Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 22 DE DICIEMBRE DE 1932. NUMERO SUELTO 10 CENTS. REDACCIÓN: P R A D O DIARIO ILUSTRADO. AÑO VIGESIMOOCTAVO N U M E R O 9.237 SEVILLA P E S A N SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES Y ANUNCIOS, M U S O Z O L I V E C E R C A N A A T E T U A N N o habrá elecciones parciales por ahora. D e l modo que iban a ser, no interesaban a l a oposición, y para el Gobierno sólo presentaban la molestia y los enojos dé un. pequeño encasillado y de una disputa intestina. P r o bablemente por ésto ha cedido con tanta facilidad a la dilación. S i las que sa convoquen para mayor número de vacantes y con otro Censo van a coincidir con las municipales, aquéllas perderán importancia, y el interés político será de las otras, por su extensión y su alcance plebiscitario. Conviene, de todas maneras 3 a convocatoria para las de diputados, porque supone la aplicación de las incompatibilidades. Tantos puestos como dejen los. incompatibles, serán los votos que han. actuado indebidamente en la deliberación y aprobación de las leyes; por lo que nunca tendrán explicación satisfactoria las ocultas resistencias que ha encontrado una ley aceptada si discusión de las minorías, y cuyo contenido, so pena de escándalo, no podía ser distinto del que apadrinó teóricamente el Gobierno. Pero s i el Gobierno ha cedido en lo que se refiere a la extensióa y al censo de las elecciones parciales parlamentarias, no ha querido dar prenda n i comprometerse para lo más necesario en cualquier convocatoria: las garantías de legalidad. E l Sr. Azaña dice que la ley de Defensa no estorba a la sinceridad y a l a libertad de las elecciones; y n i quiere oír hablar de las otras leyes de excepción. Parece muy mal dispuesto a prescindir de las medidas dictatoriales en ningún caso como dice a menudo l a Constitución, cuando pretende atajar las tentaciones despóticas. Peno l a ley de Defensa envuelve l a prohibición y el riesgo de las propagandas más indispensables en una elección, y su texto es de tal índole, que bastará reproducirlo para justificar el retraimiento absoluto de las oposiciones y dejar en postura suicida al Gobierno que lo im- ponga. ¿E s que a título de merced y tolerancia durante el período electoral va el Go- bierno a sufrir- -interinamente, con las reservas que se le ocurran- -lo que de modo tan severo castiga una hora antes y una. hora después? N o es la garantía, no es la seguridad, n i siquiera l a probabilidad de l a propaganda lícita sin riesgo; por esa misma razón: por lo que puede ocurrir des- pues. N o se olvide que la ley de Defensa no es de defensa, sino de ofensiva y de represalias. D e otras garantías habrá que hablar si llega el caso de que el Gobierno afronte una convocatoria y no quiera quedarse solo. L a gran influencia del Gobierno municipal en los escasos locales se le puede tolerar al sufragio, pero no a Jas Comisiones Gestoras, n i a las manos en que muchas de estas Comisiones han caído. ¿Con qué cara negarían los partidos republicanos a la oposición la fórmula que exigieron y obtuvieron en abril contra las Corporaciones de nombramiento ministerial? SIN GARANTÍAS V é a s e e n nuestras páginas deportivas la interesante Ajedrez sección de Madrid 21. Dieciocho Asociaciones que cumplían fines benéficos o culturales en las provincias de Albacete, Alicante, Almería, Baleares, Logroño, M u r c i a y Oviedo, arbitrando recursos por medio de sorteos, y a las que se había ordenado que en 31 de diciembre próximo suspendieran sus rifas, declaradas ilegales desde 1933, han sido autorizadas en un nuevo decreto del ministerio de Hacienda para usufructuar, durante diez años más, este procedimiento recaudatorio, a condición de que disminuyan de semestre en semestre, en un 5 por 100, los números entregados a los designios del azar, teniendo así tiempo para arbitrar, paulatinamente, otros recursos, sin que se interrumpan las obras de misericordia que realizan. L o interesante de esta disposición ministerial- -que en el transcurso de diez años podrá sufrir nuevas modificaciones- -es que él preámbulo con que se le ha llevado hasta la firma del presidente de la República constituye una nueva disertación burocrática sobre la baja persistente de uno de los ingresos que parecían más consolidados y fáciles de nuestro Tesoro: la llamada renta. de L o terías, sin que, en realidad, n i en este decreto, n i en sus precursores de 31 de marzo y 30 de abril, se plantee, franca y totalmente, esta ardua e inesperada crisis fiscal. S i n embargo, en el nuevo texto se hace constar l a necesidad en que se encuentra la H a cienda de defender la Lotería nacional de los competidores y parásitos que le salen al