Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
á A B C. V I E R N E S 16 B E D I C I E M B R E D E 1932. P A G I N A S AGRÍCOLAS. P A G 14 Después de lavados con la lejía, se hará des- aparecer los restos de ésta con agua, caliente, hasta que fluya limpia. E l batido es muy favorable para la separación del aceite libre, el de mejor calidad, que en la maduración de la aceituna ha salido por exosmosis de las celdillas (que en estado verde contienen agua de vegetación) A u n sin poseer la máquina apropiada, si se recoge en un recipiente, una. artesa o una tinaja, se puede batir con una batidora como la ¿usadas en albañileria para l a cal o el cemento, y después, al colocar este orujo en los capachos, con menos presión que la corriente soltará el aceite de primera calidad. Convendrá no exagerar la presión si. se ha de separar este aceite de otro que provenga de la segunda presión y descargar los capachos en el recipiente en que se hizo el batido para añadir agua templada, no caliente, aproximadamente, como máximo, 60 grados. Es muy interesante la separación del aceiíe del alpechín para que aquél no resulte con acidez. Algunos opinan que este efecto es también consecuencia de los enérgicos prensados pero, si por este temor se dan prensados débiles, se perjudica el. rendimiento. L a separación del aceite del alpechín debe ser continua, según se va produciendo, lo que no puede hacerse con la cazoleta. P a r a ello hay que instalar una batería de decantación, y, como partimos de la base de no hacer gastos importantes, esta batería puede constar de tres o más depósitos de hoja de lata, en que entre el líquido según sale de la prensa, en la parte inferior del primer depósito, que vierte por la parte superior en el fondo del siguiente, y éste en el tercero. Estos depósitos deben tener salida por el fondo para purgarlos cuando se ha acumulado mucho, alpechín. Conviene empezarlos mediados de agua, que, por la menor densidad del aceite, ascenderá a través de ésta, y el alpechín se detendrá en la parte inferior. Todos los días se purgará el primer depósito, y cada dos o tres días el segundo, rara vez el tercero, donde no llegará fácilmente el alpechín, si se cuidan los anteriores; pero sí se detendrán algunas impurezas, que arrastrarán las espumas del aceite. P a r a la calefacción del local, sin perjuicio para el aceite, es de necesidad que los humos tengan salida franca, pues en otro caso comunican al aceite el sabor de ahumado. Conservar l a cosecha en depósitos limpiados como los utensilios del molino, en l u gares donde oscile lo menos posible la temperatura, es cuanto queda por hacer al oleicultor, por su parte, para obtener las ganancias razonables. De este modo se obtendrá el aceite en toda su pureza, que no desmerezca, por su calidad, en ningún mercado. Francia, en cambió, fomenta el consumo de sus frutas, e incluso llega a favorecer el de aquéllas que importa, con tal de desterrar el de productos artificiales con que se substituyen sus preparados; y así se ve que sólo en París existen 5 S casas dedicadas a la venta de zumos de uva, naranja, limón, fresa, manzana, etc. etc. L a legislación española, a su vez, poco es lo que ampara el fomento del consumo de nuestros productos naturales. Se explica que aquellos países donde l a producción de frutas sea tan escasa que necesite importarlas, se substituyan sus zumos, jarabes y jaleas por preparados hechos con ciertos productos artificiales, por lo general fabricados en el país. En esos países, repetimos, -tendrá su r a zón de ser el empleo de aquellos preparados; pero en España, país cuya riqueza frutera es tan importante que constituye a veces un serio problema exportar su producción, no se concibe, encuentren éstos franca venta, hasta el extremo de competir con nuestros productos naturales, sin que nadie se cuide de evitarlo n i se imponga al público lo absurdo qué es consumir, toda esa serie de bebidas artificiales y de composición desconocida, en vez de aquéllas que están preparadas exclusivamente con zumos de frutas del país. U n a bebida a base de jarabe o de zumo natural de uva, de naranja, de limón... español, ni jamás podrá ser reemplazado por esos otros en su aroma exquisito, n i menos en sus condiciones higiénicas. Flay, pues, necesidad de inculcar a nuestros cosecheros las ventajas económicas que les reportarían estas industrias de zuEl ilustre doctor Maestre Ibáñes, que ha mos de frutas del país. E l de uva, por ejempresentada en la Sociedad Española de plo, podría servir, previa concentración Higiene un- interesante trabajo sobre el conveniente, para obtener su jarabe, ya que la cantidad de azúcar, de la mayoría de las tema que en esta