Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Negras: Alekhine. (11 fichas. E L A I E D R E Z E, RC 1 CJ U ir m La nueva defensa Alekhine, explosivo en Ja teoría moderna de aperturas. CUANDO han querido ponderar él C 3 A R! que ha obrado como un exploajedrez no se le ha ocurrido a sus sivo en ia teoría moderna de aperturas; ha admiradores cosa mejor que llamarlo jucgq- propugnado el avance impetuoso de los peociencia, basándose en l a facilidad con que nes, inaugurando el ataque sin una. prepapuede sistematizarse su conocimiento y enración ai hoc de las piezas, inspirándose señanza, encuadrándolos en un conjunto de sólo en consideraciones de orden general; leyes generales y, además, en l a exactitud ha puesto la profundidad a l servicio de l a y lógica de sus combinaciones, que muesaudacia y- -cualidad distintiva de los grantran singular afinidad con las del cálculo des dominadores- -no se ha resignado a v i matemático. P e r o la ciencia, por m á s que vir encerrado en el soberbio palacio ideovuele a veces en las regiones de lo ideal, de la escuela moderna, sino que d í a tiene necesariamente que concluir aterrizantras día levanta otro nuevo, como L u i s X I V do en una finalidad utilitaria, y es por esta edificó Versalles, desdeñando el Louvre. condición precisamente por l a que conquista Claro que todas estas cualidades no caben el aprecio social. E n cambio, hay que reen un ejemplo, y por eso me he de conforconocer que del ajedrez no puede extraerse mar ahora con exponer l a de audacia proutilidad material alguna, y por eso, sin desfunda en la siguiente partida, que es quizá deñar tan ilustre parentesco, no son, a m i la m á s bella producción del genial ruso. juicio, tales analogías con las ciencias exacPartida jugada en el torneo de Badentas las que pueden principalmente servirnos Baden de 1925. Blancas: R e t i negras, A l e a sus adeptos para justificar y propagar su khine. Defensa Alekhine en primera. 1. cultivo, sino que esa justificación hay que P 3 C R P 4 R 2. C R 3 A (como se ve, el buscarla en la. cualidad específica del ajeblanco plantea en el centro la defensa A l e drez de ser, ante todo, u n ejercicio purakhine, contando además con el tiempo, gamente espiritual, sin otra finalidad- -y ya es nado en el avance del P C R) P e R 3. bastante- -que mover el espíritu, fortaleciénC D P D 4. P D P X P 5- D X P dolo y vivificándolo. C R 3 A 6. A 2 C, A 5 C 7. A 2 D A X A De esta esencial espiritualidad del ajedrez 8. P X A 0- 0; 9. P 4 A (la continuación se derivan sus magníficas cualidades, y a ella lógica para atacar l a casilla 5 D en comdebe atribuirse la concordancia que resalta binación con e l alfil de rey situado en fiana través del tiempo entre sus modalidades chetó) C 3 T! 10. P X P C 5 C 11. D 4 A y tendencias y las que han impulsado l a acC 5 C X P D 12. C 3 C, P 3 A 13. 0- 0, tividad humana en otros órdenes de aplicaT R- i R 14. T R 1 D A 5 C 15. T 2 D ción. A s í vemos, con referencia a la época D 1 A (visando el cambio de alfiles para presente, que también pueden señalarse en debilitar el enroque blanco) 16. C D 5 A el ajedrez l a generalizada exaltación del po- A 6 T! (aunque esta jugada parece que abansitivismo y la glorificación de la técnica. E n dona, después del. cambio de alfiles, el P C D el primer aspecto, los ajedrecistas modernos esta ficha no podría ser tomada por las blanhan renegado del romanticismo, por trasnocas, a causa de la profunda combinación s i chado del espíritu de aventura, por indeseaguiente: 17. A X A D X A 18. C X P C ble; y del a f á n de misterio, por nocivo. Se ha C R 5 C 1 9 C 3 A C D 6 R! 20. P X C estimado que l a partida y el problema de ajeC X P 21- D X P A R i T! 22. C 4 T drez pueden construirse como esos edificios T 1 A R, y las blancas tendrían que sacrirascacielos que se levantan en serie con arreficar la dama, para evitar el mate en 1 A R) glo a patrones fijos de forma, dimensiones 17. A 3 A A s C i S A 2 C A 6 T 19. y materiales, haciendo superflua la fantasía A 3 A A 5 C 20. A i T? (Reti se empeña creadora del arquitecto, y a que únicamente en ganar, y confiado en su ventaja en el cosse le pide habilidad para calcar o adaptar. tado de dama, no acepta el empate por repe. E n cuanto al abusivo predominio de la téctición de jugadas, sin percatarse del peligro nica, ha producido que los aficionados de que amenaza, su enroque. Este falso juicio hoy sientan predilección por los carriles ya de la posición le hace incurrir en la respontrazados en los libros y sólo rindan culto sabilidad que, según el doctor Lasker, coa las diosas del día, l a solidez y l a segurirresponde al que renuncia voluntariamente dad, otorgándoles rango de fines, cuando no a la repetición de una serie lógica de mopasan de ser medios, de los que a veces revimientos) P á T R! 21. P 4 C D P 3 T sulta sabio prescindir, dejando su parte al 22. T D i A P T 23. P 4 T P T X P azar, que es imposible anular por completo. 