Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 29 DE DICIEMBRE DE 1932. NUMERO SUELTO 10 CENTS. KEOACCION: DIARIO ILUSTRADO. AÑO VIGÉSIMO OCTAVO N U M E R O 9.243 SEVILLA P R A D O D E S A N S E B A S T I A N S U S C R I P C I O N E S A N U N C I O S MUÑOZ O L I V E C E R C A N A A T E T U A N N o ponemos reparos al nombramiento de una comisión interministerial para estudiar y. confeccionar los presupuestos del Estado, por vano prejuicio de crítica, sino para repetir ideas, que ya se han expuesto más de una vez en esta página y que creemos i n teresan al país que sean reiteradas. Desde que terminó la guerra europea hasta estos días mismos en la comisión de H a cienda de la Cámara francesa se ha planteado en diversos países la necesidad de que los presupuestos de gastos e ingresos se hagan para la nación que los soporta y no para el Estado que los utiliza. E s una concepción completamente nueva, que muda de modo absoluto la finalidad y contextura del presupuesto y es la única que puede llegar a la supresión radical de los déficits, al cesamiento de las emisiones de deuda sin aplicaciones utilitarias y a la cura del grave mal de la inflación presupuestaria y crediticia, que tiene en riesgo de ruina a tantas naciones! D r a x a presupuestario le llamaba hace pocos días el prestigioso técnico financiero de Le Temps, Frederic Jermy. A s í como este mal no es nuestro solamente n i es de ahora, puede decirse que tampoco es exclusivamente nuestro buscarle remedio, nombrando una comisión informativa o ejecutiva. Desde la que se constituyó en Inglaterra a raíz de la guerra para hacer implacables economías en el presupuesto con tal rigor que mereció ser llamada comisión- Herodes, son varias las que han actuado con idéntico fin. E n Francia se llegó a convertir una comisión investigadora e informadora en ministerio del Presupuesto. E l Sr. Carner ha tenido, pues, donde eleg i r para adoptar el tipo de comisión, a la que confía el cuidado de preparar con tiempo los futuros presupuestos. E l error está en constituir esa comisión dándole organización interministerial y, por lo tanto, carácter puramente burocrático. L a experiencia de los demás países prueba que mientras aquella citada comisión inglesa, formada por parlamentarios, profesores, industriales, navieros y publicistas, hizo una labor cruel, pero eficaz y logró restaurar el valor de la libra esterlina, las comisiones del tipo francas han producido el efecto contrario y han arrastrado a los Estados a aumentar sus gastos infecundamente, agravando la situación financiera en que los dejara la guerra. E s natural, es humano que el funcionario creyente en la eficacia de la acción del Estado tenga la convicción de que el aumento y perfeccionamiento de los servicios públicos es la finalidad y misión únicas del presupuesto. L a alucinación de que los gastos del Estado son reproductivos y la idea errónea m u y extendida de que todo dinero puesto en circulación, sea como sea y proceda de donde proceda, produce bieiir estar y crea posibilidades de trabajo y engendra riquezas nuevas, inducen a los funcionarios, de buena fe sin duda, a ser posibles partidarios de presupuestos excesivos, no creyendo que se agote la capacidad t r i butaria del pueblo. E l drama presupuestario, como ha escrito Jenny en Le Tcv. tps, está precisamente en esta incomprensión. N o queda ante el déficit, según este técnico crónico, más que üSía l i c i ó n reducir los gastos, deshacer U N A COMISIÓN PRESUPUESTARIA las organizaciones costosas y estériles que se han ido engarzando en el presupuesto, engañados por la facilidad monetaria; enmendar los yerros padecidos por la alucinación de optimismos doctrinarios... Para realizar esta obra lo adecuado hubiera sido entregar la preparación del presupuesto a una comisión de contribuyentes, de publicistas, de técnicos sin situación dentro del Estado y no a una comisión de funcionarios que, dicho sea. con todos los respetos que nos. merecen los burócratas españoles, que creemos sinceramente de calidad y probidad inmejorables, son al cabo usuarios y usufructuarios del presupuesto y tienen de les servicios públicos y de su costeamiento un prejuicio de profesionalidad. se compone en la actualidad de 460 diputados. L a mayoría, al conocer el detalle de l a votación, rompió en un aplauso cerrado. E n realidad, el Gobierno obtuvo el quorum justo, con sus votos de mayoría, porque los cinco votos