Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
tiempo de hacer realidad los propósitos artísticos que píantean cada día, impetuosos, s u exigencia de ser sacados de la imprecisión p a r a quedar convertidos en permanencia. -E s t o y bien, bien- -contesta a nuestra obligada pregunta sobre el estado de sal u d- pero yo quisiera estar como cuando pinté Btífnisy Che, allá por el 18 7. Con este cuadro eché m i suerte a l enviarle entonces a la E x p o s i ción N a c i o n a l s i me lo premian- -dije- -seré pintor, y si me lo r e c h a z a n abogado Como me l o premiaron, soy lo que soy. D e estar a h o r a en igual trance para optar, no sé... N o creo- -le interrumpo- -que se decidiese usted a ser nada más que lo que se supone es cada español mientras no demuestre lo contrario. Y si entonces se h u b i e s e MIENTRAS CONVERSAMOS, SE ENTRA E N E L ESTUDIO REYES, LA MO DEkO PREFERIDA, UNA MOCITA CON TODA decidido por las leyes, LA ALEGRÍA D E SU BELLEZA POPULAR DELICIOSAMENTE FEMENINA carecería ahora el arte nacional de la espléndida aportación de usv a derecho desde la sinfonía inicial hasta espíritus de buscar inútilmente interpretated, N i el palacio de lord Rosebery se ornalas sinfonías del infinito. ciones lógicas en el laberinto morboso por mentaría con l a gala singular de Los Seises, donde se extraviaron las normas estéticas, -P u e s lo que yo hago en un día- -dice el ni tendríamos esos formidables documentos hay que favorecer l a tendencia rectificadomaestro- -es eso: dar un paso por ese cade la tragedia andaluza que son Triste anra y volver los pasos al camino más lento, mino y procurar que siempre sea sobre firtesala, La esclava y La siega, ni habría una pero también el más corto, por ser el que me. A pesar de las dificultades en que las racha de luz verdadera dondeartes se desenvuelven ahora, de quiera que está uno de sus maglas perturbaciones del ambiente, níficos paisajes, n i se hubieran que coaccionan hasta la libertad enriquecido las colecciones y gadel espíritu, y de las preocupaciolerías del mundo con el tesoro i n nes cotidianas por dolores cercamenso de los lienzos que usted nos, yo pinto, por lo menos, seis lleva pintados: retratos, costumhoras. Algunas veces más, porbres, estudios... N o n o maestro: que en el ensimismamiento gozoso abogado, no. H a y muchos. Y a lo de 3 a producción hay momentos mejor todos quisieran ser lo que en los que es imposible, interrumusted es. L e pasa a cada cual pirse, y entonces, con el olvido absoluto de toda existencia macon su profesión lo que a Ingres terial, n i el tiempo cuenta ni el con su violín. Pero líbrenos Dios esfuerzo cansa. Y trabajo hasta de que haya alguna vez en la vida que he logrado trasladar al lientantos pintores como abogados. zo toda la emoción de aquella- -N o está muy lejos de eso la hora de fiebre. Siempre, claro es, realdad en nuestro país. Bien. queda un resto de la. jornada para L o que no me explico es por dedicarlo, por lo general, a paqué se les ha ocurrido a ustedes sear Sevilla. Sevilla es infinita en venir al estudio de un abogado la belleza, y pasearla cada día es frustrado y pintor efectivo que restituirle a l temperamento las ya dió de sí en la vida todo cuanenergías necesarias para el día s i to tenía que dar, y está- por lo guiente... E n esto consiste mi tanto, fuera de la actual. dad y día; y como toda m i vida hice lo del mundanal ruido por sus años mismo- -aparte los momentos de y por su arte... tregua que imponen la vida de- -P u e s simplemente porque nos relación, los deberes de familia, interesa averiguar, para contárlos viajes, etc. puede asegurarselo a os lectores, lo que usted se que ese día tuvo su amanecer hace habitualmente en un día. cuando comencé a pintar, y tenResulta que los que no están aledrá su ocaso cuando los pinceles jados del mundanal ruido, como se nieguen a obedecer los impulusted dice, sino dentro de 1, sos de l a vocación. aunque sin trabajar, nos cuentan L a s palabras del maestro quea todas horas en tono mayor lo dan apoyadas por las numerosas que n i hacen n i dejan de hacer, obras que llenan el amplio estuy estamos y a hartos de tanto dio. Retratos, costumbres, paisaacontecimiento y muy necesitajes. A h o r a pinta Bilbao, con dos de buscar el contacto con los visible anhelo de retener el testiva res positivos que fijaron con monio pictórico de lo que se va, solidez el tono perdurable de toda recias y expresivas estrofas del una é p o c a brillante. Además, REYES, LA MODELO, SE CONTEMPLA A SI MISMA, CON INGENUO poema de las costumbres: romeahora que retorna el gusto por rías, grupos de mocitas que bailas claridades y las calidades arNARCISISMO, E N ESTE LIENZO QUE, PARA ESPEJO D E SU BELLEZA, lan y ríen con la sana alegría tísticas auténticas, cansados los PINTO E L INSIGNE MAESTRO ANDALUZ
 // Cambio Nodo4-Sevilla