Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SE VILLA 9 D E DICIEMBRE D E 1932. N U M E R O S U E L T O 10 C E N T S DIARIO ILUSTRADO. A Ñ O V G E SIMO OCTAVO N U M E R O 9.22 6 REDACCIÓN: PRADO D E SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES T ANUNCIOS, MUÑOZ OLIVE, CERCANA A TETUAN, SEVILLA ¿Cómo ha de parecer mal a ningún espíritu progresivo que. el Estado tome por su qüenta la preparación y adiestramiento de mecánicos capaces de conducir, conservar y reparar las máquinas destinadas al cultivo de. la tierra, a la recolección de cosechas y aun. a la preparación de los frutos del agro, para que lleguen a los mercados interiores y exteriores en condiciones propicias para una buena venta? Así, la iniciativa de don Fernando de los Ríos, creando en Guadalajara una Escuela Nacional de Obreros y Capataces Agrícolas, que mejor se llamaría de mecánicos agrícolas, puesto que a esta especialización va a limitarse la enseñanza, tendría la aprobación plena de cuantos se preocupan del progreso. de nuestra agricultura, si no pareciera que están en contradicción la retórica de la Gaceta y la realidad, más imperativa y poderosa, de ta vida en los campos españoles. Esta falta de conexión entre el pensamien- to gobernante y la necesidad de los gobernados que quiere satisfacerse hace decir al ministro creador de la Escuela de Guadalajara que a la falta del mecánico agrícola en la explotación extensiva de nuestros campos, se debe, en liarte, la escasa difusión de los tractores y Iá %i aquinaria moderna, que tan brillante papel debe desempeñar en el abaratamiento de los productos agrícolas, base de nuestra economía Todo el preámbulo del decreto- -cinco largas parrafadas, que lamentamos no poder reproducir, ya que son ejemplarísimas, suscritas por un ministro socialista- se dedica a extender, argumentar, loar y encarecer este pensamiento; este anhelo llega a llamarle el ministra Si tal fuera 1 a necesidad y tal la utilidad social de satisfacerla, no se remediaría este atraso que sufre la agricultura española con la escuela que se crea, puesto que en ella solo han de prepararse veinte obreros internados y pensionados cada año, con lo que se necesitaría un siglo para disponer de dos mil mecánicos... Afortunadamente, la causa de la escasa difusión de los tractores y maquinaria agrícola no radica en la falta de obreros especializados en su manejo. En la. Sociedad, como en la Naturaleza, la necesidad crea el órgano. No ha necesitado el. Estado crear ninguna escuela de mecánicos automovilistas para que en pocos años se hayan preparado y capacitado en toda España conductores- y reparadores de automóviles, en cifra que posiblemente se acerque al medio millón. Igiial hubiera acontecido con la maquinaria agrícola, si. el obstáculo y el retardamiento de este progreso no surgieran de otra causa. 1 ELMAOUIN 1 SMO EN L A GACETA Y E N LOS CAMPOS ción extensiva de nuestros campos ha dispuesto en Sevilla, en VaUadolid, en Palencia, en La Mancha- -más apropiadas que Guadalajara para esa especialización- ele cuantos mecánicos ha necesitado. Con todo respeto, nos permitiremos decir que lo que ha faltado, singularmente, en las últimas recolecciones, siembras y, escardas, no han sido obreros especializados, sino gobernadores que profesarán las ideas que apasionadamente expone D. Fernando de los Ríos, en el preámbulo dé su decreto. La animadversión del obrero manual al progreso del maqumismo es un suceso harto complejo y conocido, y extendido por el mundo entero. Sin embargo, en los campos españoles se manifestó en circunstancias reales, recientemente, que no pueden permitir a un gobernante dar por no existente este problema, o creerlo resuelto con. establecer un internado de veinte; obreros, cuando fueron muchedumbres airadas y grupos políticamente organizados, quienes impidieron el empleo de maquinaria agrícola, o la destruyeron, o sólo consintieron su utilización a precio de que no produjeran ninguna economía en la mano de obra y no rindieran, como dice el decreto, abaratamiento de los productos agrícolas, base de nuestra economía ¡Qué distintas, pues, la retórica en la Gaceta y la realidad en los campos! 