Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIVES Y SU S U E N O M o entienden- -me dijo un día Amadeo V i v e s volviendo la espalda a un grupo de socios del Ateneo con los que discutía- N o entienden. L a religión es el secreto de los curas. F u é a los pocos años cuando se me ocurrió lo que al íin se ha hecho p ú blico que era el secreto de Amadeo Vives. Pero si ha llegado a conocerse, no es por ninguna indiscreción, sino por voluntad ex- presa de! maestro, que quiso se supiera que antes de recibir el Santo Viático se retractaba y arrepentía del d a ñ o que hayan producido sus escritos: y como con mi propia muerte no puedo deshacer lo mal hecho, como lo deseo, pido perdón a Dios para mí y para todos mis lectores N o sé a qué escritos se podrá referir. Los que conozco, con toda su malicia y picardía, no me parece que hayan hecho daño m á s que a los maliciosos y a los picaros. Y alguno de los suyos, como la conferencia sobre la Navidad- que clió en el Ateneo, me parece un modelo, y no sólo de humor y sentimiento, sino de Apologética. Y es que Vives era literalmente un hijo de la Iglesia. Su padre había sido músico de iglesia, como músico de iglesia empezó la propia vida y de músico de iglesia hubiera deseado que se le pasara la existencia y la hubiera pasado sin las necesidades de la vida y sus pecados. E n la Iglesia había aprendido que los curas y los frailes creen y que las monjas creen y son felices, a pesar de sus ayunos, privaciones y trabajos. U n a de ellas solía repetirle, cuando era él muchacho y compositor de Aves M a r í a s la palabra de un oadre de la Iglesia: S i las gentes del mundo comprendieran las delicias del claustro, serían pequeñas las puertas para entrar, y hombres y mujeres escalarían los monasterios Y no cabe duda de que V i ves n o v o l v i ó nunca a v i v i r un momento como aquel de su infancia en que, al cantar el g l o r i a en una misa del gallo, en Montserrat, vio abrirse el centro del altar mayor y aparecer de bulto el cuadro del Nacimiento, con la Virgen, el Niño, San José, la muía y el buey, porque recordaba: ...que todas las figuras eran blancas, blanquísimas, con blanco de luz de sol, y fué tanta mi emoción, que rompí a llorar, no sé si de tristeza o de alegría, que no pude cantar más, que me llevaron a los brazos de mi madre y que en ellos me dormí, envolviendo toda aquella ilusión en un largo sueño, tan largo, que a ú n me dura, y del cual desearía no despertar hasta después de la muerte Me imagino que Vives soñó toda la vida con que un gran éxito de teatro le permitiera escribir música de iglesia el resto de sus días. Esa era la dicha. L a había conocido durante su infancia. ¿P o r qué no pasar, como el frailecito de la leyendg, trescientos años oyendo a un ruiseñor? Allá, en el fondo de su alma, su vocación era la Iglesia. Verdad que también oía ei llamamiento de oirás voces. Y o le conocí, y de ello hace más de treinta años, rodeado de numerosa familia. N o sé si habrá países ideales en que los que no tienen talento se sacrifican por los que lo tienen, par; evitarles trabajos serviles o contrarios a su destino superior. Entre nosotros suelen ser los talentos los que se creen en el debélAl teatro y a los amores del teatro deele sacar de su atranco a los peor dotados. dicó Vives toda o casi toda la música de Y después de todo, es muy posible que lo su madurez creadora. Desde que estrenó mejor sea lo nuestro. L o que quiero decir Don Lucas del Cigarral fué considerado es que también tenia Vives vocación de como un virtuoso de la orquestación y padre de familia y que ella fué la que le como un maestro de humorismo. Todavía sujetó al teatro. se destacan estas dos cualidades en la m á s Pero también el teatro mismo le fascipopular de sus obras; pero lo que ha hecho naba por sus historias, por sus pasiones, por querido a Vives de tantos millones de gen- sus luces, por su vivacidad, por su feminidad, por lo mucho que le divertía, en el doble sentido de la palabra; lo que le distraía y le estimulaba de una parte y lo que le sacaba de la escondida senda de su espíritu. E l deseo de aplauso, en cambio, no le seducía lo m á s m í n i m o E l afán de gloria es propio de espíritus sin fe religiosa. ¿Qué puede valer el aplauso del público cuando se compara con las esperanzas que mueven la oración del creyente? ¿P o d r á n apetecerse los plácemes del mundo cuando invocamos de rodillas al Infinito mismo hecho Persona y -esperarnos, si no su complacencia, su misericordia cuando menos? Pero, además, el teatro es un juego, precisamente ese juego favorito de los niños en que unos hacen de justicias y otros de ladrones, unos de reyes y otros de villanos, y Vives fué toda la vida un niño amigo de imaginarse ias situaciones m á s diversas. Y el teatro es también foco de vida. N o agrada solamente, como dicen algunos preceptistas, porque no es real lo que en él se representa, sino también porque es m á s real que la realidad, ya que la realidad se nos ofrece diluida en el espacio y en el tiempo, mientras e l teatro nos la presenta condensada y quintaesenciada en un momento y un lugar. Y además, hombres mujeriegos, ¿qué particularidad tiene el teatro para que sea el único arte entre todas las artes de Ta civilización, donde las mujeres alcanzan y exceden a los hombres: Variadas Riquísimo conjunto de pastas y galletas escogidas. Surtidos excepcionales por su calidad y precios. El surtido Nebí consta de 21 clases variadas, unas ligeras, otras mantecosas, con cacao, chocolate, frutas, de bizcocho, de barquillo, etc. Surtido NAO Catorce clases. T a m b i é n gran variedad de pastas y sabores. SURTIDO NAO EN MEDIAS LATAS DE UNOS 1.700 GRAMOS: 4,30 PTAS. KILO 7 EN CAJITAS K. O. DE UNOS 500 GRAMOS: 2,35 PTAS. Timbre aporte. NEBÍ
 // Cambio Nodo4-Sevilla