Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. -V I E R N E S a D E D I C I E M B R E D E ig 2. 3 EDICIÓN D E ANDALUCÍA. PAG. DEL ES Y EXTRANJ Boletín del día. A B C en París. H o o v e r quiere conservar la L e y Seca. U n a rectificación del cónsul español en P a l e r m o V i o l e n t a s manifestaciones contra Hungría. Otras informaciones. BOLETÍN Rumanos y D E L DÍA húngaros por 100 de su población. ¿A quién sorprenderá en esas circunstancias la existencia de un irredentismo magiar? A la propaganda en pro de la revisión del Tratado de Trianón, desarrollada por Hungría, los rumanos contestan con otra propaganda revisionista, exigiendo el río Tissa como frontera occidental de su país. Desde el punto de vista étnico, esta petición no tiene la menor base, puesto que el Tissa corre en medio de la gran llanura auténticamente magiar; pero, por otra parte, lo cierto es que la actual frontera es artificial y que únicamente ¡el Tissa podría formar una frontera natural. -El Tissa o los montes que separan la Transilvania de la Hungría propiamente, dicha. En la capital de Transilvania ha habido violentas manifestaciones antihúngaras. Es indudable que la población de Transilvania íes rumana en su mayoría, pero hay también en el país, una fuerte minoría húngara, y durante siglos, en me la mitad de Hungría se encontraba bajo la dominación turca y la otra mitad bajo la dominación del Imperio de los Habsburgos, el Principado de Transilvania era el refugio de la nacionalidad húngara; ciudades y monumentos de Transüvania recuerdan épocas gloriosas de Hungría. Julio Maniu acaba de suprimir la Oficina de Minorías, creada por el presidente Jorga en abril del año pasado, y cuyo jefe era Rodolfo leader de la minoría sajona de Transilvania. Se quiere explicar la supresión por motivos de economías, pero el mantenimiento de la Oficina era muy poco costoso: importaba cuatro. millones de lei en un presupuesto de 24.000 millones, es decir que ascendía a un 0,03 por 100 de la totalidad del presupuesto general. El gesto del presidente del Consejo no contribuirá ciertamente a mejorar las relaciones entre el Estado y las minorías. En unas declaraciones publicadas por L e Temps, el ex vicepresidente del Consejo rumano Argetoiano dice francamente que cualquier revisión de las fronteras en detrimento de Rumania significaría la guerra; Rumania ha dado la vida de ochocientos mil hijos suyos para conquistar las fronteras, a las cuales pretende tener derechos desde los puntos de vista étnico e histórico. Pero Hungría no pude olvidar que cerca de dos millones de magiares viven en la gran Rumania y- que esle país se lia anexionado de su cuerpo un pedazo más vasto del que forma la Hungría mutilada por el, Tratado de Trianón, sin contar lo que ha perdido en beneficio de Checoeslovaquia, Yugoeslavia y Austria. Hungría se ha quedado tan sólo con el 28 por 100 de su territorio y el 34 1 ABC E N PARÍS el La de de L a A c a d e m i a Francesa elige substituto de R e n e B a z i n Cámara aplaza la interpelación L u i s M a r í n acerca del pago las deudas a Norteamérica París 2, 1 madrugada. (Crónica telefónica de nuestro redactor. S i la revolución no hubiera sido adjetivada por una exégesis rigurosa de l a Historia, de fenómeno específicamente burgués, la elección acaecida ayer tarde en la Academia Francesa para cubrir la vacante de Rene Bazin sería, cuando menos, una conjetura de ello. P o r veinte votos contra seis, tres de éstos emitidos en blanco, los inmortales acordaron que sea un historiador- -el historiador del 93- -quien suceda al novelista en su sillón. Dos órganos de la alta burguesía, Le Temps y L Echo de Paris, baten palmas en honor de su común colaborador, y el primero ofrece ¡al nuevo académico la simbólica espada. Tiene éste setenta y cinco años y sólo los títulos de sus obras llenan ocho columnas del catálogo general de libros impresos por la Biblioteca Nacional. Teodoro Gusselin, ya que Lenotre es apellido de una abuela suya, descendiente a su vez del célebre artífice de los jardines de Versalles, es un seudónimo. P o s e n ya una ejecutoria de inmortalidad, más limpia que algunos de los varones que hoy le ungieron con gesto, retrasado. Lenotre es todavía más por l a calidad que por el volumen de sus obras el actual maestro y ¡propulsor