de los funcionarios, quiso referirse al niaicnimiento da la actual situación, con respecto a los funcionarios de i o s cinco departamentos en los que se suspendieron las plantillas. E l Sr. G U E R R A D E L R I O interpreta tales palabras en el sentido de que todos los funcionarios podrán mejorar, excepto los de las cinco plantillas, aue son precisamente las O r d e n del día Se aprueba definitivamente el proyecto de ley de bases para la reorganización de los servicios del ministerio de Hacienda. E l Sr. Tapia apoya una. proposición de ley encaminada a que se conceda una pensión a los familiares de los aviadores Federico Pérez y A u r e l i o Amagos, muertos en una catástrofe aérea. Se toma en consideración. Presupuesto de O b r a s Públicas Continúa la discusión de este presupuesto. Advierte la presidencia que ayer terminó la discusión de totalidad y, por lo tanto, se pone a debate ¡el capítulo I. A dicjho capítulo ha preservado- votos- particulares el Sr. Guerra del Río, que suponen aumentos, y anuncia en ellos que pedirá el quorum para su votación. (Entra el ministro de la Gobernación. L o s defiende el Sr. Alvarez (D. Basilio) eri ausencia del Sr. Guerra del Río. E l primer voto particular dice: Quedará subsistente la ley de 30 de septiembre de 1931, por la que se aprueba l a plantilla de personal técnico- administrativo y auxiliar del ministerio de Obras Públicas. Podrán ser modificadas las situaciones creadas por v i r tud de la ley que se indica y por este presupuesto para reorganizar los diferentes servicios de l a Administración. E l segundo voto está redactado así: Quedará subsistente la plantilla consignada en cumplimiento de la ley de 22 de octubre de 1931 y l a orden del ministerio de Hacienda de 30 de noviembre siguiente. Podrán ser modificadas las situaciones creadas por v i r tud de la ley que se indica y por este presupuesto al reorganizar los dif ¿rentéis servicios de la Administración. E l Sr. A L V A R E Z en un cálido discurso, coincidente con los argumentos expuestos tardes atrás por el Sr. Guerra del Rió, defiende con todo ardor el restablecimiento de las plantillas, porque no hacerlo constituye una arbitrariedad. También defiende los intereses de los torreros de faros y la situación de abandono, soledad y tristeza en que se encuentran, porque en realidad parecen unos condenados a cadena perpetua. Estima que ha llegado la hora de atenderlos con solicitud, remunerándolos debidamente. E l ministro de O B R A S P U B L I C A S Permanecer callado y silencioso ante lo dicho aquí por su señoría sería una indelicadeza contestar será una redundancia parlamentaria. H e de repetir las manifestaciones que hizo aquí la otra tarde el ministro de Hacienda, contestando al Sr. Guerra de! Río. Y o me siento solidarizado con todas las resoluciones del Gobierno y no es lícito destacar una pasión personal. Y o he oído con devoción a su señoría, aunque 120 sea la devoción que inspiran sus I hábitos. i que aprobaron las Cortes, los cuales tendrán que esperar al Estatuto de Funcionarios; Pregunta a los diputados de la mayoría su opinión sobre el caso. Cree que se trata de una cuestión de índole nacional y no para ser resuelta por los partidos. Afirma que aumentan de sueldo los funcionarios de Correos, todos los de la Policía, los guardias de Seguridad y tantos otros; pero los- administrativos de los cinco ministerios citados 110 ascienden n i ascenderán. N o (podernos pasar- -dice- -porque los diputados de la mayoría digan una cosa en la comisión de Presupuestos y guarden silenció en la Cámara. E l Sr. G O M A R I Z E l Gobierno habla por ellos. -E l Sr. G U E R R A D E L R I O Entonces, ¿en nombre de quién habla, el Sr. V e r g a r a cuando se refiere a las opiniones de la mayoría de la comisión de Presupuestes? E l Sr. P É R E Z M A D R I G A L Será eri nombre de Unamuno, que no quiere funcionarios. E l Sr. G U E R R A D E L R I O Eso es un chiste malo. E l Sr. Pérez Madrigal- -añade- que es el pararrayos de las malas causasdel Gobierno, no ha logrado su objeto n i atacando a la figura de D Miguel de U n a muno. E l Sr. V E R G A R A dice que el Sr. Guerra del Río ha querido hábilmente Suscitar una cuestión entre la comisión de Presupuestos y el Gobierno. Declara, qus aquélla se limitó a exponer un ruego, y después el ministro de Hacienda expuso la opinión del Gobierno. E l Sr. G U E R R A D E L R I O Y o creía que la Cámara era soberana; pero como resulta que ahora hay, en circulación nuevas teorías de Derecho político, escucho y me callo. Se procede a la votación nominal de uno de los votos particulares del Sr. Guerra del Río, el referente a las plantillas de función narios. Con respecto al primero, que se refería á los torreros de faros, el Sr. Prieto accedió a introducir un artículo que autorice al m i nistro para el aumento de los haberes de d i chos funcionarios con ciertas condiciones. Queda desechado el voto por 127 votos contra 67. E l Sr. L E I Z A O L A pide en una enmienda que se rebajen en cinco millones los aumentos que vienen consignados en los; artículos titulados Subsecretaría y servicios diversos de Obras Públicas DcSpués de u n breve discurso, la enmienda es rechazada. Se procede a la votación por artículos y, quedan aprobados los tres primeros capítulos. E l Sr. C A L D E R Ó N defiende un voto particular en- contra del capítulo cuarto, M a terial de oficinas provinciales de obras h i dráulicas importante 600.000 pesetas, p i diendo su reducción a 300.000. E l S r R O M A (de la Comisión) accede a la rebaja de 100.000 pesetas. E l Sr. G U E R R A D E L R I O defiende otro voto en contra del capitulo en que figuran las consignaciones de sobrestantes y ayudantes de Obras públicas, pide, en nombre de la minoría radical, consignación para dietas en las obras por administración. Expone lo ocurrido hasta llegar a la supresión en presupuesto de esta partida. E l ministro de O B R A S PUBLICAS dice que los funcionarios que obtienen un tí- íulo técnico administrativo se creen con derecho al sueldo de plantilla, pero después se consideran defraudados si no se les paga su trabajo con otra remuneración. Esto es absurdo. E x p l i c a por qué considera que debe estar mejor pagado el personal de Obras h i dráulicas que el personal de Caminos, entre otras razones por la mayor dificultad de su cometido técnico; sin olvidar que los fun-
 // Cambio Nodo4-Sevilla