Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EXTRAORDINARIO con una rapidez y una suavidad, que a su vez eran testimonio del ¡modo realmente asombroso en que se había organizado este trabajo. L a crisis económica mundial, y sus repercusiones sobre la balanza comercial i n glesa, determinaron el abandono por Inglaterra de su tradicional política librecambista. Este trascendental paso tuvo lugar el día i. de marzo, y fué consecuencia d i recta de la formación del Gobierno nacional cuatro meses antes. E l nuevo arancel fué una medida de gran alcance, oscilando el impuesto, por lo regular, entre el 20 por. 100 y el 33 1 3 por 100 del valor de los objetos importados. L a conveniencia de establecer sobre bases nuevas la política económica y comercial de las naciones que constituyen el Imperio dio lugar a la celebración, en agosto de 1932, de la Conferencia Imperial de Ottawa, y para asistir a sus deliberaciones trasladáronse desde Londres a la capital política del Canadá varios de los miembros de más relieve en el Gabinete coalicionista. L a Conferencia terminó con la adopción de acuerdos tan numerosos como importantes, que repercutirán seguramente sobre el comercio exterior de muchas naciones. Diferencias de criterio acerca de l a oportunidad y conveniencia económica de algunos de los acuerdos adoptados en Ottawa motivaron una crisis parcial en el seno del Gabinete británico, resuelta con la dimisión de lord Snowdetl, sir Herbert Samuel y nueve m i nistros más, que fueron substituidos por conservadores, liberales del grupo Simón o laboristas adictos a MacDonald. L a actividad diplomática fué muy intensa durante todo el año, y se manifestó principalmente en las diversas conferencias celebradas fuera del territorio inglés. L a tradición británica en política internacional recibió un homenaje de continuidad, mediante la publicación, el día i de diciembre, de una nota dirigida al Gobierno de los Estados Unidos, que se recordará como modelo clásico de sagacidad diplomática y doctrina económica, y el ofrecimiento contenido en la misma quedó cumplimentado quince días más tarde con el pago a la c i tada nación de 19 millones de libras oro a cuenta de las deudas de guerra, no obstante haber renunciado Inglaterra a lo que otras naciones le adeudan por igual concepto. Aunque no en las proporciones aterradoras que las estadísticas de otros países demuestran, la depresión mundial afectó los centros industriales británicos y motivó un nuevo aumento en el número de desocupados, compensado en parte por movimientos menos desfavorables en l a balanza comercial de la nación. L a huelga más importante ocurrió en las industrias textiles de Lancashire. N o obstante la baja de la libra a consecuencia del abandono del patrón oro, el coste de la vida continuó descendiendo. Fallecieron durante 1932 el Rey Manuel de Portugal, el conde de A n t r i m lord A s h more, lord Atkinson, el general Baring, lady Battersea, la condesa de Beatty, esposa del almirante lord Beatty; lord. Brentford, sir Maurice de Bunsen, antiguo embajador británico en M a d r i d la marquesa viuda de Bute, el empresario teatral A r fchur Collins, M r Samuel Courtauld, la vizcondesa de Cowdray, el conde de Graven, lord Dalmeny, la actriz Lillian Davies, el publicista G. Lowes Dickinson. lord D u d ley, lord Ebury, el conde de Egmont, lord Forres, el corone! Evelyn Gibbs, sir Percy Girouard, lady Gregory, Maurice Greiffcnhagen, lord Harris. el conde de Inchcape, lord Kimberley, sir Sidney L o w el joven dramaturgo Ronald Mackenzie, el m i n k t r o sir Donald Maclean, el diputado DE ABC DE AÑO NUEVO. P A G 42 E d w a r d Marjoribanks, el escritor Leo 1 Maxse, el almirante sir W i l l i a m Nicholson, lord North, lady Dean Paul, el general sir William Peyton, el mariscal lord Plumer, sir Horace Plunkett, el empresario musical Lionel Powell, el ex diputado nacionalista irlandés capitán Redmond, el famoso hombre de ciencia sir Ronald Ross, el duque de ¡Koxburghe, el propietario de caballos de carrera sir John Rutherford, C. P. Scott y su hijo E T Scott, ambos directores del Manchester Guardian; Slatin Pasha, el historiador Lytton Strachey, Halliwell Sutcliffe, novelista, como el celebre Edgar W a l lace; el explorador Watkins y lord E l año, como año inglés, fué fecundo en sucesos deportivos. L a regata entre O x f o r d y Cambridge se decidió el 19 de marzo con la novena victoria consecutiva del segundo. E l equipo inglés de cricket obtuvo, a l finalizar el año, resonantes triunfos en los antípodas. Automovilistas ingleses triunfaron en la carrera de las mil millas, en el durísimo Concurso Alpino y en las carreras de Ulster, demostrando el progreso realizado por los constructores nacionales. E l campeonato de aficionados de golf fué ganado por John de Forest, y el campeonato abierto, por el profesional norteamericano Gene Sarazen; en el de señoras triunfó miss Diana Fishwick. E n los de lawntennis, celebrados, como siempre, en W i m bledon, hizo buen papel el español Maier, que, con miss Ryan, ganó en los concursos mixtos; triunfo Elsworth Vines en los i n dividuales de caballeros, y mistress WillsMoody en los de señoras; Borotra y B r u guon ganaron los dobles de caballeros, y mademoiselles Sigart y Metaxa los de damas. Él aviador Mollison, después de batir en marzo el record de velocidad desde Inglaterra al Cabo en vuelo solitario, realizó en el mes de agosto un vuelo prodigioso, cubriendo solo el trayecto desde Irlanda a Norteamérica; pero estos records