Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AB C. V I E R N E S D E D I C I E M B R E D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 18. blicamente. S i r v a n para ello estas líneas trazadas en un momento invernal, en que ios manguitos de piel acusan su triunfo induECOS DIVERSOS dable. M o d a de ayer resucitada para que brille hoy. Y o me aprovecho de ella y de un L a moda vuelve buen instante en que una de las bocas de tu E n un solo día he visto tres señoras con manguito queda libre. Perdona si por tal manguito de piel. E r a la hora de la merien ranura introduzco mi artículo de hoy. N o se da, en el interior de una casa particular bien trata de la carta de amor de aquellos días. caldeada por la calefacción. Tales señoras no Entre otros motivos, porque, aunque (el llevarían las manos dentro de su manguito manguito se vuelva a llevar, las palabras de para resguardarlas del frío. Ocultaban sus amor, dentro del manguito, bien sé que noí manos para enseñar mejor una moda. Pero se llevarán ya nunca. -Gil de. Escalante esta palabra moda, parece indicar originalidad, cosa nueva. Y el manguito, como tanNoticias tos otros adornos de la mujer, puede ser una Después de breves días de estancia ea moda que llega, sin dejar por ello de ser una antigüedad que vuelve. Sevilla han regresado a M a d r i d los. condes de ía Puebla. ¡Manguitos... E l manguito era como un protector de los amores de otros tiempos. E n la iglesia parroquial de Santa María D e aquella época en que hasta para acercarMagdalena se celebró ayer tarde la boda de se a. una muchacha había que poseer conla encantadora señorita Magdalena Guardiciones de sutil diplomático. Tiempo un diola y Fantoni, hija de la condesa de Jimetanto más romántico que el presente; pero ra de Libar, con el joven oficial del A r m a más aburrido también, y, sobre to a, mucho de Caballería D Alfonso V a n- M o o k y Chamás incómodo. Había que esperar pacienteves, primogénito de los condes de Albermente fechas señaladas para entablar diálogo cón. Apadrinaron a los contrayentes el hercon el bello sexo; el Carnaval de Madrid, el mano de la desposada D Juan, mayordomo tiempo de sus Ferias respectivas en las ciude semana que fué de Palacio, y la madre dades provincianas... P a r a conseguir establedel novio, la distinguida dama doña Carmen cer unas relaciones de amor era preciso Chaves y Pérez del Pulgar. Testificaron, el contar con un alma de mártir y una psicoacto, el coronel del regimiento número 8 de logía de Job. Cazadores de Caballería, -al que pertenece el Y el manguito fué por entonces como un Sr. V a n- M o o k D A l v a r o Fernández B u buen aliado del amor. L a muchacha- -aquella rriel, él barón de la V e g a de H o z D Alfreque estaba un poco de acuerdo con el enado Erquicia Áranda y D Salvador Guarmorado, naturalmente, -mantenía su- mandiola. guito pendiente de una sola mano. U n a de Como respeto a la memoria del conde de las bocas del manguito permanecía así, abierJimera, no hace mucho tiempo fallecido, la ta, a la hora de la salida de misa. E n un insreligiosa ceremonia se celebró en familia, tante de aglomeración, la boca abierta de marchando seguidamente la ¡feliz pareja, ai aquellos manguitos sustituyeron; a los buzones de Correo de hoy. P o r la propia henla que desearnos toda suerte de venturas, didura, hábil y disimuladamente, se introduen automóvil a Córdoba. cían cartas de amor. ¡Epístolas arcaicas, lleLas simpatías con que cuentan ambas arisnas de cierta prosa barroca, en que el vientocráticas familias en la sociedad sevillana to de una. imaginación exaltada forzaba a se han patentizado en los muchos y esplénavanzar a las frases henchidas... Cartas didos regalos recibidos por los contra- pretéritas que hoy moverían a risa, y cuyo yentes. encabezamiento era casi siempre invariable: Señorita: Desde que la he visto a usAyer, festividad de la Inmaculada Conted... cepción, fué puesta de largo Ía- bella señorita P i l a r Sáiz y Fernández Escobar. Con tal ¡A h manguito protector de aquellos tiempos idos... ¿Para qué vuelves ahora... motivo, su madre, la señora viuda de Sáiz, obsequió con un té a sus familiares y a las Prácticamente, para nada. Unos buenos y reamigas de juventud de sus hijas, en su elecios guantes. de sport abrigan tanto o más gante morada de la calle de Las Palmas. í: que un manguito. Vuelves, porque los encargados de las moIgualmente lució ayer por vez primera lá das tienen ya un poco exprimido el cerebro clásica peineta, la linda señorita Joaquina de tanto inventar. Se ven, pues, precisados M i u r a hija de los señores de M i u r a H o n a tornar la cabeza para espigar, siquiera sea toria (D. Antonio) el famoso ganadero f con la vista, en los campos del pasado. Vuelagricultor. ves, manguito, -un poco variado de- formas. Y a no eres ovalado, o francamente redonE n París, donde actualmente residía, Ea do, como otras veces. A h o r a terminas en un fallecido D Carlos A Macdougall. L a notipico, que, dé