Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A 3 C. SÁBADO 3 D E D I C I E M B R E D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 23. L A S R E S P O N S A B I L I- iÍI 11 flllilIllliniTtIIIlllEITIirif r 1 3 E IlIil flf rflIiI 115 91I CEtIflIIIlIlífIlJtlt fIIfllfIIl D A D E S POLJT 3 CAS POR 3 í EL GOLPE DE ESTADO m P a r a stiiscrif D E L AÑO 23 JB 1 T r i b u n a l de los V e n t i u n o ha dictado sentencia. S e imponen graves penas de confinamiento e inhabilitaciones E l Tribunal sentenciador de las responsabilidades por el golpe de Estado del sño 23 estuvo remido. ayer en el palacio del Senado desde las diez de la mañana hasta las cuatro de la tarde. Los miembros del T r i bunal suspendieron por un cuarto de hora la ¿liberación, para tomar unos bocadillos y una copa de vino. L a sentencia quedó redactada; pero se convino en no hacerse pública hasta que el Parlamento la conozca de un modo oficial. i E l miércoles volverá a reunirse el Tribunal para perfilar algunos extremos e inmediatamente entregará el fallo a la Mes? de la Cámara. Nosotros hemos: podido averiguar en qué consiste la sentencia, y la damos a continuación. E l Tribual, en cuanto a los delitos. y las penas, establece cuatro grupos de encartados, o mejor dicho, los cuatro grupos se desprenden de las sanciones impuestas. E n el primer grupo figuran los generales Martínez Anido, Muñoz Cobos, Aizpuru, F e d e r i c o Berenguer y Cavalcanti, a quienes se condena a doce años de confinamiento y a ¡veinte de inhabilitación absoluta, con pérjdida, por tanto, de haberes y derechos pasivos. E l delito que se les imputa es de rebelión. E n este grupo figuraba también el general D Leopoldo Saro, que figuró en el llamado primer Directorio; pero el Tribunal, apreciando las circunstancias de su presentación voluntaria le impone seis años de destierro e inhabilitación perpetua, con pérdida ¡de haberes y derechos pasivos. E n el segundo grupo figurar; los ex m i nistros de la Dictadura civil, pero tampoco se les imponen las mismas sanciones. A los señores Martínez A n i d o y Calvo Sotelo se les condena a doce años de confinamiento y a veinte años de inhabilitación perpetua, con pérdida de haberes y derechos pasivos. A los e x ministros Sres. Yanguas, Guadalhorce, conde de los Andes, Callejo y Aunós, declarados en rebeldía, se. les sanciona con ocho años de confinamiento y veinte de inhabilitación absoluta perpetua, con pérdida de derechos y haberes. D Galo Ponte, que figuraba en este grupo, tiene una condena más suave, consistente en seis años de destierro, con abono del tiempo de prisión preventiva, o sean quince meses, y veinte años de inhabilitación absoluta ¡perpetua, con pérdida de ¡derechos pasivos y haberes, l H a y que advertir, por tanto, que el gener a l Martínez A n i d o resulta condenado por dos delitos: uno, por rebelión en el momento del golpe de Estado, y otro, de participación ¡en el Gabinete civil Primo de Rivera. E n el tercer grupo figuran los ex minis tros Sres. Ardanaz, Cornejo, Castedo y García Reyes, a quienes se imponen las mismas penas que a D Galo Ponte, o sean seis años de destierro, con abono del tiempo de prisión preventiva, y veinte de inhabilitación absoluta, con pérdida de derechos pasivos y haberes. E l cuarto grupo lo constituyen los generales que formaron el segundo Directorio militar, o sean los Sres. marqués de Magaz, Vallespinosa, Mayandía, Hermosa, Rodríguez Pedret, Ruiz del Portal, Musiera y N a v a r r o S e les condena a veinte años de inhabilitación, con pérdida de haberes y derechos pueden dirigirse a nuestras oficinas en ia calle MUÑOZ OLIVE, o por teléfono a nuestra administración, n. 82689 Precio de la suscripción: 3 PESETAS AL MES, incluidos ios cuatro números extraordinarios de los domingos, Guyo precio es d pasivos. E l general Gómez Jordana formaba en este grupo; pero el Tribunal lo condena solamente a seis años de inhabilittción, con devengo de toda clase de haberes y derechos pasivos, en atención a que hallándose de alto comisario en Marruecos dirigió una, orden a todas las fuerzas bajo su mando, recomendándoles el reconocimiento del nuevo régimen republicano y estimulándolas al cumplimiento- de sus deberes para con la Patria. N o se