Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M A R T E S ZÚ D ED I C I E M B R E D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA P A G a r frívolidad, l a cual acusa al orador de haberse desvanecido ante l a presencia de un uniforme militar. E x p l i c a cuál es l a política de guerra, que necesita conocer; cuál será l a actitud de los elementos nacionales en caso de guerra. L a política militar es un concepto posterior y conjunta todos los elementos para que el Gobierno exponga en las Cortés la clase de organización del Ejéncito que es preciso crear. Esta es labor del Gobierno y de las Cortes. Cuando se plantea l a poli- tica militar todo el. mundo debe intervenir menos los militares las asociaciones, los (periódicos, los ciudadanos; pero no los militares. (Rumores. E l Sr. P E Y R E se siente aludido. El PRESIDENTE D E L CONSEJO: N o he aludido a su señoría, que habla como diputado, pues aquí hay diputados militares, ingenieros, médicos, y no hablan como tales, sino con su representación política. (Nuevos rumores. L a política internacional y m i l i t a r d e España Se ha dicho aquí- -añade- -que no es conocida l a política internacional n i l a militar de. España. Esto es mala memoria, pues lo hemos repetido varias veces y hasta ha hablado sobre ello l a Gaceta. N o ha habido decreto, n i ley, n i discurso del jefe del Gobierno que no refleje cuál es esta política militar, cuya existencia es innegable. (Lee textos de discursos anteriores, en los que menciona l a necesidad de una política militar, dotando de elementos eficaces al Ejército y haciéndolo económico, lo cual no quiere decir que sea barato, sino que lo que se le entregue lo valga. H a y que preparar al Ejército para l a guerra, pero no debe considerársele como una prolongación de la Guardia civil para los conflictos interiores. Pero no está la declaración de esta política- -añade- -solamente en los discursos del Gobierno, sino en textos de l a Gaceta. (Cita el preámbulo de un decreto de 1931. Nos ha guiado- -dice- -al confeccionar el presupuesto una idea de o rden político y otra de orden técnico. L a primera es l a necesidad de que el ciudadano reciba una instrucción militar, una enseñanza de disciplina y un ejemplo de ciudadanía. E l Sr. Peyré, al hablarnos de esa terrible derrota española... E l S r P E Y R E D e l a que habló su señoría. E l presidente del C O N S E J O Hay que distinguir entre las ocho o nueve divisiones que pagamos, con las cuales no podriarnos hacer una guerra, y l a organización que se halla detrás preparada para hacer respetar nuestros derechos. E l S r P E Y R E Pero, s i no se cuenta con jefes y oficiales, ¿cómo v a n a ser mandadas esas reservas? E l presidente del C O N S E J O E n l a ley de Reclutamiento hay un preámbulo en el que se reitera el programa que el Gobierno va desarrollando, aunque el presupuesto no vaya tan de prisa por una razón inicua. E n dicho preámbulo se habla de la necesidad de crear una oficialidad de complemento; pero es absolutamente imposible resolver el problema en un año o dos; pero aquí- -dice- -está el programa, y, aun después de implantado, aún tendrán que transcurrir bastantes años para que l a organización se fije y se asiente. Y no se trata de dinero, porque no habría en qué gastarlo. Con esto quiero decir que un alegre derroche de millones nada resolvería. Recuerda que su programa de política m i litar fué aprobado por los partidos coaligados para el advenimiento de la República. N o fué, pues, cuestión de un partido u otro. Y ztkm s, h i de declarar que el Ejército debe ir directamente a su fin, con indepen- r dencia de todo factor político; y si España l se viera conmocionada por un acontecimien- J to social, estoy seguro de que todo sería t reformado, menos el Ejército. (Fuertes r u- 1 mores. I Cree que hay que hacer un Ejérc. to lo i más económico posible, pero no lo más pequeño y débil. H a y que destruir todo lo arcaico y dotar todo lo indispensable. Es innegable que antes de fomentar los gastos de l a defensa nacional, la República está obligada a aumentar los át Instrucción, los de l a Agricultura, Obras Públicas, etc. y el Gobierno ha sabido impulsar los gastos públicos, y en último término, los de defensa nacional. De í h í resulta que el presupuesto de Guerra, que era el año 1930 el 18 por 100, es hoy el del 10, y si excluímos los gastos de Marruecos, menos del 10. Habla de l a economía líquida de 79 millones que logró en 1931; pero que no ha querido sostener, invirtiéndolos en otras cosas que voy a enumerar. Diecisiete millones en mejorar el haber del soldado, con lo cual se ha, conseguido que éstos coman en los cuarteles y estén contentos. H a y otra política, que es l a de acciófi ulterior del Ejército, para elevar l a moral de los jefes. Hace mención del gran númerp de las reformas decretadas, y dice que se ha procurado además mejorar el espíritu de l a oficialidad. Se han elevado y mejorado sus métodos de instrucción. Sabido es que las tres inspecciones del Ejército viajan continuamente, rindiendo memorias del estado de las guarniciones. (Lee párrafos de una de estas