página se trata y que variedades nuestras es muy elevada; jaramarca acertadas orientaciones económibe de sabor exquisito como refrescante, muy cas e higiénicas sobre el mayor consumo consumido en varios países, y principalmende frutas españolas. te en los Estados Unidos, y que serviría de base para preparar jaleas y mermeladas, de dos se presta gran atención a las industrias un gran valor nutritivo, por sumarse a! del derivadas de los frutos que produce, exisfruto empleado el propio de la uva. E n tiendo una íntima relación entre el producFrancia se fabrican caramelos de uva, y el tor y el técnico, de manera que la implanzumo del moscatel español es materia p r i- tación de aquéllas se hace de un modo r a ma excelente para ello. cional y se mejoran constantemente los proPor estas razones hube de presentar reductos elaborados; y la legislación, a su vez, cientemente a j a Sociedad Española de H i favorece estas industrias y fomenta el congiene las siguientes conclusiones, que meresumo de zumos y productos en general a cieran su aprobación unánime: base de éstos o de frutas, y lo sensible es D cbe ser revisada la legislación españoque las frutas españolas superan notablemente a la de casi todos los países, entre la en todo cuanto se refiere a preparados a otras razones por contar con dos factores, base de frutas, cuya producción constituya luz y calor, que, a l a vez que permiten lleuna riqueza del país. gar naturalmente a una madurez completa, N o debe permitirse la venta de aquellos son esencialísimos para dotarlas del máxiproductos que, siendo la fruta, l a base de ANDRÉS F E R N A N D E Z C U E R V O mo de riqueza en vitaminas, elementos. i m ellos, se la substituya parcial o totalmente Ingeniero agrónomo. portantísimos para el organismo animal, y por esencias y aromas artificiales, ya que, obtenerse frutas de mayor dulzor y aroma además de no beneficiar esto a l a salud, va más delicado. P o r el contrario, esos otros contra- una riqueza nacional. países necesitan no pocas veces recurrir a L a s bebidas refrescantes que lleven la demétodos artificiales para conseguir, forzanominación de naranja, limón o uva, se reda, una completa madurez de sus frutas. ferirán a aquél as en las que entre exclusiJuzgúese, pues, los productos tan excevamente en su composición el zumo de estas Hace poco que el Instituto Nacional de lentes que podrían ser fabricados a base de frutas, solo o adicionado de azúcar. Agronomía Colonial de Francia dio a cosus zumos; pero una riqueza tan importanA las industrias de producción de zumos nocer la siguiente estadística de producción te, y en especial de naranja, uva, limón y de uva, naranja y limón, así como de aquede naranja en 1930, referidas las cifras que manzana, no ha llegado el productor a utillas que utilicen como materia prima estos se mencionan a millones de cajas de 35 a lizarla en todos los casos como debiera, en zumos, debiera prestarles toda protección 36 kilos: Estados Unidos, 3 S. 5: España, el sentido de emplear los zumos como tales posible el Estado, incluso en lo que respec 36,7; Japón, 11; Italia, 8,5; Brasil, 3 Mé- 0 servir de base a diversas industrias. ta a cuotas contributivas, siquiera en sus jico, 3 Argelia, 2 Australia, 2, y Palescomienzos de fabricación, y, en cambio, retina, 2. Francia figura con. 12.000 a. 15.000 cargar el máximo las bebidas exóticas, recajas. frescantes con que se tiende a substituir las Como. se ve, España figura en segundo hechas con frutas españolas. lugar de producción y casi alcanza la cifra Las Sociedades médicas podrían divulgar correspondiente a los Estados Unidos; pero Revista agropecuaria. el consumo de productos a base de frutas así como este país consume casi toda ella, P u b l i c a c i ó n mensual ilustrada. Suplemento españolas, haciendo ver que en nada se bede tal manera que no se menciona la cifra quincenal de mercados. R e s o l u c i ó n gratuita de exportación por ser insignificante, hisneficia la salud con los preparados artifide consultas. X í i m e r o de muestra gratis. pana, en cambio, exporta. 25 millones de cacialmente. S u s c r i p c i ó n anual, 18 ptas. jas, de los 36,5 que produce. U n a salvedad MAESTRE I B A N E Z C A B A L L E R O D E G R A C I A 24. ha de hacerse, y es que las cifras que oficialmente tenemos de aquí corresponden a 33.2 millones de cajas de producción y a 27,8 de exportación. L a razón principal de ello, sin negar lo que pudiera influir el número de habitantes de ambos países y el precio a que pagan nuestros frutos en los mercados extranjeros, se debe a que en los Estados U n i- E L E M P L E O D E PRODUCTOS A BASE DE F R U T A S ESPAÑOLAS AGRICULTURA
 // Cambio Nodo4-Sevilla