fueron, si cabe, superados en noviembre y diciembre por su esposa, conocida antes con el nombre de A m y Johnson, que, desde luego, batió el de Inglaterra al Cabo, y regresó a Londres por la misma ruta, venciendo las dificultades y las espantosas tormentas que encontró en su camino. E l aviador Scott fué desde Londres a Australia (15.200 k i lómetros) en menos de nueve días. P a r a todos estos vuelos se utilizaron avionetas de escasa potencia y construcción inglesa. Reciente es la actuaeión de los atletas británicos en los Juegos Olímpicos de L o s Angeles. E n el mes de septiembre, el nor teamericano Gar Wood arrebató al inglés 1 Kaye D o n el record de velocidad en el agua, aunque el segundo alcanzó, durante una de las vueltas, una marca superior a la media de su rival. E n el boxeo despertaron gran interés los encuentros entre L a r r y Gains y D o n McCorkindale; aparecieron dos astros futuros del puñetazo, llamados Jack Petersen y Jack Doyle. E n los hipódromos triunfó Kattdy, de M de Saint Alary, en la carrera de las mil guineas; Orwellj de Singer, en la de las Dos M i l Guineas; April tke Fifth, de T o m Walls, en el Derby; Udaipur, del A g a K h a n en los Oaks, y Ftrdaussi, también del A g a K h a n en el Saint Leger. Sopra ganó el Grand N a tional, triunfando sobre 75 caballos. E l record de velocidad en automóvil fué conservado por sir Malcolm Campbell, que en la playa de Daytona llegó a hacer cerca de 254 millas (40 Ó kilómetros) por hora. In glaterra siguió en posesión del record fe velocidad en el aire, ganado en 193 r. E l Arsenal ganó el campeonato de la L i g a de l titbol, y Newcastlc United venció en el torneo para ¡a copa. Sería inútil intentar resumir lo más saliente de l a producción literaria durante el último año; baste decir que, como siempre, el núrrt o de volúmenes publicados pasS de 15.000, y el de libros vendidos- -y leídos- -a una cifra verdaderamente fantástica. Dato curioso es el crecimiento adquirido durante los últimos años, y sobre todo en ig 32, por una industria nueva, la llamada industria de acaciones que consiste en atender y divertir a los que cuentan con el, tiempo y el dinero para hacer viajes de re- creo; actualmente, la primera industria i n glesa es la agricultura; la segunda, la construcción de edificios; la tercera, la extracción de carbón mineral; la cuarta, el cine; ta quinta, los ferrocarriles, y la sexta, según los últimos cálculos, la mencionada más arriba. Gran desarrollo han tenido también recientemente los cruceros a precios reducidos en grandes transatlánticos. L a inauguración del nuevo edificio de l a British Broadcasting Corporation, la Compañía Británica de Radiodifusión, fué un acontecimiento saliente. L a temporada teatral, en todos los departamentos del arte dramático, fué una de las más interesantes desde la guerra. E l Yo- Yo hizo su aparición en Inglaterra y no tardó en conquistarla por completo. E l verano de ig 32 fué uno de los más hermosos durante los últimos años. E n 31 de marzo de 1932 la Deuda nacional inglesa ascendía a cerca de 7.434 millones de libras, y la Deuda exterior, a casi 1.091 millones. E l presupuesto para 1932- 33 fué fijado en 766.800.000 libras esterlinas. L a Real Academia celebró a principios de año una Exposición maravillosa de A r t e francés, que constituyó un acontecimiento notabilísimo. Pese a la crisis, surgieron durante el año en Londres edificios nuevos y soberbios. L o s servicios de comunicaciones fueron extendidos y aumentados. E l consumo de bebidas alcohólicas continuó en baja, no habiendo pasado durante los últimos doce meses de 260 millones de libras, de los que casi la mitad fueron a parar al Fisco. L a generosidad inglesa se manifestó durante el año con donativos para fines benéficos tan espléndidos como uno de 20.000 libras esterlinas, hecho por Bernhard Barón; otro, de lord Iveagh, que ascendió a 50.000 libras esterlinas; uno de la señora de Keene por valor de ioo. coo libras esterlinas; otro del Sr. Ogden, valorado en 150.000 libras esterlinas la Fundación Rockefeller dono 88.000 libras esterlinas a la Universidad de Londres, y un donante anónimo regaló a u n hospital la bonita suma de 61.500 libras esterlinas. H a y 540 millonarios en l a actualidad con rentas superiores a 50.000 libras esterlinas anuales. Aunque el producto de los derechos de sucesión ha disminuido grandemente a consecuencia de la crisis mundial, el hecho es que durante el año fallecieron cuatro millonarios, dejando más de un millón de libras; quince personas con fortunas de más de medio millón de libras, y unas trescientas cuyas herencias pasaron de cien m i l libras esterlinas. Con la construcción de nuevos y suntuosos locales y el gran impulso prestado a la producción nacional inglesa, el cinematógrafo prosiguió su triunfador avance en Ja popularidad que disfruta en Inglaterra. E l record de velocidad en ferrocarril continúa en poder de los ingleses, y lo marca diariamente un tren que en menos de cincuenta y siete minutos cubre setenta y siete millas, y cuarto, o sea ciento veinticuatro kilómetros. E n un total de 20.867 escuelas públicas, con más de 30.000 departamentos, reciben instrucción gratuita cerca de 5.500.000 n i ños de entre cinco y más de once años. L a religión católica cuenta en Inglaterra con 2.274 templos, 4.581 sacerdotes, calculándose el número de fieies en 2.235.237, y el de n i ños que se educan en colegios católicos en cerca de medio millón. L a Gran Bretaña, durante 1932! siguió s
 // Cambio Nodo4-Sevilla