Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ASI PLAT I C A R Ó N L O S G R A N D E S dos grandezas con alma ele titanes, dos cumbres que destellan heroísmo. Y en el solemne campo de Castilla, ante la cruz que por Castilla reza, doblan ambos señores la rodilla, devotamente inclinan la cabeza... Y la plática empieza. Susurra el Zapardiel en los mimbrales, de un esquilón alárgase el lamento, y, entre voces y silbos de zagales que acercan el ganado a los corrales, zumba el pinar batido por el viento. Y, por Dios soberano, da pena que el terruño castellano, que acoge toda voz grande o pequeña, apague! o quetablan mano a mano el señor de Vivar y de Cárdena y el bueno don Alonso de Quijano. Un instante, muy menos que un instante, dominadora, breve, resonante, se afirma la promesa: Castilla. Las afueras de Medina. En la llanura parda hay rojez de la tarde que declina, y entre la sombra del pinar aguarda la noche silenciosa... Por senda polvorosa acude desde Burgos tin guerrero de barba grande, ponderosa espada, coraza bien ferrada y recio casco de bruñido acero. Ante la cruz del rollo uri caballero impaciente lo espera; de campos, del Guadiana a los del Duero llegó, sobre el corcel de la Quimera, cuando el sol fenescía; clavó en el surco el cuento de su lanza, y allí se está, Señor de la Esperanza que no quiere sentir melancolía. Descabalga con ímpetu el guerrero, da los brazos al noble caballero, y aquel abrazo junta dos volcanes de ardiente patriotismo. Yo vos digo, grande señor y amigo, ca lo que barruntáis non será nunca... (Y el viento sopla y las palabras trunca. Luego, sobre el trigal que rumorea, dice otra voz jovial y fanfarrona: Ni requiero el favor de Dulcinea ni habréis de desnudar vuestra tizona mientras queden estacas en la aldea... (Gime el viento y desparce por el llano las palabras de Alonso de Quijano. Castilla. Las afueras de Medina. Tras la plática rota, una voz de dulzura cantarina desciende del castillo de la Mota. Voz de cielo, de mar, de. algo infinito, de augusta fe que nunca se acobarda, de Dolorosa que reprime el grito y, en vez de maldecir. reza y aguarda. M R. B L A N C O- B E L M O N T E (D i b u j o de M é n d e z Bring- a.
 // Cambio Nodo4-Sevilla