paso y medran a su costa. Entre estos enemigos se señala, principalmente, la difusión perniciosa que va alcanzando la combinación llamada de las terminaciones, que debe ser objeto de enérgica persecución por parte de los delegados y subdelegados de Hacienda, por tener el carácter de rifa ilegal. Hace casi un año, A B C habló en esta misma página de la difusión en provincias, singularmente en las poblaciones pequeñas, de esta carcoma de la Renta nacional, que en. algunos lugares había llegado a organizarse en forma de cooperativas de jugadores, desengañados de las escasas probabilidades de ganancias y menores incentivos de emoción que encuentran en los sorteos oficiales. Y a entonces indicamos que ese juego, corriente en muchos países donde el Estado no explota el azar, y que ha hecho verdaderos estragos en los Estados Unidos, designándosele con el nombre hispano de l a bol i t a era un solo factor, el menos importante acaso en las causas del descenso de venta de l a Lotería Nacional, demasiado sistematizada y, acaso, envejecida en su organización. L o que acontece es que desde que se inició la baja en la Iíacienda no se ha hecho nada, aparte estos rigores contra las rifas particulares, para evitar el riesgo de verse el Estado convertido en jugador de su propia Lotería, como se ha señalado en el estudio técnico publicado hace pocos días pov la Revista de Economía y Hacienda. E n 1931, no se atendió a la realidad, que ya se manifestaba claramente, y se elevó de setenta a ochenta m i l el número de billetes que habían de venderse en el sorteo de N a vidad, del que anteriormente se agotaba la. emisión apenas mediado el año. N o salió mal librada la Hacienda, porque el premio RIFAS B E N É F I C A S Y TERMINACIONES mayor, en sus dos series (treinta millones de pesetae) correspondió a uno de. los quince m i l números que quedaron sin vender. E n el año actual se ha disminuido la tirada en diez m i l billetes, sin calcular con que, las causas del descenso, no sólo persistían, sino que se agravaban en materia de tan; compleja psicología como esta explotación industrial del azar, por el hecho mismo de que el premio mayor del sorteo quedara en poder del Tesoro. E n efecto, parece que el: sobrante de billetes en el sorteo más famoso y codiciado de nuestra Lotería Nacional excederá de ocho m i l billetes, que representan dieciséis millones en los ingresos calculados. Nos parece que sería prudente estudiar en toda su complejidad la situación creada, tanto más cuanto que la realidad existente ha de agravarse por la anunciada creación de Loterías en Tánger y en A r g e lia, y por la propaganda oficial que se hace contra la Lotería española en Francia y en Marruecos. 1 1 LA S I T U A C I Ó N POLÍTICA Y PARLAMENTARIA La comisión de Presupuestos, por un soio voto d e mayoría, acepta la o r d e n ministerial de H a c i e n d a sobre el t r a s p a so de ingresos y c o n t r i b u c i o n e s a la G e n e r a l i d a d de Cataluña Se esperaba con interés la reunión de l a comisión de Presupuestos, citada para ayer por la mañana, con el fin de resolver definitivamente acerca de la orden ministerial de Hacienda sobre el traspaso de ingresos y contribuciones a l a Generalidad de Cataluña. Se recordaba que la actitud de las minorías de oposición determinó el aplazamiento del acuerdo hasta ayer. Asistieron casi todcs los vocales, y tan pronto como abrió el debate el Sr. Vergara, presidente de la Comisión, usó de la palabra D A b i l i o Calderón, para subrayar la trascendencia de l a orden ministerial con una autorización para el ministro, de una amplitud desconocida hasta hoy en los anales parlamentarios, Añadió que el Parlamento, de ser incorporada la autorización al articulado de l a ley de Presupuestos, ignoraba en absoluto en qué consiste el traspaso de servicios y la cesión de ingresos y contribuciones. D i j o también que cifrado como está el presupuesto, es imposible sustraer de él cifras que representan más de cien millones de pesetas, sin quebranto de la ley económica del Estado. E n último término pidió que l a Comisión rechazara la orden ministerial. L e contestó el Sr. Corominas, catalán, para insistir en su criterio de que la tírden ministerial significaba el cumplimiento estricto del artículo 16 del. Estatuto de. Cataluña, y que, asignándose a la región autónoma determinados servicios, era natural que fuesen ácomipañados de las consignaciones necesarias. Se leyó el artículo 16 del Estatuto y se vio que en él sólo se especifican las facultades cedidas a la región, pero no otra cesa. Intervinieron luego los Sres. Cornide, Fanjül y Guerra del Río. E l primero, en un extenso discurso, se opuso a la aprobació
 // Cambio Nodo4-Sevilla