Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 23 D E D I C I E M B R E D E 1932. N U M E R O S U E L T O ÍOCENTS. DIARIO ILUSTRADO. A Ñ O VIGES 1 MOOCTAVO N U M E R O 9.23 8 REDACCIÓN: PRADO D E SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES Y ANUNCIOS, MUÑOZ OLIVE, CERCANA A TETUAN, SEVILLA E n la nueva casa de Ja Lotería. E l sorteo. ¡V a bola. ¡El primer millón! La tercera tabla. La cuarta, A las doce y media terminó el sorteo. V i s i ó n de conjunto. E l sorteo en la casa de la Lotería Este a ñ o la Fortuna se ha mudado y ofrece a sus numerosos admiradores su nuevo domicilio en la calle de Montalbán número 8, edificio de la Lotería Nacional. Es una admirable construcción, donda la personificación del destino ciego y caprichoso encuentra su albergue en amplias salas y corredores claros, por cuyas cristaleras entra tímidamente l a luz de esta m a ñ a n a de diciembre y avanza desconfiada por los suntuosos departamentos, con las que aún no se ha familiarizado. Y a la nueva Casa de la Fortuna acud- e un numeroso público, deseoso de presenciar las incidencias del sorteo. Una tardía tolerancia de las autoridades ha permitido la formación de la clásica cola, que también se encuentra con la timidez de hallarle en casa ajena. Ocupa el primer lugar Antonio Rivera, al cual le acaricia la suerte desde primera hora de la mañana, porque minutos después de las ocho, un caballero llamado E m i l i o Guillen, que ha venido de Barcelona con el único fin de presenciar el sorteo, le da cien pesetas a cambio del puesto. Otros puestos fueron vendido; también; pero a precios que no excedieron de los cinco duros. A la hora de empezar él sorteo, el nuevo salón de l a Lotería está completamente lleno de gente. Resultan. insuficientes los bancos, y numerosas personas se deciden a presenciar el sorteo de pie. Minutos antes de las nueve queda constituida l a Mesa, que forman los siguientes s e ñ o r e s Presidente, ilustrísimo señor don Ramón Elizalde Suárez, jefe de, la sección de L o terías. Vocales, D Rafael Villcslada Gutiérrez, interventor de la misma; D Ángel Retorti 11o de León, jefe del Negociado. de A d m i nistración, y D Eduardo Álvarez, concejal del excelentísimo Ayuntamiento de M a drid. Se da la señal del comienzo del sorteo y el funcionario correspondiente hace constar los números que en él figuran y los pone a disposición del público. U n a bella joven aprovecha l a oferta y pide que se le muestre el 24.645. Se le muestra, la muchacha expresa su satisfacción y su agradecimiento con una mirada intensa, y empieza el recuento de bolas. Estas bolas que aquí, como en la vieja Casa de la Moneda, ascienden por la jaula cilindrica y penetran en el bombo en el que están clavadas las miradas todas de estos visitantes de la fortuna. Y mientras suben las bolas, llegan los niños del Colegio Municipal de San I l defonso, que han de cantar y extraer los carneros y premios. i H e aquí la lista: 1 Tablas primera y quinta: Canta números Eloy M a r t í n canta premios, Pedro- Redruello; extrae números Carlos Bóveda; extrae premios, José Arjona. Tabla tercera: Canta números, Joaquín Blanco; canta premios, Juan Chillida; extrae números, José P é r e z extrae premios, Manuel Mateos. Tabla segunda y pico: Canta números Manuel. B e j a r canta premios, Carlos F l o res extrae números, Guillermo R u i z extrae premios, José Lorenzo. Tabla cuarta: canta números, José A r r o yo; canta premios, Manuel Saco; extrae números, Á n g e l M a r t í n e z extrae premios, Fernando H e r n á n Suplentes: Vicente Lampaya, Ángel A y llón, Alejandro Martínez, Antonio B l a n co, Pablo Bengoa, Julio Lamadrid, Ramón Gálvez e Isidro Fernández. Cuándo han entrado todas las bolas en el bombo ocurre la catástrofe, que pone en conmoción al público. E n el momento de separar la caña o manga por cuyo serpentín ascienden ¡as bolas, yantes de haberse cerrado el bombo herméticamente, un movimiento brusco de este último hace que se salgan de él las bolas números 33.804 y 2.700. Las evadidas, que a tan