Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Gran córralo donde los perros pueden retasar a sus anchas. amenazadas de. derrumbamiento, siguieran manteniéndose en su mismo alto nivel, mientras que otras acusaron notables mejoras al refrescar la sangre mediante la aportación, de sementales adquiridos fuera de España, algunos campeones en las mas notables Exposiciones internacionales. H o y el galgo es el perro obligado; y esto nos indujo a visitar nuevanrérite su perrera, seguros de encontrar algo interesante. E n pleno campo, en las proximidades de la Dehesa de los Carabancheles, tiene levantado el edificio ad hoc. Los cuidados que la higiene demanda están atendidísimos dormitorios amplios, ventilados, con mullidos lechos de limpia paja; patios abiertos donde se sirven las comidas en los días en que la lluvia no lo impide; gran corralón, a modo de campo de recreo, donde los perros pueden retozar a sus anchas; botiquín no falta detalle alguno. Veíamos a nuestros antiguos conocidos Floridor, Sancy Boy, Jowney s End, Fashionablc Shade, Artftil Choree; y con ellos a nuevos y notables ejemplares, como Cohnlon, M illivahro Hauk, Bovenay Archer, Kchen Lil y Tit, y alternando con esta verdadera aristocracia galguística, otros ejemplares de m á s modesta categoría, españoles y cruzados, que en la caza y en el canódromo esperan hacer lucido papel. H a y cruzados ingleses e irlandeses, sin que falte el pura sangre nacional, tan escaso; en la actualidad. L a revolución en esta raza canina la ha hecho el canódromo. S i n él no hubiesen venido a E s p a ñ a esa importante cantidad de notables ejemplares ingleses e irlandeses, de gran valor y mérito. Indudablemente para el canódromo son éstos m á s a propósito, m á s que para la caza tal y como entre nosotros se practica. T i e nen, empero, el inconveniente de ser muy delicados de huellos, por esa costumbre t pisar siempre sobre terrenos húmedos y Mandos, de hierba generalmente, y además, por la energía con que se emplean al correr. E l problema que está en vías de solución es el saber si los pura sangre nacidos en España quedan exentos de estos, peligros, cosa que parece muy posible por la adaptación al medio. Esto lleva consigo el que el cuidado que se le presta al galgo sea m á s atento que el de antes, y así ya se van- vien: do, no sólo cómo van desapareciendo el ciático tipo de perro hético, sino la exquisita presentación de muchos de ellos, de pelo lustroso y fino, de fuerte musculatura, y en genera! de perfecta salud. Que así lo enseña con el ejemplo de sus perros el conde de Lérida. Y se veía durante las carreras de galgos cómo los más modestos de los propietarios y de los entrenadores aguardaban el final de una prueba en 1 a que su perro participa, con la manta debajo del brazo para abrigarlo terminado el esfuerzo. E l pan duro, el maldito chicharro y la ausencia de la carne toca a su fin. E r a hora de empezar a cuidar esta raza que por estar tan mal alimentada y peor tratada amenazaba su total extinción. U n momento m á s nos detenemos en la visita a esta perrera. E n su pequeño canódromo iban a realizarse unas enseñanzas a los noveles corredores. Se prepara la jaula automática, en la que entran, con los. cachorros primerizos, a la vieja y maestra Samariiana. Se coloca la liebre mecánica, y la trompetilla da la señal de empezar. Saviaritana prueba su experiencia en el asunto y tras de ella van en alegre jugueteo los candidos alumnos. L a prueba resulta perfecta. Estrechamos la mano del simpaticón conde, de este deportista tan de verdad, tan dé corazón, y en nuestro automóvil (nuestro alquilado automóvil) nos volvemos a esta ciudad tan alegre y confiada como) o es Madrid. RUBRYK Samariiana prueba su experiencia en el asunto... (Fotos Pórtela.
 // Cambio Nodo4-Sevilla