Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 20 D E D I C I E M B R E D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G Lo esencial es que esta sociedad y su mo dulo podrido se destruyan Y a está ahí el caos, y sería cosa de din gir al profeta frases semejantes a las de! Aparisi, mujer de Yorfa, presidente, si no de los tristes, de los múltiples destinos: Qui- siste caos y tienes caos; apeteciste que el módulo podrido se destruyera y se ha des- truído; pero ahora es tu sitial el que bam bolea, y el tiempo el que habrá podido con- ¡vencerte de que no es buen sistema cantar las hazañas para evitarse el hacerlas, sino que es natural hacerlas para proporcionar- se el placer de cantarlas 1 CONFERENCIA D E DON ANTONIO GOICOECHÉA ACERCA D E LA TRADICIÓN ESPAÑOLA Y E L PROGRAMA D E LAS DERECHAS Enorme concurrencia y gran entusiasmo. E l concepto de la tradición. La tradición y Ja realidad española de hoy. El periodo del delirio gozoso y el comienzo del delirio trágico. Las formas de Gobierno no son accidentales. La unión de derechas. recto y cumplir su deber. Este no es otro que vaciar su inteligencia y su corazón, sin esconder un sólo repliegue de su espíritu, Madrid 19. A las once de la mañana del; sin disfrazar con eufemismos y veladuras su domingo se celebró en el Monumental C i- propio pensamiento. nema la segunda de las conferencias orgaLa claridad de la exposición no tendrá nizadas por el partido tradicionalista, que mas que un límite: el juramento que. a mí estuvo a cargo del ilustré orador D. Anto- mismo me he hecho de no combatir más que nio Goicoechea, el cual desarrolló el tema con verdaderos adversarios. E l adversario La tradición española y el programa de las tiene en el combate. dos derechos, que no derechas. pueden regateársele; tiene derecho a darnos La amplia sala del teatro, una de las más la medida del ataque y tiene derecho al mocapaces de Madrid, se encontraba llena de nopolio. Todos los que son más afinca son distinguido público. No. había. una sola lomás auxiliares, más colaboradores. Día de calidad vacía, permaneciendo much a gente: felicidad será aquel en que podamos diferende pie en el, pasillo central y en los latera- ciarnos aquel día consagraremos a nuestro les. Allí vimos numerosas damas, políticos, ideal culto más ferviente, porque lo defendecatedráticos, literatos, estudiantes y gran remos íntegro. Mientras, ése día llega, a escantidad de obreros. condernos, sin otra ambición que la de enBastante antes de la hora anunciada hizo grosar la legión de héroes desconocidos y su aparición en el escenario el Sr. Goioscuros. coechea, que fué. objeto de una gran ovaAgradezco a la Comunión Tradicionalista ción. Ocuparon la presidencia del acto el la hospitalidad que me otorga y la ocasión conde de Rodezno, el diputado a Cortes se- que me da para rendirla el tributo de mi adñor Roji y los señores Pradera, Arauz de miración y de mi respeto; mucho tengo de Robles y Chicharro. común con ella en la ideología. Admiro su lealtad y su integralismo, muchas veces ásPalabras del conde de Rodezno pero, pero siempre noble y desinteresado E l conde de Rodezno comenzó diciendo para su fidelidad caballerosa a un ideal. que la comunión tradicionalista, con el penEl concepto de la tradición samiento y el; sentimiento puestos al servicio de la Patria, proseguía la campaña iniciaL a base de nuestro programa es una pada el domingo anterior. Hoy brindamos labra- símbolo; una palabra que encierra en nuestra tribuna a un ilustre conferenciante, sí un. mundo de sentimientos y de ideas: que, si no está del todo identificado, con nues- tradición. tro credo, sostiene un pensamientq español Él patriotismo es una idea que no tiene auténtico, que encaja en la tradición. Nos- presente, sólo tiene pasado y porvenir. E l otros creemos que con el tradicionalismo pasado es la voz de los muertos que nos integral defendemos a Dios y a la Patria. invita a. 1 cumplimiento de designios proviEstamos donde siempre estuvimos, en nues- denciales; el porvenir son los ensueños, las tro solar, manteniendo intacta la, bandera esperanzas, la patria que aspiramos a ende, la tradición española gendrar. L a tradición es la parte más noble Aboga el orador por la colaboración no y seleccionada de los recuerdos del pasado, confusión, con todos aquellos que mantienen pero es también la parte más noble y seleclos postulados de la civilización cristiana. cionada de nuestros sueños para lo porDice, que antes las diferencias que había pa- venir. recían hondas barreras; hoy son matices seImaginar la Patria como reducida a los cundarios, porque, al atacarse el patrimonio hombres de hoy, sería