Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 28 D E D I C I E M B R E D E 1933 EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 21. L o mismo ocurre con la contribución de utilidades. L e llama l a atención la forma cómo se han de ceder las contribuciones de industrial y de Timbre, que requieren una aclaración del Sr. Corominas. Cree que el artículo 47 es informal con respecto a la Constitución; y con referencia a la parte económica del país, enormemente peligroso. Cree no es exacto que el ministro de H a cienda no yaya a hacer sino ejecutar los acuerdos de la Comisión mixta, porque tendrá que autorizar el pago en la cuantía precisa, según los. gastos que realice l a Generalidad. E l S i C O R O M I N A S contesta que n i l a Comisión m i x t a n i el ministro, n i el Consejo de ministros podrán hacer nada fuera de los límites del presupuesto. E x p l i c a cuál es el fondo de la autorización, por medio de un ejemplo: Cuando, pasados unos, meses, la Generalidad altere el destino concreto de los créditos, para un número determinado de funcionarios de uno u otro ministerio, la Intervención General preguntará cuál es la base legal en que aquella determinación de variar tales funcionarios se funda, y entonces se le podrá contestar que en virtud de esta autorización que se pide a las Cortes en. el artículo 47. Estima que el. concierto con las Vascongadas y Navarra, fué mucho más complicado. E l Sr. R O Y O V I L L A N O V A Pero esa ley. l a dio Cánovas, que era un reaccionario, y aquí todos somos liberales. E l Sr. C O R O M I N A S Contesto al señor Sánchez Román, a quien digo que es imposible resolver en una ley todos i casos prácticos que expuso, razón, por l a cual se concede esta autorización al ministro. s i i i i i i i i i i i i i i i f iiiosi f íiiifiiifiif pueden dirigirse a nuestras oficinas en ia Gaüe ¡M O Z OLIVE, o por teléfono a nuestra administración, n. 32689 Precio de ía suscripción: 3 PESETAS AL MES, incluidos los Guatro números extraordinarios de los domingos, cuyo precio es de veinte céntimos J 1 S e trata de u n procedimiento p o lítico indecoroso E l Sr. S Á N C H E Z R O M Á N mantiene lo dicho, pues es muy peligroso conceder una autorización plena, que nadie sabe a dónde nos puede llevar. Nuevamente cita el ejemplo de l a cesión del impuesto de derechos reales. E l artículo 47 del proyecto deja en manos del ministro ceder todo lo que allí se liquide, o sólo lo. que allí radique. ¿Qué va a hacerse? Sin volumen n i cantidad, no hay posibilidad de determinar l o que se cede. (Muy bien. Y esto -añade- -es un procedimiento político indecoroso. (M u y bien. Rumores. Cita lo que ocurre en otros, países, y cuál es l a situación creada aquí. Como no se sabe qué camino seguir, qué sistema emplear, se te dice al ministro: T ú lo resuelves como quieras. Y esto no puede ser. (Muy bien. en su cuantía, al arbitrio del ministro de Hacienda. Y añadía que éste resolverá cómo se han de liquidar los derechos reales. Contesta el Sr. Carner que este tema no lo resolverá la Comisión mixta n i el ministro de Hacienda. Y a hace muchos a ñ o s- -añade -que el pleito se estableció con el concierto económico con las Vascongadas, que todos los días da lugar a interpretaciones en la Administración y sus T r i b u nales. Habrá que dictar normas, porque el ministro de Hacienda no va a resolver por sí solo, nada. N o es partidario de la cuenta de Tesorería de que hablaba el Sr. Alba. Este prevé el establecimiento gradual del Estatuto, y esto es lo que se ha de hacer, probablemente, con la. cesión paulativa y gradual de algunos servicios y el traspaso de algunos tributos. E l Sr. S Á N C H E Z R O M Á N glosa el artículo 116 de la Constitución, que impide que, con motivo de la votación de un presupuesto, se exploten y mezclen en éste otras leyes de carácter económico, siquiera sean urgentes y necesarias. Califica de posición francamente inadmisible en el Gobierno ésta de situarse decididamente enfrente de la Constitución. E l ministro de H A C I E N D A f N o hay nada anticonstitucional. Este artículo es necesario para la aplicación, no del Estatuto, sino del presupuesto. (Aprobación en los catalanistas. E l Sr. N I E M B R O defiende otro votó particular al mismo artículo, diciendo quel, no- procede la autorización. 