Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO EXTRAORDINARIO 20 CENTS. AÑO V 1 GESIMOC- NUMEROEXTRAORD I N A R I O 20 C E N T S AÑO V 1 GÉSIMOCm m m TAVO. ya m TAYO. IMES, LA ROMANA LA CELEBRE CASA CUADRADA MONUMENTO ROMANO I E NIMES, ADMIRABLEMENTE CONSERVADO bles, ¿q u é q u e d a r í a de R o m a? E l recuerESCONFIANDO de poder dominar por la do de sus conquistas militares y de sus emgracia de sus construcciones, que los presas colonizadoras, no m á s importantes griegos habían elevado a un nivel i n que las de los -artagineses. R o m a n a fué superable, Roma quiso imponerse por nunca plantel de comerciantes. V i v i ó siemla grandeza. Todo, lo que nos ha dejado papre de su fuerza y de la inventiva de sus rece descubrir el designio de oponer al tiemjurisconsultos. E n l a misma ¡filosofía no crea po masas de piedra que lo resistan. L a esnada. T o m a en p r é s t a m o sus ideas griegas terilidad estética del gran imperio, que nay las diluye en sus leyes. T o d o el periplo die ha comentado todavía, estuvo, sin emintelectual que puede hacer el espíritu quebargo, compensada por otras aptitudes, que dó agotado por la curiosidad helénica. Cuansi no han contribuido a embellecer el mundo unos labios humanos pronunciaron estas do han coadyuvado a su solidez jurídica. dos palabras: Eterna belleza se sobrenHacer leyes no es edificar en las nubes. N o tiende que se piensa, no en Roma, sino en hay manifestación tan potente de la fuerza como la del legislador. D e t r á s de lo que Atenas... proyecta su pensamiento y moldea su paL a otra noche, viajando por el Sur de labra se esconden todos los medios suasoFrancia, me fué cómodo detenerme en N i rios y coercitivos de que dispone, desde el mes. E s una ciudad de fisonomía bastante l á t i g o hasta la artillería gruesa. vulgar, pero que debe a l a dominación romana ciertos rasgos de nobleza que impreSe comprende que R o m a quisiera encesionaron á los hombres prendados de una rrar a l mundo en una red de leyes. L a c i civilización hostil a l a intromisión de l a vilización le debe gratitud eterna. Realmendemocracia en sus planes y en sus obras. te la inmortalidad romana está simbolizada N a d a de lo que perpetúa l a gloria del papor el hombre de toga que mide y pesa los sado ha nacido de l a voluntad colectiva. actos de los hombres. L a otra, la que se L a muchedumbre no ha trabajado nunca revela en la magnitud de su arquitectura, por la cultura, sino por l a satisfacción de es m á s precaria, puesto que no soporta la sus instintos. Todo lo grande ha sido una acción corrosiva de los siglos. S i n su vasta aportación individual. E l genio es una chisobra legislativa, sin sus Códigos y sin sus pa, no un incendio. principios políticos, en gran parte inviola- D Roma no tuvo genios como Grecia, pero tuvo en compensación el orgullo inteligente que inspira la fuerza, segura de sí misma. Cuando se h a dominado por! a espada surge el plantel d é juristas para acordonar con leyes lo conquistado, Roma y España, que sigue sus huellas en el período de su apogeo, amurallan las adquisiciones de sus triunfos con una doctrina imperativa de la que nadie puede emanciparse sin arrostrar una penalidad. N o hay en el mundo ejemplo como el de l a soberbia romana. Solos el español d e í siglo decimoséptimo y el inglés de ahora íian sentido esa pasión con igual vigor. Roma se apodera de las normas arquitectónicas de Grecia y de las ideas de sus filósofos y las impone como propias. N i siquiera erí materia religiosa acertó a crear nada. S u mitología, tributaria del Olimpo griego, no lo enriquece con una sola divinidad impregnada del espíritu de la raza. E n vano nos d i r á el arqueólogo que estos monumentos que hemos visto en Ñ i m e s proceden de la conquista romana. Nosotros sabemos que eso no es verdad. E l ímpetu artístico no surge en Italia sino m á s tarde, primero al calor de la emoción cristiana, y posteriormente mediante una reacción sensual, punto de partida del Renacimiento. L a ¡Roma republicana es una nación de labra-
 // Cambio Nodo4-Sevilla