Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
peración de tus enemigos que te daban por, concluido. -Pero, ¿d e dónde han sacado eso? Desde que canté en M a d r i d l a última vez no he parado de cantar por el extranjero: P a r í s Viena, Budapest, Praga, Bucarest, Roma, cuyo teatro Real inauguré y donde canté once í u n c i o s e s G e Carmen y Liic a; Bolonia. Florencia, Genova, Atenas, C o lombo, Viláwan, Java, Singapoore, M a n i la, donde estuve treinta y ocho días, y adem á s de mis funciones di siete conciertos; Shanghai, T o k i o Kove, Méjico, Guatemala, L o s Angeles, P a n a m á Colombia, P e r ú Puerto Rico, Cuba... Chico, sería el cuento de nunca acabar; pero, como ves, no he enmudecido todo ese tiempo, y si vienes por casa te enseñaré las pruebas de afecto que me han dedicado los pueblos de sangre hispana, y los recortes de periódicos de todos aquellos países, todo lo cual te atestiguará... -i T u éxito? ¿Pero es que no lo atestigua ya el que aquí has obtenido ahora? ¿E s que te habría sido posible si tu gola hubiese perdido algo de su magia. ENRIC. CE G O N Z Á L E Z FIOL Vi V- La bella y elegante esposa de Fleta, en Tokio, durante una triunfal tournée del popular tenor. los cacharros, y mis dos pesetas se escurrieron por escotillón por un agujero que yo no había advertido... ¡Y del que no se podían sacar! ¡Adiós al plus de t u r r ó n con que pensaba haberme regalado... T e digo que fueron unas Pascuas tristísimas... -Y ya de mozo, ¿qué otras te dejaron m á s fuerte impresión? -Unas en Nueva Y o r k ya en pleno éxito de mi arte, en el Metropolitan Opera Company. L o s artistas de la compañía pasamos unas Pascuas inolvidables en un hotel famoso de aquella ciudad seca, donde corría el vino como agua. N o te exagero. Allí no ponían el champagne en cubos, no. ¡L o ponían en las bañ e r a s de los cuartos de b a ñ o! Excuso decirte los estragos que yo h a r í a en los dulces... H a concluido el ensayo. A l despedirme le digo cordialmente: ¡Que muchos años sigas tan acabado como hoy, para deses- Miguel Fleta en Atenas, ante el Partenon, con su esposa y varios admiradores.
 // Cambio Nodo4-Sevilla