Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D Miguel de Unámuno. N o es para ponerse asi, y menos en estos tiempos. E l retintín es hoy un artículo de primera necesidad... Y no precisamente por voluntad de los que escriben, sino por la de quienes no dejan escribir. E n los tiempos en que ha habido libertad de Prensa y se podía decir lo que se quería, siempre que no se emplearan la injuria y la calumnia, el retintín estaba de m á s Se llamaba a las cosas por su nombre, con m á s o menos ingenio y educación, según fuera la estirpe literaria del escritor. H o y eso no puede hacerse. H a y una porción de temas vedados al juicio del articulista, y de los que no se puede tratar ni con guante blanco. E l solo hecho de coger la pluma para escribir un artículo que no sea de loa o de adhesión a la política del día significa ya cierto atrevimiento. Sobre las naturales dificultades de condensar en unas cuartillas, de una manera amena, lo que se tiene que decir, se acumulan las que suponen el afán instintivo de no meterse dentro de las leyes de excepción. H a y que hacer verdaderos prodigios de habilidad para no castrar las ideas y, al mismo tiempo, procurar que no escandalice su masculinidad. Y de estos equilibrios, silenciosamente, como rezuma el agua de manantial a medio cegar, brota el retintín. ¿Y qué es en el fondo el retintín? A l g o muy complejo. T a n complejo, que a veces depende, m á s que de la voluntad de quien escribe, del estado de conciencia del que lo su intención, l a ley se encarga de I3. E n el retintín pasa por entre las mate con innumerables carias, en que llas de la ley, se escurre y desaparece. Y en un Gobierno presidido por un hombre los lectores de A B C exponen ini- que maneja la pluma como el Sr, Azaña yo no puedo creer que, sin haber prohibid? ciativas y observaciones, muchas del todo la oposición, se puedan poner rede ellas oportunas y plausibles. paros al retintín. No. E l retintín no debe de ser perseguí- Tio siéndonos posible materialmen- do. E l retintín no debía ir a la cárcel. S o bre todo cuando, a diario, vemos tomar el te contestar a tan copiosa corres- sol, en las columnas de cierta clase de Prenpondencia, rogamos a nuestros co- sa, el insulto plebeyo y la frase soez y sin ingenio. municantes que reciban con estas Yo comprendo perfectamente que estamos en una hora de izquierdas. Y o soy indullíneas nuestra disculpa y no inter- gente y disculpo que todo lo que venga de preten a descortesía la falta de ese sector, aunque sea m á s agresivo y dañino que lo que procede de l a derecha, se trate con cierta indulgencia, justificada por respuesta particular. la afinidad de orientación... ¡P e r o no hay que exagerar! S i es que realmente no se. pretende el exterminio físico y moral de la derecha, que se nos permita al menos el retintín... como consuelo inofensivo. S o bre que nadie pretende el monopolio. E s percibe leyendo l o escrito. Para el vulgo un arma que está al alcance de cualquiera. inocente pasa inadvertido. H a y que estar en Y con cuánta m á s soltura pueden emplearantecedentes. Esta es la mejor demostración la los ingenios adheridos a l Gobierno que de que el retintín es inofensivo. Porque si aquellos otros desgraciados que caminan por no l o es, si es algo claro, diáfano, al a l el desierto sin oasis de la oposición, bajo cance de cualquier ingenio, ya deja de ser la constante amenaza del simoun de la ley retintín... Entonces es una alusión o un j u i de Defensa de la República. cio inocente o intencionado... S i es inocente, si no tiene malicia, a nadie puede molestar. S i es intencionado v lleva a la vista HONORIO M A U R A TJos vemos favorecidos diariamen- cambio el Círculo de Bellas Artes. V? Se celebró ayer en el Círculo de Bellas Artes, presidida por el Sr. Lerroux, el banquete- agasajo a las personas que intervienen en el proyecto del ferrocarril directo a Valencia. Asistieron el alcalde de aquella capital y el de Madrid, y los presidentes de las Diputaciones dé ambas provincias. (Poto Zegrt.
 // Cambio Nodo4-Sevilla