Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOVELA. D E- Z A N E TOAOUCIDA GREY; LACASA P O R -L A SEÑÓRSTA; I S A B E L (CONTINUA R E S U M E N D E L O S CAPÍTULOS A N T E R I O R E S La nóvela que venia publicando A B C interrumpida, como es bien sabido, por causas ajenas a nuestra voluntad, quedó en el punto más interesante de su desarrollo. En aqitel en que Carley Burch, la muchacha neoyorquina, aquella bonita muñeca lujosa y mal educada y su prometido, Glenn Kilbour- ne, hace un año llegado de las trincheras de Europa, enfermo de gas y de metralla acababan de encontrarse en Oak- Creek- Canyon, punto. perdido en las fragosidades del duro y pintoresco Arizona, corazón del Oeste, después del largo y accidentado viaje de tres días, en que Carley iba de sorpresa en sorpresa a través de ricas e ignoradas regiones de Califor. nia, Kqnsas, Nuevo Méjico. después de abandonar Nueva. York, de donde salió la decidida muchacha por. consejo jdc sti tía Mary, aquella buena señora, a quien fué a mostrar, la extraña misiva reci- bida de su novio, casi al año de ausencia, en la qué éste hacía mal ocultos reproches sobre la vida egoísta, insubstancial, que ella llevaba en la ciudad, en continua danza y libre convivencia cg n, s, us- amigos que inspiro el. odio de Glenn por la capital neoyorqiíina- j: y que en parte, le indujo a abandonar- la ciudad, a mas -de su sensible falta de salud, a su regreso de la guerra, donde además quedaron- hechos jirones su dignidad y. su honor Carta extraña; en. la que éste hacía, enigmáticas revelaciones sobre la firmeza de sus. sentimientos para con su prometida. De esa entrevista lo. más saliente es aquel estrecho -abraso con. qué Glenn recibió a Carley én el encuentro inesperado. provocado por ella, que Hizo comentara Tom Huti er: Carley no podrá cenar después del abrazo que le ha dado Glenn Tom Hutter, jcl simpático mozallón, medio urbano y campesino, hermano de Fio, la joven- de cabellera abundante y reflejos de oro y. plata; ojos color avellana un poco pecosa de rostro, pero- de correctas facciones ¡hijos -ambos de Urs Hutter. mujer de mediana- edad, dueña de la casd donde estaba- hospedado Glenn desde que vino a Oak- Cree- Cayon para recobrar su salud, cosa que en parte había conseguido en medio de aquella vida un poco salvaje, de rudo y sano trabajo de- cortador de leña. No obstante, Glenn estuvo a punto de morir a causa de una agravación en su dolencia, de la que sanó gracias a los solícitos y espontáneos cuidados de Fio, antecedente éste que hubo de herir vivamente en la fina sensibilidad de la mimada muñeca recién llega- da; que creyó ver en la corriente de gratitud que tan. piadosa conducta inspirara entre enfermo y enfermera un motivo de inquietud para- su celo amoroso, un poco excitado desde su partida, Esía era la situación de espíritu de los protagonistas en. el insume en que nuestra novela vio interrumpida su publicación. -S u tamaño es e x i g u o pero realmente es p r e c i o s o- -c o n t e s t ó con una lenta s o n r i s a- S i e m p r e me gustaste c o m o vas, vestida de blanco. ¿L o r e c o r d a b a s? -S í M e puse el vestido e n t u h o n o r y no l o llevaré n u n c a más. que p a r a t i E r e s l a coqueta. de siempre. T i e n e s el espíritu f e m e n i n o de s i e m p r e- -d i j o c o n u n poco de t r i s t e z a- Sabes perfectamente c u á n do estás e n c a n t a d o r a P e r o C a r l e y el corte del, o, m e j o r d i c h o la a b r e v i a c i ó n del vestido, m e i n c l i n a a creer que l a m o d a femen i n a no h a c a m b i a d o para m e j o r a r E n r e a l i d a d es aún peor que lo era hace dos años en p a r í s y m ás tarde en N u e v a Y o r k ¿D ó n de os detendréis las m u j e r e s? -L a s m u j e r e s somos esclavas de l a m o d a r e i n a n t e- -c o n t e s t ó C a r l e y- M e parece que las m u j e r e s elegantes no se detendrían si- las m o d a c o n t i n u a r a m a n d a n d o que cada vez f u e r a n m á s cortas. ¿P e r o se pr eocupar í an tanto de e? as cosas si t u v i e r a n t r a bajo, m u c h o t r a b a j o y n i ñ o s? -p r e g u n t ó G l e n n c o n a i r e pensativo; ¡G l e n n! ¿T r a b a j a r y tener h i j o s ias m u j e r e s m o d e r n a s? P e r o ¡tú estás soñando! -dijo C a r l e y con u n a c a r c a j a d a Vio que G l e n n fijaba sus o j o s c o n aire pensativo en el b r i l l a n t e rescoldo de l a c h i m e n e a y su rápida intuición vio el c a m b i o s u t i l que- se. había operado en l a a c t i t u d de G l e n n S u r o s t r o reflejaba una profunda seriedad, y a l a m u c h a c h a rile parecía m e n t i r a tener ante su v i s t a a l G l e n n R i l b o u m é de ah t a -A c é r c a t e ni fuego- -dijo G l e n n apfjcf rnando u n a s i