24. P T X P D 2 A! 25. P 5 C, P T X P E l tecnicismo viene a ser como la liturgia 26. P T X P (como se ve, el blanco ataca en de l a ciencia, y no ha de otorgársele la i n- el costado de dama, y el negro en el de rey; tangibilidad que se atribuye al dogma; mees decir, en cierto modo escuela moderna, rece reverencia, pero no veneración. Además guerra de trincheras y avances cautelosos hay que achacarle actualmente el que venga contra escuela antigua, guerra de maniobra precedido de una proliferación alarmante de, y asaltos violentos, ambas dirigidas por cevoces nuevas para agarradero de gentes i n rebros espléndidos. Pero en esta ocasión Ja capaces de asir las ideas, y su crecimiento Fortuna se rindió al m á s audaz) T 6 R! desmesurado ha contribuido a debilitar la Véase el diagrama originalidad y el espíritu de iniciativa, que son l a simiente m á s fecunda del progreso. Afortunadamente, también en el ajedrez llega a florecer a veces l a planta exquisita ú dUBüiiuiiat t de l a paradoja, y hoy, a pesar de este ambiente saturado de positivismo y tecnicismo, ilame usted al teléfono de podemos comprobar la conquista del campeonato del mundo por un romántico y un a Administración númedetractor de la infalibilidad de la técnica ro 5 7 5 6 1 de diez de la como el doctor Alekhine. E l actual campeón ha inventado con lógica nueva 3 a formidamañana a ocho de ia noche. ble defensa que lleva su nombre (i P 4 R, logía 4 4 3 (11 fichas. Blancas: Reti. Posición después de la 20 jugada de las í) Jancas. (Con esta sorprendente jugada i n i c i a Alekhine una combinación profundísima, que, según el notable crítico ruso Soultanbeieff, es de las m á s largas y difíciles que se hayan presentado j a m á s sobre el tablero) 27. C 3 A (es claro que si 27. P X T D X P C g a n a r í a) P X P 28. D X P C 6 A! 29. D X P C D X D 30. C X CX íM- 31. R 2 T C 5 R! (al llegar a esta complicada posición, y sin pensar en substraer su torre al peligro que l a amenaza, las negras se lanzan con su CR a una segunda y terrible embestida, que Reti tratara inútilmente de esquivar. Claro que si ahora 32. P X T C 5 R X T ganaría; l a calidad y l a partida, pues los peones blancos quedarían débilísimos) 32. T 4 A C X P A 33. A 2 C A 3 R! (las jugadas de Alekhine se suceden con precisión admirable y quitan toda libertad de acción a l juego de las blancas) 34. T 4 A- 2 A C 5 C- 35. R 3 T C 4 R 36. R? T T X C! 37- T X Q C 5 C 38: K 3 T C 6 R 39. R 2 T C 6 R X T 40. A X f u c o: Y las blancas abandonaron, pues perderían una pieza inevitablemente con a v a riante que sigue: 41. T 3 R C X A 42. T X Q A 4 D E n conjunto, como antes decía, una partida maravillosa en que la audacia y la profundidad de Alekhine se mues- tran en toda su plenitud. m L A Federación gallega de ajedrez C 3 J me remite, interesando su publicación, un ejemplar del escrito que dirige a las restantes entidades regionales asociadas en la F E D A sobre la actuación del C o mité ejecutivo de la misma. Impidiéndome su gran extensión reproducirlo íntegramente, paso, no obstante, a copiar los juicios principales, que no pueden ser m á s substanciosos Creemos llegado el momento de dirigirnos a todas las Federaciones ivgionaies, exponiendo nuestra disconformidad absoluta con l a actual organización, casi nos atrevemos a decir desorganización, del Comité nacional y la conducta del mismo E n el reciente torneo nacional no se conocieron las bases casi hasta el mismo día de comenzar y no pudieron ser m á s desastrosas... E l Comité nacional demostró su absoluta incapacidad para regir l a afición ajedrecista e s p a ñ o l a Proponemos, en virtud de todo lo dicho, la reunión inmediata en Madrid, precisamente, de una Asamblea, general, en l a que, después de analizar todos. los hechos a n ó malos ocurridos, se acuerde l a radical reorganización para que cosas tan lamentables no vuelvan a ocurrir. r
 // Cambio Nodo4-Sevilla