memorias que se refiere aL gran- progreso de l a oficialidad y de los cuadros en general. E l P R E S I D E N T E hace saber que estai noche se debe celebrar forzosamente sesión. E l presidente del C O N S E J O Acabo en diez minutos. Dice que en España el servicio militar dura menos que en otros países. Dice al S r Peyré que l a reducción del servicio en filas, como quiere este diputado, no representa economías. N o es dé creer que los soldados se reengachen por varios años por dos reales de plus. Y si se creaba un Ejército de soldados reenganchados con cinco o seis pesetas, se vendrían abajo todas las economías logradas, con las reducciones de servicios. Refuta inadmisible l a teoría de reducir las plantillas de ios Cuerpos. E l v e r d a d e r o aumento d e l presupuesto N o hay que pensar- -dice- -que el presuDice que el verdadero aumento del prepuestó de Guerra v a a ir creciendo progresupuesto de Guerra es de 15 millones de pe- sivamente es más: creo que con las, econosetas. Esta es- -dice- -la estricta y pura vermías que vayamos realizando en Marruecos dad. Y se ha de añadir que los quince m i y con la marcha natural de nuestros planes, llones se distribuyen así. cuatro millones se llegará a l Ejército eficiente que todos para mejorar las clases, 800.000 pesetas para deseamos. la ley de Reorganización de Inválidos, cinco H o y el Ejército no sirve ya sólo para millones para los hospitales para 1933, y mantener el orden. de los otros cinco millones, dos y medio son E l Sr. O R T E G A Y G A S S E T (D Eduarpara acuartelamiento de l a tropa, y el resto do. Ojalá. para iniciar l a mecanización del Ejército. E l presidente del C O N S E J O Y ¡se reintegrará a su verdadera función, que es l a de prepararse para l a guerra. (Aplausos. E l P R E S I D E N T E levanta T a sesión a las nueve y media de l a noche, anunciando que se reanudará una hora después. Esta Sociedad invita a sus obligacionistas del 5 por 100 y 6 por 100 a prestar conformidad a la propuesta formulada polla Junta general de la misma, suscribiendo al efecto la proposición que obrará en los Bancos en que han de hacer efectivos sus cupones. El Consejo anticipa que dicha propuesta ha sido, desde luego, aceptada en firme y suscritos los oportunos documentos por mas dé 276 tenedores que representan en total 8.112 títulos, o sea el 51,37 por 100 de obligaciones del 6 por 100 actualmente en circulación, y asimismo han aceptado, también en firme, las bases del convenio propuesto 15 S obligacionistas tenedores de 1.658 obligaciones del 5 por 100, que representan el 29,95 por 100 de las actualmente en circulación. l a Unión Eesin era Española, S. A. En síntesis, el convenio que la Resinera propone a sus obligacionistas es, respecto a los del 6 por 100, reducción en el interés de un Por 100. y autorización para verificar la amortización por sorteo, compra o subasta, y para los del 5 por 100, la prórroga del plazo de amortización y la autorización para realizar también la amortización por Borteo o compra, compensando a, estos f u t i mos, o sea a los del 5 por 100, con el aumento de interés, de un por 100. Sesión nocturna Bajo la presidencia del S r Besteiro queda abierta l a sesión a las, once y cinco de l a noche. E n los escaños hay regular concurrencia, en cambio las tribunas están muy animadas. E l presupuesto de G u e r r a Sigue l a discusión de este dictamen y comienzan las rectificaciones. E l S r F I G U E R O A se congratula de que el S r Azaña haya asegurado que este presupuesto no será aumentado en años sucesivos. Aboga por que se doten los servicios al efecto de una acción eficaz en las Bases Navales, y principalmente en las Mediterráneas. Lamenta que el ministro ás l a Guerra no hablase de lo referente para l a preparación de l a guerra química. E l Sr. P É Y R E apoyado por 1 a minoría a que pertenece, lamenta que no se encuentre, en el banco azul el ministro de l a Guerra. E l P R E S I D E N T E de la Cámara, asegura que no tardará en llegar; pero que l a C o misión podrá contestarle cuando guste. Los radicales protestan airados, y dicen que es una desconsideración l a ausencia del Gobierno. P a r a esto- -dicen- -más valiera no celebrar sesión. E l S r V E R G A R A declara que él contestará adecuadamente después de oír a l Sr. Peyré. El Sr. G U E R R A D E L R I O Nosotros consideramos una desconsideración, no sólo para esta minoría, sino para el Parlamento la ausencia del banco azul de los ministros. P o r tanto, mientras no haya nadie ahí seetado, esta minoría se considera ausente fiel salón. (Aplausos radicales. SÜMTA SI LA l i l i GENERAL AZUCARERA DE ESPAÑA Anteayer se celebró la Junta general ordinaria de accionistas dé la Sociedad General Azucarera de España, para la que se lian depositado 71.409 acciones. Después de leida la Memoria correspondiente a l ejercicio 1931- 32, los accionistas presentes, estimando que las explicaciones que contiene respecto a la gestión d e l Consejo eran amplias y precisas, no hicieron uso de la palabra, siendo aprobadas por unanimidad las propuestas que se sometieron a la decisión de la Junta,
 // Cambio Nodo4-Sevilla