Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-tro de cada grupo i n vencibles sentimientos de recelo y suspicacias contra la posible hegemonía de alguna provincia- -en este caso, l a de Sevilla- -es- t o r n a r á n siempre l a obra que se intentara. Recientemente C á diz ha mostrado s u oposición al proyecto. Y esto se ha acusado en la provincia, sin duda, m á s unida a Sevilla por vínculos de hermandad. Q u é ser á en Granada, en A l mería, en Jaén, con las cuales tan poco contacto tenemos? ¿Pero sería posible, al menos, lograr para Andalucía un r é gimen de descentralización administrativa? -L o considero también difícil. E l propósito no es nuevo. D u rante la Dictadura ya lo intentó la Diputación provincial de Sevilla, sin conseguirlo. Varias provincias andaluzas n i siquiera se dignaron contestar al requerimiento que se les hizo en este sentido. Estimo, sin embargo, plausible este propósito. N o se puede negar la existencia de problemas peculia res de Andalucía. D í ganlo si no el del campo, el de la propiedad rural, el. de determinadas obras públicas, de difícil solución desde un Madrid, ahogado por los excesos de la centralización y de la incompetencia en problemas e s t r i c t a mente locales. A mi juicio, la representación parla, m e n t a r í a andaluza debiera gestionar en lasCortes la declaración del principio favorable a la descentralización administrativa regional. U n a vez logrado esto, seria ocasión par a que los elementos m á s capacitados de nuestra región estudiaran con toda serenidad y detenimiento la aplicación que de él pudiera hacerse para, ¡a gestión de los servicios comunes de A n dalucía. Nada de precipitaciones, en u n a palabra. E l Estatuto regional andaluz de tipo administrativo no debe ser punto de partida, sino punto de llegada, en el proceso hacia la c o n s t i t u c i ó n de una personalidad andaluza, EISr. García Oviedo conversando con nuestro colaborador Muñoz San Román que, repito, es muy disobre el Estatuto regional andaluz. (Foto Sánchez del Pando. fícil lograr. Llegado a este extrecios públicos en Andalucía, tratan de acomebien marcada, le falta actualmente un vermo, quedó terminada nuestra conversación. ter esta empresa... dadero sentimiento común, una positiva uniSéanles dadas al Sr. García Oviedo nues- -A mi juicio, se equivocan. E l empeño dad espiritual. L a s dos Andalucías- -oriental tras gracias m á s afectuosas por sus exquiSE estrellará siempre ante la resistencia, que y occidental- -no están capacitadas para ensitas amabilidades opondrán determinadas provincias. S i A n tenderse. Carecen de las necesarias relaciodalucía posee una diferenciación geográfica nes materiales y de afectividad. Adefnás, denJ. MUÑOZ S A N R O M A F
 // Cambio Nodo4-Sevilla