servir para algo, servirá para cia de su muerte al ser conocida en Seviaumentar tu precio. Vuelves para que los lla, donde vivió tantos años y era estimadícronistas que ya no son jóvenes, evoquen su simo, ha de producir general sentimiento. primera novia, y recuerden una carta lejana, escrita en un instante de exaltación amoRegresó a Jerez de la Frontera la marrosa. quesa de Méritos. A y e r te v i pasar por la calle, mujer. Nos cruzamos en esa esquina en que la Gran Se encuentra en Sevilla ej culto procer, Vía se confunde con la calle de Alcalá. A d académico de la Historia, marqués de San vertí tu saludo y alcé m i sombrero. Y o soy Juan de Piedras Albas y de Benavites. todavía de esos seres demodados que llevan Córdoba 8, 7 tarde. Esta tarde, en el sombrero y que hasta se lo quitan para sadomicilio del ex diestro Rafael Guerra (Gueludar, a- u n a señora. T e saludé, pero no te rrita) se ha celebrado la boda se su séptima reconocí hasta que habías pasado. T u manguito t ú v o l a culpa. L o llevabas sujeto con hija, la encantadora María del Rosario Gueambas manos y- té acariciabas- con él tu rosrra Sánchez, con el teniente de Regulares tro. P o r encima dé aquel antifaz, improvisaD. Ramón Julio Domecq. do sólo asomaban tus ojos risueños, y ese L a capilla estaba exornada con multitud conato de nariz que tanto te desespera y es de plantas y flores, bendiciendo la unión el poseedor, acaso, del mejor secreto de tu cura párroco de la iglesia de San Nicolás, gracia. M i saludo debió, pues, ser encogido, D. Paulino Seco de Herrera. tímido, y no de la- efusión y de la amplitud E l nuevo matrimonio fué apadrinado por que a tí te corresponden. ei padre de la novia y la hermana del novio ¡Te debía una- exphxatión, y te l a doy púMaría del Carmen Domecq. Decreto sobre el ingreso en el C o l e g i o de Huérfanos, de F e r r o viarios M a d r i d 8, 6 tarde. Esta mañana entregó el ministro de Obras Públicas a los periodistas, en la puerta del Palacio Presidencial, un decreto, cuya parte dispositiva dice a s i Artículo primero. Todas las Compañías de Ferrocarriles que a virtud de haber recibido auxilios económicos del Estado se hallen intervenidas por comisarios de nombramiento gubernativo, concederán preferencia para el ingreso al servicio de las mismas en la forma y condiciones que se señalan en los artículos siguientes a los huérfanos de ferroviarios faiteados- en activo. Artículo segundo. Cuando el ingreso se verifique por oposición, se fijará previamente una puntuación mínima para la concesión de plaza. S i a la oposición concurriesen huérfanos de agentes ferroviarios, les será reservada por lo menos la cuarta parte de las plazas anunciadas, siempre que aquéllos alcanzasen un número de puntos no inferior al mínimo. Los huérfanos de agentes ferroviarios deberán reunir por lo demás todas las condiciones exigidas a los restantes opositores. Artículo tercero. E n los casos de concurso se reservará también en orden de preferencia la cuarta parte de las vacantes, por lo menos, a los huérfanos de agentes ferroviarios. Artículo cuarto. Cuando el ingreso en tarbajos o servicios de las Compañías no se efectúe por oposición n i concurso, n i para él se exija título, alguno profesional, lá preferencia para los huérfanos ferroviarios será absoluta, no pudiéndose cubrir vacante alguna, en persona que no reúna esta condición mientras haya huérfanos solicitantes. Artículo quinto. P a r a los casos comprendidos en los artículos tercero y cuarto, enigualdad de condiciones y dentro de las normas señaladas en los artículos precedentes, serán preferidos los hijos de agentes que hubiesen encontrado la muerte en actos de servicio y tras ellos los huérfanos de agentes qué hubiesen dependido de la Compañía en que se proveyeran los cargos o destinos. Artículo sexto. Los comisarios del E s tado en las Compañías de Ferrocarriles cuidarán del estricto cumplimiento de lo dispuesto en el presente decreto. DE SOCIEDAD U n decreto sobre suministros en las cárceles E n el ministerio de Justicia se ha facilitdo un extenso decreto, sobre el funcionamiento de los Economatos Administrativos de las Prisiones. Consta de un largo preámbulo y 22. artículos- y se fijan las normas de los servicios de suministros de todo orden, comisión de compras, etc. t Se ha constituido l a Comisión Internacional de Viticultura Bajo l a presidencia del Sr. García Salmones, se ha constituido la Comisión Internacional de Viticultura. Su- objeto es proceder a la reorganización de la indicada Comisión, según los acuerdo del Congreso celebrado recientemente en Roma, completando el número de miembros correspondientes a España. E l cometido de dicho Comité es la organización de Congresos internacionales y velar por el cumplimiento de los acuerdos adoptados en defensa de la viticultura. A la reunión. asistieron, entre otros, los señores García Berlanga, Aranda, G i l Bemet, T a rín, Lónez Heredia, Oliveros y Carrión.
 // Cambio Nodo4-Sevilla