poca- cosía han recobra- do su libertad, ruedan alegremente y caen a un pequeño sótano que coincide con la caña de la espiral. L a emoción es enorme. U n a voz de los encargados de manipular en los aparatos advierte al público la anormalidad. Circula el rumor de que hay que hacer un nuevo recuento de bolas, complicada operación que duraría más de tres horas. L a voz del presidente tranquiliza a los circunstantes. Don Ramón Elizalde Suárez explica 1o ocurrido. E l mecánico encargado de manej a r el serpentín y los bombos ha sufrido una equivocación y ha dado a la palanca de movimiento del bombo antes de que éste fuera, cerrado. -dnmediatamente- -anuncia- -se va a proceder a retirar todas, las bolas que entraron en. e! bombó y. a hacer nuevo recuento con- el juego de bolas de repuesto, que existe para estos casos. Las palabras del presidente tranquilizan al público, vuelve la paz a los espíritus y vuelven a salir las bolas que entraron en e l bombo. Antes de dar comienzo a las operaciones, un funcionario muestra al público una ca. ña conductora de bolas, que con motivo, del incidente se ha desfigurado. Como no hay otra de repuesto es necesario proceder al traslado de bolas al bombo, por el sistema antiguo. Otro funcionario torna a proclamar: -Este sorteo consta de treinta y cinco mil números. S i alguno de los presentes quiere ver alguno puede solicitarlo en el momento de cantar el millar correspondiente. E l efecto que producen estas palabras es desastroso. Son innumerables los presentes que solicitan ver sus números y l a operación se retarda con este motivo. A l final cada petición es respondida con un abucheo general, pero los desconfiados no cejan por eso y continúa la lluvia de solicitantes, entre ellos la muchacha que pidió su n ú m e r o la vez anterior. Alguien le pregunta su nombre y ella se niega a darlo; pero es i n ú t i l ya tiene una designación. Entre los concurrentes al acto se l a conoce ya por. l a N i ñ a de l a Bola. Por el procedimiento primitivo del cesto y del embudo, entra en juego el segundo repuesto de bolas. E l intermedio da lugar a regocijados comentarios y frases reveladoras del ingenio de los circunstantes. A las once menos veinte han entrado todas las bolas en el bombo. H a y unos aplausos, que el presidente apaga con la campanilla. Se procede al recuento de los premios, que entran en su bombo correspondiente; salen los niños que forman l a primera tabla y da comienzo el sorteo a las diez y cuarenta y cinco. V a bola! E l o y M a r t í n canta el primer n ú m e r o ¡V e i n t i d ó s m i l quinientos diecisiete! ¡Diez m i l pesetas! -responde Pedro Redruello. Y empieza la pedrea de premios de 10.000 pesetas. Nada de particular en el comienzo de esta tabla, a no ser l a aparición de un 23, peladísimo número, premiado con 10.000 pesetas, que produce murmullos en el concurso y l a del primer premio de categoría: el 30.052, al que corresponde el primer lote de 25.000. pesetas. Las dos series han ido a parar, seg ú n comunican, a Palma de Mallorca. Siguen los premios menores y sale el 22.109. N ú m e r o al que corresponde el séptimo premio, 150.000 pesetas, repartidas entre Alicante y M a d r i d el billete ha sido vendido en la administración n ú m e r o 5, de üoña Manuela. de Pablo. A este n ú m e r o sigue el 30.128, premiado con 50.000 pesetas, que parten para. Málaga, y salen los niños de la segunda tabla que, al empezar, cantan el 14.938 y 25.000 pesetas a continuación. Pocos números más y sale el 1.403, premiado con 60.000 pesetas, que van a Valencia. L a s 25.000 anteriores pertenecientes al 14.938 se las han repartido, según nos dicen, entre Sevilla, Valencia, Barruélo de Santillana y Vél ez Rubio. ¡N a d a m á s! Siguen el 4.782, premiado cotí roo. cod, que se reparten entre M a d r i d y Astórga; en la calle Mayor, 37 Administración número 10; ha sido vendido el número. E l 15.271, con otras 100.000, que corresponden a M a drid y Barcelona; y a continuación sale otro premio de 60.000 pesetas, que corresponde
 // Cambio Nodo4-Sevilla