Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL A R T E E S P A Ñ O L E N EL A Ñ O 1932 ARA la mayoría de las Rentes de todo el mundo las Bellas Artes no son articulo de primera necesidad; para cierto grupo de viejos y nuevos ricos constituyen la satisfacción de un capricho ostentoso, que satisface cumplidamente la vanidad. E n los días ubérrimos de Norteamérica, poseer un reco más o menos auténtico, un laureado caallo de carreras y un perro de la raza más rara fué condición indispensable para al- P g nieses se consideraban a salvo de toda influencia económica. Museos norteamericanos, ricos y pujantes, han tenido que cerrar sus puertas y licenciar al personal; grandes coleccionistas, reducidos súbitamente a la miseria, intentan vender sus colecciones en pública subasta, en subastas sin postores. Las pensiones alentadoras de los jóvenes artistas son suprimidas, empujándoles la nueva situación a descender de tas regiones de ensueño, a este valle de hambre y de lágrimas. Los grandes filántropos, creadores dé museos y bibliotecas, ofrécense ya como figuras históricas... En España, por fortuna, el año 19.1 a no fué tan cruel en tocante a Bellas Artes como el 1931, el año de la locura incendiaria. No faltaron ciertamente malvados que destruyeron valores artisticos considerables, atentando con repugnante vileza contra la la fe religiosa y artística del sano pueblo español, mas la extensión del daño no alcanzó las proporciones de la catástrofe de Málaga. De otra parte, compensaciones muy importantes contribuyeron a restablecer nuestro quebrantado crédito de civilizados... Tales han sido el remozamiento y reorganización del Museo Nacional de Arte M o derno, llevados a cabo brillantemente por mi ilustre amigo Gutiérrez Abascal- -director de dicho Centro- secundado por el subdirector, Pérez Rubio, y con la colaboración de los arquitectos, Sres. Zuazo y Moya; la instalación del Museo Municipal de San Sebastián, decorado con grandes pinturas murales por el artista José María Sert; la inauguración de la Casa- Museo de Soro 11 a, espléndido donativo del artista, de su viuda y de sus hijos; la adquisición por el Museo Municipal de Madrid de la magnifica colección Laiglesia, de porcelanas de la antigua fábrica del Buen Retiro, instalada con gran acierto por los Sres. Boix, conde de Casal y Esquerra del Bayo, secundados or el ejemplar secretario del Museo, don oaquín Ennquez; la instalación en el M u seo de Arte Moderno de la gran sala de pinturas del maestro Ignacio Zuloaga, al que debe España gratitud por su conducta generosa; la compra de la excelente colección Piandiura para el Museo Municipal de Barcelona, siquiera la cuantía del precio hava suscitado comentarios no muy benévot los para alguna Corporación catalana; ¡a 5 INAUGURACIÓN OFICIA! DE LA CASA- MUSEO D E SÓKOLLA canzar consideración de persona refinada. E l esnobismo bien cultivado, sin descuidos, fomentó más de una orientación estética, o segó en agraz algún movimiento artístico prometedor. L a dura y prosaica realidad de estos difíciles momentos, ofrécese cual despertar de sueño agradable, que no tiene continuidad real. Las gentes han de acudir en todo el orbe a luchar por la posesión de los medios fundamentales que les permita subsistir, y el arte qUeda olvidado, desatendido, como problema que puede ser aplazado sirte die... E l mal- -mal de espíritu- -es grave. Las orientaciones estéticas hasta ahora sostenidas y apoyadas son fuego que más o menos lentamente se extingue, porque el combustible que ha de alimentarlo- -voluntad emocionada- -se dispersa como polvo empujado por vendaval. Los momentos actúale son difíciles, deprimentes; se piensa en el rodar del desaliento, en la total extinción del arte, en la muerte definitiva de toda espiritualidad, mas alguna ráfaga de optimismo sosiega en parte el ánimo inquieto. Siempre quedará entre el rescoldo alguna brasa v i va, con energía suficiente para encender la llama... L a enfermedad económica que aqueja al mundo, verdadera epidemia pestífera, que no respeta los rincones más escondidos, afecta a organismos artísticos que hasta hace E N E L MUSEO MUNICIPAL E MADRID. LA NUEVA SALA D E PORCELANAS D E LA ANTIGUA FABRICA D E L BUEN RETIRO
 // Cambio Nodo4-Sevilla