Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
N U M E R O EíTRAOR D 1 N A R I O 20 C E N T S AÑO VIGÉSIMO NOVENO. ABC NUMEROEXTRAORD I N A R I O 20 C E N T S AÑO VIGÉSIMO 5 5? NOVENO. FASTOS CULMINANTES DE LA VIDA PUBLICA ESPAÑOLA EN 1932 U A N D O en l a iha madrugada cotidiana l a atención de l a v i gilia culmina, en una lucidez hiperestésica, es dado al periodista contemplar desde su mesa de Redacción, con m i Tada casi táctil, los relieves de la jornada. H o r a sobre. manera propicia a la meditación insobornable. ésa en que mientras la H u m a n i d a d desansa del vértigo de su vida, el periodista- -un poco deshumanizado en tal trance- -manipula en su laboratorio los hechos que aqutl día le ha ofrecido el v i v i r humano. H o r a en que todas las cosas aun las más palpitantes de pasión, adquieren una buida objetividid refractaria al amaño polémico. H o r a augusta en que el balanie de la jornada se recorta con sus auténticos contornos en la linpidez de una realidad estricta... Pues del conjuno de esos, instantes de augusta serenidad, cotíjurándolos para esfe momento, quisiera yo. que se exhalara la objetividad del artícuo presente, que si h a dé ser balance del año debe reunir, cond sados, los balances de cada amanecer, sin preocupaciones por 1 ¿carie formas eufémicas a lo que todo español ha visto con sus i y h a escuchado c o n sus oídos, a lo que todo s español ha tocado 311 sus manos. E n suma: ¿vamos, amigos míos, a intentar esa m i i l a táctil a los relieves del año 193 a... 1 C Mirada casi táctil ai año que se ha ido. Asalto a la ciudadela de la autoridad. Albores del año teñidos por la sangre inmolada de los guardias civiles de Castilblanco. E r a el signo bajo el cual iba, sin duda, a desenvolverse l a víca en la calle. L a siniestra ejempiaridad de aquellos asesinatos abre allí un reguero funesto, cuyo curso llenará, aun en esquema apresurado, este recuerdo de doce meses de España. H a sido la rebelió extremeña como el grito de guerra y de asalto contra l a ciudadela de la autoridad, quiero decir contra la casacuartel de la Guardia civil. ¡Agudo instinto, aun en mentes cerriles, que así sabe discernir dónde se halla todavía la fortaleza, que urge tomar! E l mes de enero, singularmente, es una pululación de ferocidades contra la Guardia cijnl. Salvo pocas excepciones, l a conflagración tiene su gaarida eií las Casas del Pueblo socialistas, y no son pocos los alcaldes y otras autoridades locales, del mismo partido, que lanzan coa bárbara insensatez a las masas contra la fuerza pública. E n Feria, en Puebla de Alcocer, en Magacela, en! Lía Coronada, en Maluenda, en L a Almarcha, en Calzada de Calatrava, en V i l l a m a y o r de Santiago, en E p i l a en Jeresa, en Arnedo, en Valencia, en Sollaiia, en Padul, en Molina, en Álhendín, se des- HE AQUÍ L A BASÍLICA D E LOYOLA, ÍNCLITA ORDEN SEDE MAYOR Y CUNA D E LA ESPAÑOLA atan torvos e n c o n o s revolucionarios c u y a represión no se logra sin sangre. E l ministro de la Gobernación, que por serlo conoce todo el heroísmo abnegado de la G u a r d i a civil, afronta con noble actitud la defensa de ésta en las Cortes, cuando de la minoría socialista p a r t e otra ofensiva- -en el fondo la misma- -de carácter polémico c o n tra la Benemérita. EL OBSERVATORIO Dlíl. Dtí EBKO, E N TOHTOSA, C O N SU POR DESDE RODES DONDE LA COMPAÑÍA D E JESÚS A S O M B R O A L MUNDO L A CIENCIA SABIA L A B O R D E INVESTIGACIÓN, DIRIGIDA E n la opinión pvrblica no se hace esperar l a reacción, y el homenaje a h G u a r dia civil surge en un E L JESUÍTA PADRE desbordamiento m a g RODES, EGREGIO nífico de espeto y caHOMBRE D E CIENriño. C a i a funeral por los rnu- Ttos de CastilCIA blancr es una ocasión para que ese fervor se extrase. E l general Sanjurjo, a la sazón dir ¿tor general del instituto, centra y personrfca las adhesiones y el desagravio nacional hasta que a los pocos días- -el 4 de febcro- -es inopinadamente relevado del carg? en el que le reemplaza el general Cabargas, el cual continuará desempeñándolo hasta mediados de agosto, después del ak miento de Sanjurjo en Sevilla. S i n la generalizado de enero, dimanan- E L PADRE
 // Cambio Nodo4-Sevilla