Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 30 D E D I C I E M B R E D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 27. IH FORMAC 1 DE ONES MADRID M a d r i d al día No fué el miércoles el día tiiás cruel del presente invierno, como por tiritona equivocada consignábamos ayer. Ha sido el jueves el que, hasta ahora, bate el record del frío con niebla, sin ella y con las de Caín y con las diez de últimas... La Diputación provincial reducida, según es sabido, a Comisión gestora, para mayor lucimiento de la democracia, celebró la última sesión del año que está para estirar las extremidades. Disposición testamentaria suya fué la dé señalar en sesenta y siete; años la edad a la que sus funcionarios enÍ Í Í I en jubilación. Se asegura que a los gestores les silbó mucho durante el día el oído izquierdo, efecto de las jaculatorias que les serían, dedicadas. No k bo otras sesiones; ni siquiera de Cortes Constituyentes. Se comentaron los incidentes con. que terminó la última. En un solar de la calle de Carretas fué encontrada una bomba que, afortunadamente, no hiso explosión. Pero es lo que dirán los barceloneses: los Madriles, ¡psch! una; Barcelona, mil. ¡Eso es tener! De la vida cultural, una recitación de poesías en el Ateneo. La música sonó por la tarde en la Protección al Trabajo de la Mujer y en el Ateneo, por la noche. De teatralerías, un estreno en el Avenida. El termómetro, y desde inedia noche, por él subsuelo. -Aemecé. AUGURIOS -TODOS ESTE- -i AÑO LOS ANOS M E PASA A L G O CONOCÍ A ÉSTA Y E L 30 S E MURIÓ MI TÍA, E L 31 TERMINE LA CARRERA, L A PRÓXIMA PRIMAVERA NOS CASAREMOS. B A H NO H A Y Q U E SER T A N P E S I M I S T A! E n la Academia Española Elección de académicos para el día 19 de enero. S e presentan los señores A r a u j o C o s t a D i e z C a ñedo y Marañón Madrid. Como jueves, celebró anoche sesión l a Academia Española, y el presidente de l a República, Sr. Alcalá Zamora, prosiguió la exposición de palabras que ya figuran en el Diccionario y que habrán de pasar a estudio de la Comisión correspondiente. Las examinadas fueron: Estatuto, Autonomía, Cómplice, Encubrimiento, Codelincuencia, Incapacitar, Fletador y Flotante y Naviero. E l Sr. Cotarelo dio cuenta de las papeletas presentadas para cubrir la vacante de académico, por fallecimiento del marqués de Figueroa. Aspiran al sillón los señores Araujo Costa, Diez Cañedo y Marañón. Queda cerrado el plazo de presentación de nuevas papeletas y se ha fijado el 19 dé enero como fecha para celebrar la elección. Tenemos entendido que no tardará mucho en posesionarse de su cargo el académico de l a Española D Miguel de U n a muno. U n médico obligado violentamente a visitar a una enferma Madrid 30. E n la policlínica establecida en la calle de Jaime Girona, de Carabanchel Bajo, que dirige el doctor D Benito Sanz Espinosa, se presentó ayer, sobre las nueve y media de la noche, Carmen Galván Casa, natural de Santander, reclamando asistencia médica paía su madre, intoxicada por las emanaciones de un brasero. E l director de dicha policlínica le preguntó que si la paciente estaba igualada en dicho establecimiento, y al contestarle negativamente, el director le manifestó que llevaba cinco pesetas cuando visitaba a un enfermo en su domicilio. Como la mujer no llevará dinero accedió a visitar a la enferma, que vive en Ramón Sáinz, 13, barrio del Terol, de esta loealir dad, presentándose poco tiempo después, pero cuál no sería su sorpresa al encontrarse en la escalera del domicilio antes citado con tres individuos familiares de la mujer mencionada, llamados José Galván, Nicolás Castrovido y Juan Sanz, que en actitud vio- lenta e insultando al doctor dé palabra y obra, le hicieron subir las escaleras hasta llegar a la habitación donde estaba la enferma y recetar no. sin antes advertirle que no cobraría nada por la consulta. Terminada esta operación el médico dio conocimiento a l a Guardia civil, que procedió a la detención de los tres individuos. Lecturas y conferencias Pitusín, e n el A t e n e o Teléfonos de A B C Dirección Redacción Administración. Oficina: de Calle- Muñoz en Sevilla 32.679 32.188 32.689 R o b o y timo M a d r i d 29, 12 noche. A Leonor Alonso Gutiérrez, de veinte años, que vive en l a calle de Jorge Juan número 7, por el procedimiento del sobre le timaron 195 pesetas. Francisco Delgado, encargado de un bar de la calle de San Bernardo, denunció que, violentando el cierre, le han robado 900 peseta s ue había en la caja, Olivé (antigua L o m b a r d o s 23.524. Madrid 29. Pitusín yá no es Pitusín, bien a su pesar y de los que quisieran déte- ner la vida triunfal y azarosa de aquel niño precoz cuya figura traviesa y simpática hizo popular la pantalla. cinematográfica. Pitusín ya es un real mozo, sobre quien parece pesar la tragedia de todos los artistas prematuros de los hombrecitos en agraz que temen el salto de una infancia atropellada por el éxito a una mocedad y una madurez envueltas en la vulgaridad y en la i n diferencia. Pera a. Pitusín no le ha ocurrido lo que a otros niños geniales que se hicieron viejos con las pantorrillas al aire. Nuestro artista ha desarrollado normalmente y su cara avispada y sus gestos retozones e inquietos fueron adquiriendo el reposo y la proporción; natural del mozo que en lugar de la vida trabajosá e insana de los estudios cinemáticos hubiera hallado para sus músculos y pulmones el. aire sano y reparador, los estímulos generadores de un moderno gimnasio. Desapareció el niño; pero queda el artista de claro talento y esmerada dicción, que suple a aquella figurilla de ojos bailadores que llenaba l a escena con sus gestos grotescos de mil hombres. L a sorpresa que anoche experimentó la muchedumbre agolpada en la sala del A t e nea, que esperaba encontrarse con aquel actor menudo de la cántara oscura, al verse ante, un recio y sano muchacho, con maneras de hombre exaltado por la luz aduladora de las baterías, quedó compensada con la labor escrupulosa y sin tacha del recitador admirable que. se da en Pitusín y a quien el cine mudo no ha privado de las excelencias de una bonita escuela declamatoria: voz pastosa y agradable, de graves, enérgicos acentos en los pasajes dramáticos; flexible, dulce y ondulante, en los períodos de elevación poética; con fraseo juvenil y risa alborotadora de chiquillo todavía, en los versos donde i n terpreta a los niños como si aún quisiera retener ese largo y triunfal período de su vida. Pero cuando pone teda su alma en el recitar, eia las composiciones. -la mayor parte