en Francia de los estudies históricos. Luis XVIII y El enigma del Temple, El cautiverio y la muerte de María Antonieta, Gentes de la vieja Francia, etc. constituyen una evocación, no sólo verdadera, sino de- leitosa; no sólo científica, sino apasionada, y vibrante, de épocas- y personajes sumergidos hasta hace poco en una pleamar de confusiones. Recordando a Taine Lenotre h u biera podido reprochar a Guissot l a compla cencía morbosa, casi exclusivista, con que) para estudiar un país inspeccionaba e inier pretaba las instituciones y documentos del Estado. Lenotre, sin claudicar ante los métodos positivistas, ha ido más allá. E n el comedor en la alcoba, incluso en la cocina, sorprendió los ecos, cuando no los primeros balbuceos, del Parlamento y de la plaza pública; es lo que él modestamente llama la pequeña historia. Discípulo suyo es el Andrés Mourois, biógrafo. Como aquél, el autor de Byrón i m prime a la vida de sus personajes reales un ritmo novelesco que no es sino la consecuencia de una reconstrucción ideológica elaborada merced a una ordenada acumulación y análisis de detalles. Se. me olvidaba decir que) el último libro de Lenetre es un Napoleón. Verdaderamente no se concibe que un historiador de la revolución permanezca indi- ferente ante los hechos que la siguieron. Anatole France, que era otro discípulo de Taine, aunque en el orden de investigación: de menos cuantía, dijo ya que Bonaparte fué la revolución calzando espuelas. E n e l p r ó x i m o n ú m e r o de B L A N C O Y N E G R O comienza la pub l i c a c i ó n de! a a d m i r a b l e n o v e l a original del ilustre académico francés H e n r i B o r d e a u x t r a d u cida al español por J C a m p o M o reno e ilustrada por M á x i m o Ramos: E s t a o b r a m a e s t r a de interés, amenidad y emoción encantará a cuantos la lean. V é a s e e l p r ó x i m o n ú m e r o de I P o r 425 votos contra 166, la Cámara) acordó, dadas las diez de la noche, aplazar hasta el g de diciembre la interpelación de Luis Marín acerca del presupuesto pago anunciado para el 15 del actual de las deudas a Norteamérica. Votaron a favor del interpelante la derecha y una parte del centro. Sostuvo el presidente del Consejo la tesis de que el Parlamento no se podrá pronunciar acerca del tema un minuto antes, aunque tampoco muchas horas después de que se substancie la demanda de moratoria reiterada, como se sabe, mediante un nuevo memorándum del Gobierno francés, al presidente Hoover. U n elemental deber- informativo me obliga a consignar que es ésta, la posible segunda negativa norteamericana a una moratoria de las deudas, l a grave preocupación, acaso la única preocupación, de la opinión pública de la República. ¿Qué consecuencias acarreará a las finanzas francesas el desembolso inmediato de lqs quinientos millones de francos a que asciende la anualidad de deudas y sus intereses? Prematuro, y desde luego indiscreto y aventurado, sería el aventurarse por el camino de los pronósticos, pero en el orden político se tocan, se palpan ya, las derivaciones que ha traído el solo anuncio del vencimiento. U n a probable coincidencia por de pronto de las m i norías de la oposición parlamentaria, es de- cir de los socialistas y las derechas en hi tesis de que Francia no debe pagar a E s tados Unidos sino en el ritmo y en la medir da que Alemania pague a ella. E n el, orden internacional el panorama es aún más delicado. De una manera demasiado visible, Inglaterra, y Francia, que suscribieron juritas la demanda primera de. moratoria, se han separado apenas se recibió la negativa del otro lado del Atlántico. Inglaterra, aunque cursa una nueva nota, está dispuesta a pagar. Italia imita a I n- glaterra. Francia, aunque no insista en sil proposición, retrasa el envío del nuevo... documento, para dejar a los ingleses el honor de tirar los primeros. L a realidad- -exclama malhumorado ao gran diario de París- -es que los; europeos son los únicos responsables de sus disensio- nes. Pero este argumento de la solidaridad continental jamás impresionó demasiado a la Gran Bretaña cuando no- lo formularon sus propios labios. Sobre que en cuanto l a Gran Bretaña declaró que pagará, la libra, ha comenzado firme y, -resueltamente- a i subir. Daranas, 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla