Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ACTUALIDAD SENTIMENTAL Y H O N O R HISTÓRICO DE M A D A M E DE M A I N T E N O N mosa, suplanta a l a Montespan, l a g r a n indiscreta de l a Corte, l a sacerdotisa al revés de las misas negras; la que sinonimiza a su nombré todos los excesos y vicios de l a decadencia. E n 1680 l a Maintenon es mejorada de fortuna por el Rey, de laque públicamente es su favorita. E n 1685, a la muerte de l a Rema. María Teresa, se une en matrimonio morganático coni L u i s X I V S u imperio duró hasta la misma muerte del Monarca, eh que madame, marquesa de Maintenon desde 1688, se retira a Saint- Cyr ¿en cuya abadía era fundadora de un. instituto de educación para hijas de nobles arruinados. Allí su v i d a fué ejemplar. Se levantaba m u y temprano y se acostaba al anochecido. Oía misa desde una tribuna próxima a su habitación y no consiente otro tratamiento que el de madame Comía frugalmente, tornando como plato de todo lujo, y sólo de vez éri cuando, el gibier deSaint- Germaiñe, del que gustaba mucho: Cuando n i ó en lá, pnmavera fe. I7 Í 8 era l a olvidada de su propio nombre; Famosa durante más de treinta años, con su nombre destinado a l a H i s t o r i a d l a- n o t i c i a apenas si tuvo comentario, apenas si se conoció en París, A l marqués de Louvois, ministró y protegido d e l Rey, y a su tenacidad en defensa de l o católico y l o jerárquico; en suma, a 110 haber sabido ser indigna, debe l marqüesa de Maintenon un largo proceso difamatorio, nó terminado: todavía, pues raro es el año que rio se publica algún libróide pornográfico, sobre las favoritas de L u i s X I V donde l a Maintenon recibe idéntico trato que l a M o n tespan. L a desgraciada historia dé Louvois juega a ta marquesa una mala partida. L o u v o i s es quien se opone al matrimonio morganático de L u i s X T V con ella. L a corifianza que el R e y le ha dado le permite apostrofar a éste cuándo conoce su proyecto: Casarse con l a viuda de Scarron es una deshonra A q u e l día el marqués d e- L o u vois cayó en desgracia real. Casado ya el M o n a r c a con l a M a i n tenon, Louvois llega a. insolentarse de tal forma, que en una entrevista con su Rey arroja irritado su cartera de ministro al suelo. E l disgusto de este altercado, que sellaba su ocaso, le ocasionó la muerte, acaecida al día siguiente, el 16 de julio de 1 Ó 91. Y es esta muerte el pretexto que se ha de tomar para la campaña lenta y segura con. tra l a marquesa de Maintenon. Se comenzó por acusarla de que batóa mandado envenenar a Louvois. Se continuó por decir, que ella regía arbitrariamente los destinos de Francia, nombrando los cadetes a su expresivo antojo, como más tarde había de hacerlo ARÍS nos sirve con frecuencia, en anécdotas sentimentales, l a gracia y la flor de su historia, porque tiene, en u n gusto y regusto de s u tradición, los ojos abiertos a l calofrío del m i lagro. E n estos días es madame de Maintenon l a que emerge, en la quebrada finura de la vieja cortesía del seiscientos, de la empolvada realidad de una. almoneda. Sé acaban de vender e n pública subasta unas cartas de l a ráorganática del R e y S o l aquella que a luz de los M í o s amores y del catolicismo- -sí, del catolicismo- -merece el nombre de l a R e i n a L u n a en su espectral interés, en su prodigiosa y pavorosa intuición d é l a s cosas, más importante que su hermosura. A su actualidad sentimental, su honor ¡histórico. E s extraño que aún no se haya ensayado una rehabilitación en toda regla de l a marquesa de Maintepon. A s í como una española, la Emperatriz Eugenia; representa la fidelidad católica y la fidelidad legitimista, aunque ello resulte paradójico, e intenta desenvolver cerca de su marido, Napoleón I I I el impulso borbónico contra l a influencia carbonaria y el liberalismo- extremo e n el que coinciden. Sardinha y B a i n v i l l e- madame de Maintenon es la g r a n benefactora de la idea católica puramente intransigente, sabiendo, en intuición prodigiosa, lo que más tarde se resume en el pensamiento maúrrasiánó: que e l cristianismo rio católico es odioso; es el partido de los peores enemigos de l a Especie Pero vamos por partes, porque cosas son éstas que, subiéndonos el corazón a la cabeza, hacen pencar que no se puede pensar, conforme a fundamento y razón, a fuerza de tantas razones. S u biografía es ésta: nace en. Burdeos, en 163,1; h i j a de u n libertino: Constant d Auvigne. S u infancia es una calcomanía sobre el frutal paisaje de l a M a r t i n i c a infancia asomada al mar antillano y colonial. A la muerte de su padre se convierte a l catolicismo; y en 1649 es señorita de compañía en París. Casa con el poeta Scarroñ, de quien queda viuda a los ocho años de matrimonio, y aún muy joven la encontramos como institutriz de los dos hijos de l a marquesa de Montespan, reconocidos oficialmente por L u i s X I V Este es el momento en que comienza su aventura y ventura a l a sombra en flor del trono de San Luis. Madame de Maintenon, discreta y distinguida, mejor que her- P EL MARQUES DE LOUVOIS
 // Cambio Nodo4-Sevilla