Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA CRISIS POLÍTICA EN FRANCIA. -El Gobierno Herriot ha dimitido cuando París llevaba ya bastantes horas pendiente del importantísimo debate en ¡a Cámara de Diputados, Los centenares de agriosos que- aguardaban a la puer ta del palacio de Barbón tuvieron que resguardarse de la lluvia de diversas formas. Nada arredro, sin embargo, o la gente, Foto Ortis- Keystone. 1 los problemas del espíritu a través de un objetivo humanista. E l humanismo en la hora presente, es una de las peores plagas me infestan los campos filosófico, político y social. Pretende renunciar a la interpretación teológica del universo y de la vida. L a tendencia verdadera de gobernantes y pueblos que lo profesan es el anhelo, cada vez m á s creciente, de eludir, como se pueda, las responsabilidades de la ley moral. Los deberes de ahora tienen que ser substancialmente iguales a aquellos que correspondieron a los primeros días del cristianismo. L a paganización de ios Estados, como preliminar de la de los individuos, h a b r á de combatirse con los métodos apostólicos prescritos en las páginas del Evangelio. Palabra, acción y ejemplo, impregnados del espíritu de Cristo, tendrán que i n filtrarse de nuevo en el corazón de las sociedades contemporáneas. N o bastará en l a empresa de reconquista que tenemos delante con las prácticas individuales de las virtudes cristianes; será preciso entrar en medio de los pueblos aliviando miserias, enjugando lágrimas, reclamando justicias, iluminando conciencias. Obra religiosa y social juntamente, l a cristianización popular exige de cada uno de nosotros renunciaciones y sacrificios. Del estado de posesión hemos retrocediólo al de reconquista, y menester es que esta idea, por dolorosa y acongojante que nos parezca, comience a constituir el principio y norma de nuestras futuras actividades. De acuerdo, pues, con este preliminar, no por triste menos exacto, conveniente será recordar que cuando un ejército emplea sus fuerzas en recobrar tierras que antes pertenecieron ai dominio de t- u pa s, capitanes y soldados redoblen eí brío, afirmen el espíritu de disciplina, se consoliden en la unión del esfuerzo común. JNio puede por sí solo el sacerdote recobrar todas las posiciones ni luchar en todos los frentes. Necesita aliados. De aquí la A c ción Católica de los seglares en el luminoso y eficiente concepto de P í o X I L a parti- cipación de los laicos en el apostolado jerárquico Son precisas alianzas de los grupos. combatientes con los soldados afines. E n aquella soberana trilogía que el Santo Padre expuso, como regla directiva y moderadora a los trabajos de la juventud italiana, piedad, estudio y disciplina, se halla situado el punto de partida. De poco sirve- -una triste experiencia lo ha demostrado- -aquella religiosidad exterrna ritualista, limitada al ejercicio, rutinarío muchas veces e inconsciente otras, de algunas prácticas de nuestro culto. L e falta una conciencia iluminada por el espíritu de la fe, una conciencia presidida por el imperativo de los deberes que impone en todo memento, privada y públicamente, la profesión del credo católico, al que sigue, como resultante inexcusable, el cumplimiento de las obligaciones sociales, en unos casos de justicia, en otros de caridad, pero en todos de atracción y simpatía hacia los que sufren, sean quienes fueren, pobres o ricos, amigos o adversarios. minorías selectas, capaces de conducir a las muchedumbres al conocimiento y al amor de! ideario religioso y social del catolicismo, el cual, si en. épocas m á s difíciles que. en la presenté salvó a la sociedad, o la lógica falla o también en sta h a b r á de llevarla al puerto de salvación; bien entendido, sin embargo, que la eficacia y virtualidad del programa católico no está ligado a ninguna institución humana. E n esta época de reconquista que ahora se inicia, se hace necesaria, por fin, una mayor y m á s fuerte disciplina del espíritu: que harto esterilizaron los esfuerzos, las mamas personalistas, entre nosotros tan corrientes. P o r vulgar y sabido no ha de repetirse que, sin organización, ninguna fuerza logra el rendimiento debido, así como también que la base de toda organización es la disciplina, porque, situando a cada cual en el puesto que la autoridad- le señale, no se pierde ni menoscaba ningún trabajo; antes, hasta los m á s pequeños multiplican su valor. Las nuevas posiciones del catolicismo espanol no consisten ni pueden consistir en novedad de doctrina ni táctica, sino mas bien en e! sentimiento y realización m á s briosos y disciplinados que nunca del programa pontificio, a que corresponden los tres conceptos antes señalados. L a flaqueza o inconsistencia de la cultura media de nuestro pueblo, lo mismo en lo social que en lo político, ha perjudicado, a m i juicio, mucho m á s que la ignorancia misma. Aprendices de todo y maestros de nada húbolos aquí a montones, con lo que la tartamudez mental fué m á s dañosa que el tan cacareado analfabetismo, y la rectificación se impone, rápida e inexcusable, mediante una elevación del alma popular, practicada por quienes para ello tengan autoridad y ministerio, y U a formación de J. P O L O B E N I T O E LEA USTED A L FINAL DE ESTE NUMERO L A SECCIÓN CIOS DE ANUNPOR PALABRAS L O G I O D E L RETINTÍN Me parece que ha sido D Miguel do Unamuno quien ha dicho que a les señores del Gobierno les molesta el retintín en les articules c e oposición y que hacían nía! en molestarse por eso. Cuando no se puede aguantar el retintín se marcha uno parece que añadió. Tiene razón, per esta vez,
 // Cambio Nodo4-Sevilla