suicidio, si no fuera espiritual, es necesario reaccionar, y es obli- crimen. ¡Hemos matado la patria de nuestros gado hacer una acción conjuntapara luchar padres! j decía no hace mucho un ministro. con mayores posibilidades de éxito. Los que eso piensan ignoran que el crear Y termina haciendo un caluroso elogio del nunca es acto independiente del pensar de las generaciones precedentes y quedan ante Sr. Goicoechea. (Grandes aplausos. la vida en esa situación de orfandad idéntica a la del leñador en pleno desierto, sin Discurso del señor Goi- bosque en que talar el filo de su hacha. Enorme concurrencia y extraordinario entusiasmo El período del delirio gozoso y el comienzo del delirio trágico E l período del delirio gozoso duró desdé los comienzos de la Revolución hasta el 11 de mayo. Durante él parecía que el nuevo régimen quería conseguir la tradición, apo- yándose en ella. Se le colocó bajo la advo- cación de San Vicente Ferré r. J Durante el siglo x i x corrió como muy, popular la frase de un politico español para quien la Revolución era sólo la ejecución, simultánea de dos himnos: el Himno de ¡Riego y L a Marcha del Nuncio. Ahora ibani a ejecutarse dentro de un conjunto orquestal perfectamente armónico, 110 discorde, sino concorde o, si queréis, concordatario A l comienzo del delirio trágico se inició, con los incendios del 11 de mayo, la ruta ascensional que es de rigor en revoluciones análogas. Esos incendios se convirtieron en este perpetúo y devastador incendio moral, que amenaza reducir a pavesas cuanto queda de noble y de grande en el alma española. ¡La exacerbación del delirio trágico c o i miehza el 10 de agosto. Juzgamos de esos! sucesos con la Constitución y las leyes eti la mano. L a historia. acaso juzgue de otro modo y circunde a los actores con el nimbo glorioso que aureola a los mártires. ¡Desde entonces el Gobierno tiene el programa de destruir todo lo que se opone a sus designios. Se opone la Constitución, y se la destruye. Se opone la propiedad, y se; la confisca. Se opone parte del Ejército, y se disuelve. Se oponen los derechos individuales, y ya no hay derechos. Se opone la Iglesia, V se la recluye en los templos, come a una fiera acosada. Se oponen los ciudadanos, y se les persigue. Y a no se opone sólo el que realiza un acto de agresión, sino el que hace un gesto de indiferencia, el que asiste a la Iglesia, el que incurre en el desagrado del que manda. Y el Gobierno son. dos Poderes, un poder legislativo y un poder policíaco, que actúa en el secreto, cori fondos secretos en abundancia para la invesr tigación y con penas secretas para la represión. Este procedimiento es equivocado; es la confianza la que engendra leales el terror sólo hace aparecer serviles e hipócritas. 1 1 1 coechea A l dirigirse a la tribuna D. Antonio Goicoechea, el público, puesto en pie, le hace objetó de una ovación, que dura largo rato. Pocas veces- -comienza diciendo- -he hablado con emoción tan honda y con tan iustificado temor de no saber responder a vuestra. expectación y satisfacer vuestros deseos. ¡Qué más quisiera yo que recoger vuestros latidos, servirle deshilo conductor y acertar a ser vuestro intérprete. Dice que ño tiene más que un medio de soslayar, ya que no de vencer, la dificultad del empeño; echar a andar, por el caminó Suspended ahora la crítica, aunque sean bien abundantes los motivos para ella. Pensemos, no 1 los deniás, sino en nosotros mismos. A este conjunto, cada vez más numeroso, de hombres que queremos defenderLa tradición y la realidad españo- nos y oponer un dique a la arbitrariedad de arriba, nos liga un nexo ideológico, porla de hoy Si h ay un ejemplo- vivo que demuéstrenla que si no existiera, seria baldía nuestra taimposibilidad de no contar con la tradición, rea. Y o no soy su definidor, ni aspiro a ser ahí está lo sucedido desde el 14 de abril has- su caudillo, pero digo lo que pienso y siento, ta el día. Nunca se ha forjado cuadro más para entregarme a vuestro juicio. Hay que claro de los frutos que puede cosechar el elaborar un programa y hay que elaborarlo iíusionismo nacionalista con que se preten- con la vista puesta en la tradición. Pensande suplantar a la tradición. U n hombre nue- do en lo que nos une y aun en lo que nosi vo, el mismo que hoy está al frente del Go- separa, hay varios problemas básicos en que bierno, había predicho lo que había de acon- la tradición nos señala el camino a seguir. tecer, en un discurso del Ateneo de 1930: La restauración del pensamiento español, Cuando me hablan del caps social, me río Esta es la labor más urgente de todas. Viví El contenido de la tradición
 // Cambio Nodo4-Sevilla