restantes hasta el total de 236 fueron de las oposiciones, es decir, que votaron con el Gobierno diputados de distintas minorías no gubernamentales. A s i don Carlos Blanco (derecha republicana) Uzabiaga (radical) Franchi y M a r i a l (federales) y Centeno (progresista) Los veinte votos en contra, de los radicales, L l i g a Regionalista, el vasconavarro señor H o r n y el catalanista Sr. Carrasco Fpr- miguera. C O N LA S E S I Ó N DE AYER LA CÁMARA TERMINO SUS TAREAS EN ESTA E T A P A MENTARÍA L a votación del P r e s u p u e s t o L a s abstenciones. E x p l i c a n su actitud los señores L a abstención de Ja derecha r e publicana Don Miguel Maura, jefe de la minoría de derecha republicana, explicó de este modo su abstención y la de sus amigos ante los periodistas: -Y o no he entrado en el salón de sesiones n i los diputados que me siguen porque correspondemos de este modo a la actitud del. Gobierno, que constantemente ha despreciado a las oposiciones. E l Sr. Azaña no quiere nada con ellas. V i v e de la fuerza de la mayoría y echa sobre los que no están conformes el peso de los votos sin más explicaciones. E l régimen parlamentario es de convivencia, no para evitar la lucha, que es consubstancial con el Parlamento, sino para que en éste todos laboren juntos. E n el momento que el Sr, Azaña demuestra en todas las ocasiones posibles que las oposiciones no le interesan, éstas no pueden responder sino de esta manera. M a u r a y M a r t í n e z de V e l a s c o L a s sesiones se reanudarán el i de febrero, c o n la discusión del p r o y e c t o d e G a r a n tías C o n s t i t u c i o n a l e s E l quorum Madrid 29. G r a n animación en los pasillos desde las cuatro de la tarde. L a orden apremiante del Gobierno a los diputados de la mayoría fué acatada sin reservas. L o s socialistas y radicales- socialistas acudieron como un solo hombre. L o mismo Acción Republicana y la Esquerra, de la que solamente faltaban los señores Maciá y Companys, es decir los dos presidentes de Cataluña. S i n embargo, los timbres no empezaron a sonar para la sesión hasta bien dadas las cinco de la tarde. E l Gobierno quería asegurarse de que tenía quorum para la votación definitiva de la ley de Presupuestos y por eso retrasó todo lo que pudo la hora de apertura. T a n pronto como se abrió la sesión, los escaños de la mayoría se poblaron. E n cambio, aparecían casi desiertos los bancos radicales, donde sólo se encontraban los señores- Martínez Barrios, Guerra del Río y otros diputados, hasta completar el número de 10; desiertos los de la minoría de derecha republicana, con excepción de D. Carlos Blanco, y lo mismo los bancos de los agrarios, en los que no había un solo diputado de esa minoría. E n los de la vasconavarra sólo se hallaba el Sr. H o r n y de los federales el Sr. Franchi. Las izquierdas extremas, o sea el grupo formado por los d i putados disidentes no se hallaban en el salón. E n el banco azul se encontraba el Gobierno en pleno, pues hasta el ministro de Estado, que se encontraba enfermo, acudió un momento para emitir su voto. Se llevó la votación lenta y escrupulosamente y do por resultado 236 votos afirmai tivos y 20 negativos; en total, 256. P a r a el quorum hacían falta 231. ya que la Cámara Manifestaciones del señor M a r t í nez de V e l a s c o E l jefe de la minoría agraria, Sr. Martínez de Velasco, explicó la actitud del grupo con estas palabras: -E l régimen parlamentario o no es nada o tiene que ser de concordia para que pueda existir la colaboración. Cuando este criterio se olvida como ha acontecido tantas veces en estas Cortes y se deja sentir el peso de la mayoría para adoptar frente al criterio de las oposiciones los acuerdos más trascendentales, parece natural que aquéllas ni siquiera ejercitando los derechos reglamentarios se consideren obligadas en momentos decisivos a prestar un concurso que en los demás se desdeña. E l señor Sánchez Román se a b s tuvo Don Felipe Sánchez Román y los diputados que pertenecieron a la extinguida minoría A l Servicio de la República tampoco votaron el presupuesto. Comentarios. E l señor Azaña se muestra satisfecho Terminada la votación del presupuesto y otra de quorum para la ley de cesación en sus cargos de los concejales nombrados por el artículo 29, los pasillos recobraron su animación y se hicieron muchos comentarios sobre las actitudes observadas en el salón de sesiones.
 // Cambio Nodo4-Sevilla