l l a- D e s p u é s echó m ás leña sobre los r o j o s carbones. T i e n e s que tener c u i d a d o de no coger Trn erifriamienítíJeiT este país. L a a l t u r a h a c e peligrosos los enfriamientos; y éi- ve stido que llevas no basta para protegerte c o n t r a el f r í o 1 4 -G l e n n en tiempos nos bastaba concuna s i l l a- -d i j o l a muchacha! m a l i c i o s a m e n t e deteniéndose detrás de él. P e r o G l e n n n o respondió a aquella sugestión, y C a r l e y se sentó en la silla que le había p r e p a r a d o t u p r o m e t i d a u n poco a v e r g o n z a d a G l e n n l a amenazó a f o r m u l a r rápidamente u n sinfín de p r e g u n t a s E s t a b a ansioso de tener n o t i c i a s de su t i e r r a de su- ¡Q u é p e n a! N o c o m p r e n d o cómo- e l a m o r puede pasarse f a m i l i a de a n t i g u o s a m i g o s S i n e m b a r g ó n o i e p r e g u n t ó a C a r i u n c a de m o d a B u e n a s noches, G l e n n B u e n a s noches, C a r l e y ley p o r sus a m i g a s L a m u c h a c h a estuvo h a b l a n d o s i n p a r a r d u F i o se d e t u v o d u r a n t e unos instantes a l pie de l a o b s c u r a esrante u n a h o r a entera, h a s t a s a t i s f a c e r el h a m b r e de n o t i c i a s de collera, y l a l u z de la. l á m p a r a d a b a de llenó sobre su rostro. A su p r o m e t i d o P e r o c u a n d o le- diego la vez de i n t e r r o g a r a G l e n n C a r l e y le pareció dulce y s e r i o E x p r e s a b a u n deseo inconsciente, éste se mostró reacio a contestar. A l p r i n c i p i o- de. su estancia e n -cro en él no se reflejaba l a e n v i d i a D e s p u é s subió c o r r i e n d o las el Oeste había tropezado con m u c h a s dificultades. S u salud e m p e z ó escaleras y desapareció. a m e j o r a r a l poco t i e m p o y tan p r o n t o c o m o se encontró en c o n- -G l e n n ¿e s t á e n a m o r a d a de t i esa m u c h a c h a? -p r e g u n t ó C a r diciones de t r a b a j a r se a l l a n a r o n l a s dificultades. E n l a a c t u a l i d a d ley bruscamente. sus negocios le i b a n bastante bien. C a r l e y se sintió o f e n d i d a ante Se a s o m b r ó a l v e r que G l e n n se echaba a reír. ¿C u á n d o le había su aparente desconfianza. L a s e n é r g i c a s f a c c i o n e s de su r o s t r o oído r e í r? A q u e l l o l a emocionó, pero l a d e j ó u n p o c o descon; que parecía t a l l a d o en b r o n c e l a e x p r e s i ó n severa de sus l a b i o s certada. y su c u a d r a d a mandíbula, el f u l g o r tranquiló de sus ojos, que- ¡Q u é t u y o es lo que acabas de d e c i r -e x c l a m ó G l e n n- p a r e c í a n ocultos p o r u n a m a s c a r á l o tosco de sus testadas m a n o s ¡L a s p r i m e r a s p a l a b r a s que has p r o n u n c i a d o d e s p u é s de d e j a r n o s m u d a e v i d e n c i a de t r a b a j o s r u d o s todo aquello dejaba v e r que s o l o s! E s o me r e c u e r d a a l E s t e Carley. su v i d a no era exactamente l o que reflejaban aquellas o b s e r v a c i o- -P r o b a b l e m e n t e el r e c o r d a r te será b e n e f i c i o s o- -c o n t e s t ó C a r nes l i g e r a s que le había d i c h o G l e n n A d e m á s su pelo castaño l e y- P e r o dim e. ¿E s t á e n a m o r a d a de t i? c l a r o empezaba a encanecer p o r las sienes. G l e n n no tenía m á s- ¡C ó m o! ¡N o c l a r o que no! -c o n t e s t ó G l e n n- Y en todo, que veintisiete años, pero parecía tener diez años más. L e o b s e r v ó caso, ¿c ó m o v o y a contestar a esa p r e g u n t a? M e h i z o reír ¿eso y al r e c o r d a r cómo era a l g u n o s años antes, t u v o que a d m i t i r que es todo. le g u s t a b a i n f i n i t a m e n t e m á s c o m o era a h o r a S e había c o n v e r t i d o- ¡H u m! R e c u e r d o perfectamente l a é p o c a en que no tenías en u n h o m b r e fuerte. ¿Q u é habría sido el o r i g e n cié aquel c a m b i o? a menos h a c e r e l a m o r a u n a m u c h a c h a b o n i t a B a s t a n t e m e ¿S u a m o r h a c i a ella, l a g u e r r a de F r a n c i a o l a l u c h a p o r l a salud y h i c i s t e r a b i a r antes de que nos p r o m e t i é r a m o s- -d i j o C a r l e y l a v i d a por. l a que había tenido que. pasar d e s p u é s? ¡Q u é tiempos aquellos, ¡Q u é lejos parecen e s t a r C a r l e y ¿O había sido acaso o b r a de aquel tosco y e x t r a ñ o p e s t e? C a r es m a r a v i l l o s o verte de n u e v o ley sintió celos y r a b i a a l pensar en está última p o s i b i l i d a d T e m í a a l Oeste, y estaba s e g u r a de que llegaría a o d i a r l o T e n í a l a- ¿Te gusta m i v e s t i d o? -p r e g u n t ó C a r l e y h a c i e n d o p i r u e t a s 2 sa obsequio Se conti m á,
 // Cambio Nodo4-Sevilla