Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AIRES DE FUERA Y a no cabe negarlo. L a política del actual Gobierno y las leyes de excepción que s i gue empleando desde ei 10 de agosto le ha valido severas críticas o cáusticas ironías en ios más acreditados órganos de la Prensa extranjera. Hasta los más crédulos lectores de los periódicos revolucionarias aquí en España comienzan a notar, al través de las versiones semioficiosas, que esa supuesta admiración del mundo es de pura propaganda local y partidista. Porque de E u ropa soplan aires, si no de hostilidad, al menos de cierta frialdad al juzgar el panorama político español. Y nadie es tan candido como para suponer que cuando importantes periódicos de Londres, París o Roma exponen un criterio adverso respecto a la orientación tan extremista del Gobierno Azaña o a la tendencia sectaria de la mayoría en las actuales Cortes, es porque tratan de boicotear a la República española E s a burda patraña habrá podido servir aquí de pretexto para perseguir a las derechas, suprimir a la Prensa, disconforme y ahogar toda voz independiente durante unos meses, ejerciendo desde el Poder métodos dictatoriales de represión. Pero eso mismo es lo que ha causado al régimen tan grave perjuicio ante la opinión del extranjero. Cuando aquí escritores o simples ciudadanos eran encarcelados por su ideología, cuando los periódicos revolucionarios y los buitres de la publicidad ajena daban el espectáculo vergonzoso de su silencio cómplice ante el atropello a la libertad de Prensa, sólo al otro lado de la frontera v i braban frases de airada protesta. ¿Quién tiene la culpa de que la verdad, asfixiada entre nosotros por el rigor de la censura, tuviera que refugiarse más allá de los P i rineos? N o ciertamente la supuesta malevolencia de ciertos periodistas extranjeros, sino más bien el rigor implacable de la ley de Defensa, que el Times, de Londres, calificó de apéndice vergonzoso de la Constitución Decía Cavour, el genial artífice de la unidad de Italia, que con las garantías constitucionales suspendidas, la censura oficial y el uso y abuso de la fuerza gobierna cualquiera. Desconocen sin duda esta frase los panegiristas del Gobierno actual que tratan de convencernos de que sólo ahora es cuando España está siendo gobernada por verdaderos estadistas. Pero en los países civilizados se juzga a los Gobiernos por sus actos y se desdeña cada vez más la hueca retórica revolucionaria engendradora del desorden, de la lucha social y de la ruina. Y de poco sirve que los hombres representativos de uu régimen cualquiera entonen himnos conmovedores al progreso y a la libertad cuando esa libertad sólo la disfrutan cierta categoría de ciudadanos. P o r eso la cómica indignación que entre los incondicionales de este Gobierno y de estas Cortes causó el tan comentado artículo del Times es la de un ser contrahecho, acostumbrado a la adulación, que se contemplara por primera vez en un espejo. ¿Es que el gran diario inglés había inventado algo? N o lo que afirmaba por la pluma de sus corresponsales es que España vive bajo un régimen de excepción y una ley dictatorial que anulan las libertades individuales. Terrible calumnia! Y por haberse atrevido a decir lo que ya han dicho aquí ciertos auténticos republicanos en mítines o en sus declaraciones los periódicos m i nisteriales, han pretendido, poco menos, que se pusiera en la frontera al corresponsal inglés. Sin embargo, ésta y otras muestras parecidas debiera hacer caer la venda de los ojos a nuestros actuales gobernantes. N o se conjura el peligro metiendo la cabeza bajo el ala, como ei avestruz, ni se aislan los efectos de la opinión extranjera repitiéndole al público español desde las altas esferas oficiales lo mucho que el mundo envidia nuestra política. Porque los hechos En el Circuló de la Unión Mercantil, Grupo de concurrentes al gran baile celebrado por la Juventud del Círculo de la Unión Mercantil con motivo de las fiestas de, Navidad. (Foto; Días Casariego. 1 desmienten esas palabras y son precisamente los más importantes órganos de la Prensa mundial los que ahora no regatean sus críticas ni sus censuras respecto al Gobierno del Sr. Azaña. Cuando este verano el semanario universal Je Sitis Partout describía el panorama de España a raíz de los sucesos del 10 de agosto, calificando de métodos soviéticos la supresión de más de cien periódicos, la confiscación de tierras a la grandeza, las deportaciones a V i l l a Cisneros, la prohibición a centenares de ciudadanos españoles de pasar la frontera sin otro motivo que el de ser aristócratas o sospechosos monarquizantes el Je Suis Partout sólo reflejaba la exactitud de su i n formación. Y la verdad acaba siempre por triunfar, aunque se pretenda asfixiarla o perseguirla. Así hoy se va extendiendo por Europa en aquellos países donde la libertad del pensamiento no es un privilegio partidista. L o que decía el Times, lo- epite y amplía un periódico de la importancia de otro periódico inglés, el Daily Mail, en artículos que han causado vivísima! impresión en toda Inglaterra. A h o r a es The Morning Post nada menos el que en su primer artículo sobre E s paña anuncia que su corresponsal acaba de regresar de este país y explicará, en esta serie de crónicas, cómo al imponer la ley de. Defensa de la República los socialistas han anulado los principios de libertad y de justicia otorgados por la Constitución republicana Y respecto a lo que añade d i cho periódico de la situación actual de E s paña, eso no lo puede comentar ni repetir siquiera quien escribe y reside en estas tierras. Mas no se crea que sólo en la pérfida Álbión soplan vientos poco favorables. E n Francia han hecho coro a ese ambiente el Journal des Débats, el Fígaro y hasta Le Matin al comentar el discurso de Unamuno en el Ateneo y al acoger después en sus columnas las rucias expansiones del maestro. Y a este propósito el famoso. semanario satírico Candide, aludiendo a la actitud de Unamuno, ironiza sobre los desencantados intelectuales de España. E n cuanto a l a Acíion Francaise. aunque León Daudet, i n teresándose por la angustiosa situación del doctor Albiñana, invocó en vano la generosidad y el compañerismo de ciertos colegas españoles, ha conseguido revelar a su vasto público de lectores el inaudito castigo de L a s Hurdes. Digamos, para terminar, que la actitud de la Prensa fascista es aún más hostil o desdeñosa al juzgar la política española. Y los que crean que ello es debido a una ideología, adversa al régimen republicano, vean lo que dice también el Osservaiore Romano. A l lamentarse de los repetidos incendios de iglesias en España, el órgano del Vaticano tiene frases amargas sobre los dolorosos hechos contra la religión, la civilización y el buen nombre de la nación española H e aquí, pues, un leve refleio de lo que opina la Prensa extranjera respecto a la situación política de España ai finalizar el año I Q 3 2 Medite el actual Gobierno serenamente sobre sus posibles consecuencias. Porque si, como dijo el gran Disraeli, l a fama internacional suele ser precursora del juicio de la posteridad es de temer que los memorialistas e historiadores del porvenir, cuando analicen este período turbulento, no se documentarán en los actuales trusts ministeriales n i en la Hoja Oficial de los lunes. ALVARO A L C A L Á G A L I A N O i
 // Cambio Nodo4-Sevilla