4 E l señor M a u r a dice al ministra de H a c i e n d a que con esta a u t o rización contrae enorme r e s p o n sabilidad E l S r M A U R A dice qué hay algo oscuro en el proyecto, que es menester que quedeclaro como la luz del día. Pregunta al minis- tro de Hacienda si se da cuenta exacta de la responsabilidad que contrae. ¿Añade que la Comisión mixta fué creada para cifrar los gastos de los servicios que se traspasaran a la Generalidad. Analiza la, distribución que hace el artículo 16 del E s- tatuto de los ingresos destinados a cubrir; las atenciones que se traspasan. L a Comisión está hoy con los horrores del traspaso de servicio, y terminada, ésta cifrará los gastos. Después ha acabado su misión. (E l Sr. Corominas hace signos negativos) N o mueva l a cabeza el Sr. Corominas, porque aquí vamos a acabar locos todos (Risas. E l Sr. Carner- -dice- -queda facultado! para ensanchar y estirar los. ingresos. Hasta -cubrir esos gastos, por ejemplo, la Contribución territorial varía, según se tome el importe del repartimiento del cupo o la r i queza catastrada. E s a autorización es tal, que el Sr. Carner debería espantarse de ella. L a mujer del. César, al lado del Sr. Carner, vivía en el Claustro. E l Sr. S A N T A L O ¡Vamos, vamos! E l Sr. M A U R A Creo que nos interesa a todos que tengamos ocasión de discutir estas cosas en el Parlamento español. Este régimen peligrosísimo de las autorizaciones ministeriales- -añade- -es anticonstitucional y antiparlamentario. N o sabe él. Sr. Carner adonde va. Nosotros estamos, a exigir inexorablemente las responsabilidades que sean precisas. E l ministro de H A C I E N D A Estoy perfectamente tranquilo. Reconoce que la m i sión de la Comisión es cifrar los servicios; pero no es esta su misión única; ya están cifrados los servicios- -dice- ¿Qué se hace después? Viene la cesión de impuestos. E l Sr. M A U R A Pero, permítame su señoría. E n la ley, a partir de aquel momento, ya desaparece la Comisión mixta, porque el texto continúa diciendo: E l Estado- -fije- se bien el Sr. C a r n e r- el Estado cederá a la Generalidad, etc. E l ministro de H A C I E N D A L a C o m i sión mixta evaluará después el importe de las contribuciones para cubrir tales gastos, y, hará la cuenta, cuva cuenta someterá al m i- Rectifica el señor A l b a E l Sr. A L B A ¿Qué proponéis? ¿Que las partidas de gastos de la Generalidad se mantengan dentro de las cifras del presupuesto general- votadas, por la Cámara? Pues no es necesario el artículo 47. ¿Y si los gastos exceden a lo presupuestado? ¿Qué pasa entonces? E l ministro de H A C I E N D A N o es imposible, no se pueden sobrepasar los gastos. E l Sr. A L B A L o que ocurre es que el presupuesto no responderá a cálculos exactos y vendrá la sorpresa. Repite que si las cifras de gastos, son iguales a las presupuestadas, no es necesario el artículo que se discute. E l ministro de H A C I E N D A E l Gobierno no puede pedir autorización para gastos. A l traspasar los gastos, por ejemplo, de Guardia civil y Seguridad, la Generalidad, ni el Estado, podrán aplicar a estos gastos mayor partida que la consignada en presupuesto para esas dos atenciones. Esto- -dice- -creo que está claro. Terminada la discusión se. pone a votación el voto particular del Sr. Guerra del Río. E n votación nominal es desechado por ciento sesenta y tres votos contra cincuenta y tres. (Ocupa le presidencia el Sr. Barnés. Había el señor Carner E l ministro de H A C I E N D A dice que el punto, salvadas las suspicacias, puede quedar reducido, a términos sencillos. De lo que han dicho los Sres. Alba y Sánchez Román se deducen dos afirmaciones: Que el artículo 47 es innecesario y que es peligroso. Cree qué el mejor procedimiento y más simple para que se le pueda comprender es oír la lectura del texto del Estatuto catalán. (Lee- el artículo IÓ. Deduce de la lectura que. por el articulo 47 no se cede nada; que la Comisión mixta, formada por funcionarios, de! Estado y de la Generalidad, necesita de dos tercios de. mayoría para sus acuerdos. Esta Comisión mixta- -dice- -tiene que hacer a cuenta de lo que importan los servicios cedidos. Decía el Sr. Sánchez Román que no le inquietaba la cesión de la contribución te- rritorial, pero sí la de las participaciones de las otras contribuciones, en que no i n terviene la Comisión mixta, y que se dejan,
 // Cambio Nodo4-Sevilla