Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CORDIALIDAD CATALANISTA Ya escampa! D i j o no ha mucho- D. Marcelino Domingo que nunca se había sentido Cataluña tan española como ahora, al ver que la República les daba el Estatuto. Y en efecto, por defender una Cataluña autónoma, pero muy española, han sido eliminados de la política catalana D Marcelino Domingo y D A l e jandro Lcrroux. Con ello se confirma lo que tuve el honor de decir en las Cortes. L a concesión del E s tatuto no aumentará el fervor español de los catalanes, pero será una trinchera desde la cual ios catalanistas redoblarán su labor de desespañolizar a Cataluña. Sabido es que la República declaró día festivo el 12 de. octubre, correspondiente a la llamada Fiesta de la Raza. Pues he aquí lo que acerca de ella escribe un periódico catalanista L a Fiesta de la Rasa es una de las anticuas fiestas oficiales, perpetuada a través de los cambios de régimen. L a Monarquía seudodemocrática la instauró y sólo se la conocía por alguna cómica y desnutrida parada oficialesca perfectamente hispanoamericana. L a Dictadura de P r i m o de Rivera trató de convertirla en una mogiganga sonada. Es una fiesta que no es de nuestra rasa, y por eso en Cataluña siempre se la ha menospreciado. Nuestra tierra, si d i o posiblemente al mundo el hombre que había de descubrir América e históricamente proporcionó a Castilla los caudales para realizar la magna empresa, fué apartada, hasta un tiempo moderno, de todo contacto con el nuevo continente. La rasa, pues, que se festeja es la que. habla el idioma de las veinte naciones, no la que tiene el catalán por vehículo expresivo. Ninguna concordia ni ninguna cordialidad puede hacemos aceptar supeditaciones absurdas. Un régimen autonómico no es compatible con la adopción de cosas ajenas. Una fiesta que no es para nosotros no debemos celebrarla. Si en nuestra tierra los castellanos que residen aquí quieren guardar fiesta ese día, debe acompañarles nuestro respetoTambién cuando la Generalidad tenga organizados sus servicios sería un poco comprensible que nuestra burocracia hiciese causa común con la que quede del Estado en nuestra tierra. Pero 110 nuestros dependientes ni todos los catalanes. Si aceptásemos la fiesta de una raza que no es nuestra, no habría razón para que no aceptásemos una lengua y un común denominador. Si por una parte queremos ser autónomos y por otra dependientes, inauguremos entre nosotros el triste reinado de los contrasentidos. Y esto que he leído en el editorial de un periódico catalanista lo ha ratificado con su firma, en otro periódico, un maestro nacional, director de una escuela graduada y que tiene a sus órdenes varios maestros de sección, encargados de instruir y educar los niños de Cataluña. De eso hablé yo al rlisa E l público debe leer diariamente nuestra sección de anuncios por palabras clasificados en secciones. E n ellos encontrará constantemente asuntos que pueden interesarle. cutirse el presu- puesío de Instrucción pública, y me dijeron que nada tenia gue ver con los presupuestos. ¿Que no tiene que ver que los maestros de las escuelas nacionales pagados por la República enseñen a los niños que no debe celebrarse l a fecha gloriosa declarada fiesta nacional por el Gobierno de la República? -Se castigó al obispo de Segovia por prohibir a los católicos que contrajesen matrimonio civil (con lo cual na hacía más que cumplir con su deber) ¿y se considera lícito que un maestro nacional, pagado por el Estado, recomiende desobediencia a las leyes de la República? ¿Qué frutos puede dar la enseñanza encomendada a tales maestros? ¿N o saben los catalanistas que l a única condecoración que ha conservado la República es la de Isabel la Católica, en justo homenaje a la patrocinadora augusta de Cristóbal Colón, con quien merecidamente comparte la gloria del descubrimiento de América? ¿N o saben los catalanistas que si no hubiera sido por Cristóbal Colón y por Isabel la Católica, y por Carlos I I I que abrió al comercio de las Indias todos los puertos españoles, no hubiera logrado B a r celona su actual prosperidad económica: ¿N o saben que la industria textil tiene por primera materia el ...algodón, que, según tengo entendido, nos lo traen de América... gracias a Colón y a Isabel la Católica? ¿Existiría la industria catalana sin el proteccionismo arancelario? ¿Y a quién se debe? Pues a un político castellano, el ilustre malagueño D Antonio Cánovas, que sus- pendió la famosa base quinta de aquella ley del período revolucionario, refrendada por un ministro catalán que se llamó D. L a u reano Figueroa. Gracias a un castellano monárquico y a pesar de un catalán republicano se han hecho millonarios los catalanistas. ANTONIO R O Y O V I L L A N O V A MARIANELA cumbre de interés y emoción en la obra inmortal de don Benito Pérez Galdos, es la novela que desde el número de primero de año, con ilustraciones de Méndez Bringa, comienza a publicar la insuperable revista Bl anco
 // Cambio Nodo4-Sevilla