llegó a esta sentencia sin grandes discusiones dentro del Tribunal. H a y que tener en cuenta que éste, por su índole política, no se parece en nada a los Tribunales de Justicia, lo mismo civiles que militares. L a mayoría estuvo constituida siempre por los socialistas, los radicales- socialistas, los catalanes y dos radicales. E n la minoría, que, como es natural, propugnaba por otras penas más suaves, figuraron los agrarios, vasconavarros, conservadores, servicio a la República, federales, y dos radicales. Tenemos entendido que el Sr. Casanueva, vocal representante de la minoría agraria, formulará voto particular a esta sentencia, ccn. los fundamentos en que se apoya para impugnarla. i La- fecha de desaparición de este sujeto coincide con la del día en que fueron atracados los condes de Ruidoms. Esto no pasó desapercibido para el capitán de la Guardia civil. Registrada; la vivienda, se tencontró, oculta en un rincón de la cocina, una bomba, en- forma de pina, muy parecida o idéntica a las que. se encontraron en una casa de la calle de Hernani hace algunos meses. T a m bién hallaron les guardias una pistola Star, de calibre nueve, numerada 1.655, y diversas materias inflamables, así como hierro y metralla, destinado todo a la carga de artefactos explosivos. Junto con esto fueron incautados numerosos periódicos extremistas, no sólo españoles, sino también extranjeros, entre ellos algunos de Montevideo. L o s detenidos, en el cuartelillo Todos los detenidos pasaron al cuartelillo, en donde se instruyó el correspondiente atestado. Fueron interrogados de nuevo Antonio Morales Guzmán, que procede de Linares y reside en Madrid desde hace varios meses. Pertenece a la Federación Anarquista Ibérica y colabora en los periódicos El Libertario y en Solidaridad Obrera, de Barcelona. E s quien recibía los periódicos extremistas de diferentes procedencias. E n su poder había una cédula a nombre de Francisco V i l l a Morales, fechada en abril de 1907. N o supo justificar claramente el significado de l a cédula en su poder. D i j o que había residido en Madrid, en la calle de Ponzano número 48. Quiso comprobarse esta declaración y resultó ser falsa, pues nadie le recuerda. Interrogado sobre el asunto del atraco los detenidos aseguraron que nada tenían que ver con el mismo. Sin embargo, incurrieron en tales contradicciones, que hacen sospechar que no son ajenos a tal cuestión. V D E L A T R A C O A LOS CONDES D E RUIDQMS Importantes detenciones y hallazg o de materias explosivas M a d r i d 2. Con relación al atraco de que fueron víctimas los condes de Ruidoms, la Guardia civil del puesto de Tetuán de las Victorias ha trabajado activamente para descubrir el paradero de los autores. E n la madrugada última realizaron un importante servicio. E l capitán jefe de la línea, oon varios números, se presentó en la calle de España, número 1, en uno de cuyos cuartos se sospechaba que se hallaban individuos, no solamente sospechosos de ser los autores, sino de estar reclamados por algún Juzgado andaluz como complicados en sucesos de tipo extremista. E n dicho cuarto viven Luis L o r i a Lucas, de treinta años, y s u mujer, Petra P a r r a Alonso, y con 1 matrimonio, José Alcalde Pérez y Antonio Morales Guzmán, ambos afiliados a un partido político; extremista. L u i s L o r i a no se hallaba en la casa, y Ja mujer y los huéspedes no ocultaban su extrañeza ante la presencia de l a Benemérita. Interrogados, todos ellos incurrieron en no pocas contradicciones y se mostraron asombrados en extremo. Petra P a r r a manifestó que su marido había marchado a Valladoüd hace días, en busca de trabajo. E l chofer del ctaxi cree r e c o n o cer a un detenido A media mañana fué requerido para que compareciera en el cuartel de la Guardia civil de Tetuán de las Victorias el chofer del taxímetro de la matrícula de Segovia número 709, que los atracadores utilizaron para cometer el hecho y que, como se recordará, estaba en el punto de la plaza de N i colás Salmerón. Manuel V i l l a fué puesto frente a los dos individuos para ver si en ellos reconocíala algunos de los que le alquilaron el vehículo la madrugada del suceso. E n principio creyó reconocer al llamado José Alcfdde y
 // Cambio Nodo4-Sevilla