1 nuestro anhelo de que cese, de una vez y para todos al mismo tiempo, la irregular situación jurídica creada a los confinados en Villa Cisneros. Todos ellos sufren la condena- gubernativa por igual causa, ya que no pueda decirse por igual- delito, perqué en muchos casos no hay imputación dé éste, y en otros es el fiscal el llamado a definir y el juez el órgano competente para sentenciar. Pues todos deben regresar juntos; los unos para recobrar la libertad, si el- fuero- judicial insiste en no inferir tanto de culpa; contra ellos, y los otros para que sean sometidos con regularidad, procesal a la causa en. que están encartados. Si estas razones, que estimamos abrumaderamente lógicas y escrupulosamente constitucionales no pesaran aún en el ánimo del Gobierno; ¿serían también vanas las apelaciones a un sentido de humanitarismo, para que los deportados regresen a España, después de tres meses de un castigo cuya dureza no es menester subrayar... Nos parece, además, qué no es enteramente exacto que el Estado no haya tenido antes de ahora esta previsión, y no haya sentido el deseo de atender esa necesidad. En la Gaceta pudiera encontrarse buena tanda de disposiciones similares. En. la Escuela Nacional de Ingenieros Agrónomos, el estudio y prácticas de la maquinaria agrícola, constituye una asignatura obligatoria. En las granjas agrícolas instaladas en las provincias se han preparado cuantos obreros han querido aprender el manejo de tractores, segadoras, seleccionadqras, etc. L a explota- Las autoridades no pueden renunciar a las precauciones que estiman convenientes y necesarias para guarda del orden público. E n ese cuidado nunca se peca por exceso. Y si las precauciones hacen suponer. qtte va a ocurrir o se teme algún disturbio, dan al E L R E G R E S O D E L O S mismo tiempo saludable impresión de seguridad y defensa. Y como nunca son caprichosas, como siempre respoTnden a un motivo DEPORTADOS estimable para la prudencia y la experiencia Hemos razonado nuestro juicio condena- de la Policía, claro está que aunque fueran torio del sistema de, deportaciones guberna- invisibles e imperceptibles- -que ño pueden tivas que practica el Gobierno actual, como serlo- -el rumor y los temores de alteración el que análogamente nos merecen todas las surgirán también, -y entonces con mayor esotras sanciones aplicadas sin más norma, ni trago. E l público esta bastante curtido por fuero qué la potestad del arbitrio ministe- las incidencias del estado social; no- se asusrial, cuya área es bien distinta, según la ta ya fácilmente, y más bien lo tranquilizan Constitución, de aquella en que viene reple- que lo inquietan las demostraciones de pregándose con notoria expeditividad. En Villa vención y fuerza, muy indicadas en el peCisneros cumplen una condena que, no por ríodo que vivimos. E l Sr. Azaña dijo ayer estar carente de- base procesal, y jurídica, es que, no pudiendo bombardear los rumores, menos efectiva y áspera, centenar y medio hay que dejarlos circular libremente, y esde ciudadanos españoles, a muchos de los tando ía autoridad en su puesto es el modo cuales los jueces competentes declararon li- de que se desacrediten y acaben en chacota y bres de toda ci. lpá por les sucesos, que les diversión de la gente No es cosa de tomarha valido la deportación; y otros que, pro- los en trágico, según los toman, algunos pecesados, están de derecho a la disposición riódicos, que piden la cicuta para los fumojudicial, pero sustraídos de hecho a la mis- ristas del café y de. Ja calle, víctimas candoma por haberse interpuesto en el ¡procedi- rosas de un contagio producido por. la insensatez de la misma Prensa que los apostromiento la autoridad gubernativa. fa tan terriblemente. Los que ven fantasmas No vamos a insistir hoy en nuestro razo- y anuncian conspiraciones, -los que estremenamiento de días atrás. Pero, recogiendo un cen al público pidiendo todos los días el exrumor que ayer circuló con insistencia por terminio de sospechosos, son esos periódiMadrid, y según el cual estaba preparada cos. Y esto ya no es tan incoercible como para regresar a- la península una primera el rumor de la calle. expedición de deportados, queremos reiterar Suscribimos la opinión de un diario ministerial, que recuerda y disculpa el rumor alarmista de íá, época del Murciélago. Entonces, con la Teléfonos de A B C en Sevilla ninguna Prensasiamordazada, sin libertad de clase, no se rumoreaba, ¿qué otra cosa podía hacerse? Pero, como. añade el mismo diario, cuando la Prensa tiene más Dirección... 32.679 libertad que nunca, cuando no se. persigue a nadie por su manera de pensar, ni se corre Redacción 3 a 188 el riesgo de una multa cuantiosa, de una deportación, o de cualquier otra. resolución Administración. 32.689 arbitraria e irresponsable, el rumor es absurdo y si surge, no tiene importancia ni Oficina: C a l l e M u ñ o z O l i v é (antigua justifica, preocupaciones. P E R I Ó D I C O S ALAR. MISTAS de Lombardos. 23.524
 // Cambio Nodo4-Sevilla