Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La cocina de la casa servía de laboratorio para la fabricación de bombas. Esas botellas contienen líquidos de diversas clases. Otros útiles para la fabricación. El saco está lleno de azufre, y en el barril hay clorato de potasa. (Fotos Branguli. que todos se vuelven ganapanes- -y secuestre dos tercios del producto- -versión laica y onerosa de los ancestrales diezmos y primicias D e ahí el éxodo en masa del campo a l a urbe. E n ésta la vida es inhóspita e incierta. Pero no importa. Porque en el campo todo es dolor, hambre, soledad. Emigran, pues, los agricultores; disminuye la siemb r a disminuye también el producto. Y, a esar de todo, se deprecia. Porque los de a industria encarecen incesantemente y los agrícolas sufren una inflexible tasa estatal que se mantiene a fuerza de penas de muerte y deportaciones siberianas. H o y el cultivador que quiere un par de botas tiene que dar la mitad de una molienda. E l precio no le compensa, en vista de lo cual restringe la siembra a lo estrictamente preciso para comer... Indudablemente, nuestros socialistas no ignoran tal- desolación. Pero creen eludirla marcando ritmo lento en el orden económico y aceptando contactos burgueses en el político. Claro es que aunque el mono se vista... L a meta final está a h í es Rusia, y no. puede ser otra. Salvo perjurio dogmático. Que no es imposible. A h o r a mismo el socialismo practica otro perjurio: el político. Y con agravantes de la peor índole. E l partido socialista español había rendido culto desorbitado- -si ello cabe- -al derecho ciudadano individual. Pero desde que ocupa el Poder los derechos individuales han sufrido escarnios sin precedentes en la historia de España. E l suceso político m á s trascendental de nuestros días es esa, retractación infamante. Sus efectos, nutridos y removedores, se sentirán en fecha no iejana. Cuando un partido extremista abusa del Poder, doble e implacable pena le aguarda: ruina y mudez. E s a responsabilidad no prescribe nunca. N i en parte alguna. Como ejemplo elocuente evoquemos a l a social democracia alemana. MÁXIMO Í
 // Cambio Nodo4-Sevilla