Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El autor de la muerte de su novia, en Mieres, se fuga de la cárcel y es detenido en Madrid es simple apariencia. Entonces se apodera de él el temor a ser víctima de otra ilusión óptica y queda acobardado, paralítico, sin atreverse a dar un paso. Y desconfía de todo, incluso de sí mismo, convencido de que cuanto ve es sólo apariencia. ANTONIO AZPEITUA C O M O SE H A CONTESTADO A AZAÑA E l resultado de las elecciones para el p r i mer Parlamento de Cataluña es de una elocuencia aterradora. Dice bien claramente que España, la E s p a ñ a española, ya poco tiene que hacer en Cataluña, salvo el comprarle paños de Tarrasa y calcetines de Mataró. E n el orden espiritual, nada. E l nacionalismo, un nacionalismo adverso a España, d i gan lo que quieran ahora los beneficiados con el Estatuto, ha triunfado como más no podían desear los catalanistas. Aquellas personas que por espíritu partidista tienen interés en ocultar y hasta en negar el verdadero estado sentimental o de opinión de Cataluña, afirmando que la República y el Estatuto han obrado el milagro de convertir a los separatistas en los más entrañables amigos de E s p a ñ a se hacen ahora el desentendido ante la gravedad que para E s p a ñ a para la E s p a ñ a española, re- presenta el resultado de las elecciones de noviembre último. Algunos se salieron con que era un triunfo de las izquierdas, pasando por alto su marcadísimo significado nacionalista. ¡S i no fuera m á s que un éxito izquierdista! Porque con una izquierda, por radical que sea, no se rompe la unidad española; mientras que con un nacionalismo que tiene un historial de treinta años verticalmente separatista, sea de derecha, sea de izquierda, se va fatalmente a una catástrofe. Pero es que ni siquiera el triunfo de la esquerra ha sido esencialmente i z quierdista. L a votaron miles de electores de derecha por la significación agresiva y de malquerencia a E s o a ñ a de M a c i á y de a l gunos candidatos m á s N o es que estuvieran dispuestos a sacrificar sus intereses en aras Francisco Martínez Castañón, por haber dado muerte a su notw, en Mieres, se hallaba preso en la cárcel dé Oviedo, Puesto al habla con un sujeto de Madrid, éste falsificó Ja firma- del presidente de aquella Audiencia en tina supuesta orden de libertad, también hecha por él, y Francisco salió a la calle y vino a la capital de la nación, donde ayer fué detenido. rito- ostentatorio del legislador sin propósito de dar a la ley otro alcance. N o faltará quien replique que atribuímos al legislador un defecto o falta m á s achacable al gobernante encargado de aplicar o ejercer la ley. Cierto; entre la ley y el ciudadano se interpone el gobernante, y, con frecuencia, la ley queda vacía de contenido por l a acción gubernamental. Pero observamos en este período de la vida estatal española una, estrecha coincidencia del legislador con el gobernante. L o s dos papeles e s t á n confiados a una misma persona, lo que permite concluir que fué la apariencia l a meta de la aspiración. Y confirma nuest r a afirmación el subrayado que hemos visto poner por hombres partícipes a la obra legislativa de Ja República. E l mundo no oculta su admiración por el Código constitucional y las leyes derivadas de é l E n efecto, nos hemos puesto vestiduras muy modernas, casi hemos acentuado el figurín de la audacia. L a apariencia está lograda. No puede asegurarse que hubiera reserva mental en los cortadores del traje, porque ello implicaría creer que se detuvieron un momento a pensar en lo que obligaba la vestimenta adoptada. E n realidad no sintier o n el titubeo. P o r qué habían de permanecer suspensos en el punto de saber la concordancia del principio legal inscrito y su aplicación? T e n í a n la convicción a priori de que el conjunto de los ciudadanos estaba penetrado de ese mismo afán de apariencia. li El sujeto de Madrid que por mil pesetas preparó la falsa orden de libertad es éste. Se llama José María Lopes Martines, el Maestro Vino de Oviedo con Francisco y se disponía a facilitarle también la fuga al extranjero. Vivía con una mujer que aparece casada tres veces. mientras se establezcan sobre ficciones. Y todo el mecanismo se levanta hoy sobre un supuesto. Cierto que hay una anuencia general para aceptar el supuesto como un v a lor efectivo, y de este modo es posible la negociación. Pero siempre estará la negociación en un terreno inestable, y cuanto construyamos sobre cimientos tan frágiles amen a z a r á ruina. L o primero que el hombre precisa para desenvolver su acción es saber a qué atenerse, es decir, el dintorno ancho o limitado señalado a su libertad. Triste le será comprobar la mezquindad del recinto, pero ha de ser m á s terrible descubrir gue el campo dilatado ofrecido a su expansión E n otras latitudes políticas donde la ley tiene mayor alcance el legislador no se arriesga m á s allá de un límite que considera posible. Porque el ciudadano se empeñ a en i r hasta él con un espíritu intransigente. E n E s p a ñ a no hay que temer semejante reclamación: ¿acaso la vida individual se ajusta a otro concepto? Cuando el puet hlo quiere expresar la eficiencia de un insf truniento aplicado a una tarea dice que dis pone o está falto de herramientas aparentes. E s t o es, equipara aparente con apropiado, útil, eficaz. T a n hecho está a que la apariencia baste. A h o r a bien, nuestro discurso carecería de sentido si nos limitásemos a revelar ese rasgo dominante y característico de la idiosincrasia española. Debemos concederle adem á s toda la importancia que tiene. L a s relaciones entre individuos y entre colectividades no tendrán consistencia o substancia En la iglesia de Nuestra Señora de Covadonqa se celebró ayer tarde la boda Je la bella señorita Marta del Pilar Lopes Hev ia con el distinguida publicista don José Luis Pando Baura. Apadrinaron a los contrayentes la hermana del novio, doña Asunción, y el hermano de la novia, D. José, (Foto Duque.
 // Cambio Nodo4-Sevilla