Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
dríguez San Pedro, número 04, h a sido instalado bajo la dirección del doctor A s í s con todos los adelantos conocidos por l a ciencia para esta clase de instituciones. E l quirófano, amplio y espacioso, espléndidamente iluminado y con una instalación completa y lujosa, esta separado por u n tabique in- completo de cristales del departamento de anestesia, e inmediato a l antequirófano, donde el más exigente quedaría pieriamente satisfecho. E l instrumental completo y especializado para l a s intervenciones de esta rama de la Cirugía ha sido adquirido en el extranjero, según nos dice el doctor Asís. Las salas de las distintas dependencias están dotadas de material modernísimo, al que se une el gusto y sencillez de instalación. E n la de depilación hemos tenido el gusto de saludar a l a señorita mía Maisner, ale- Vna vista del antequirófano, dispuesto todas las demás instalaciones convenientemente, de este Instituto. como rios de cirugía general, por bien moñudos que estén, sin contar los tratamientos anteriores y posteriores a las intervenciones y los que se emplean sin recurrir a estas, que precisan uña instalación especial. P o r otra parte, es necesario tener en cuenta lo poco grato que es para los operados de nuestra especialidad estar mezclados con enfermos de otra naturaleza, sin contar con el peligro de infección en estas intervenciones que amenaza constantemente los resultados b r i llantes que deben obtenerse en las mismas. P a r a el funcionamiento y organización, hemos dividido el trabajo en dos secciones: la parte médica, de la cual está encargado m i compañero el doctor D Isidro Morales, para él reconocimiento de los enfermos y tratamiento de la obesidad por modernísimos procedimientos, y la sección de Cirugía, que está a m i cargo. N o s ayudan en nuestro trabajo médicos, practicantes y enfermeras, para que todos los servicios estén perfectamente atendidqs. Agradecidos a todas las atenciones recibidas, y cuando nos disponíamos a salir, el doctor Asís nos llama para hacernos u n ruego. Y es qué hagamos llegar a todo el Cuerpo médico de España que, con sumo gusto, ponen a su disposición el Instituto. A los c i r u j a nos, para las intervenciones de esta especialidad, y a los médicos que, no disponiendo del material necesario, pudiera d i r i g i r el tratamiento de sus enfermos. L a creación de este Instituto es, pues, un suceso sensacional para la sociedad madrileña. P a r a las mujeres y para los hombres- -que también tenemos nuestra coquetería- a los que se ofrece hoy la posibilidad de rectificar a la Naturaleza, eliminando, con ayuda de la ciencia, el triste espectáculo de lo deforme e imperfecto, para constituir el ideal de l a belleza humana. -Alejandro Hernández, El quirófano, en el que se han reunido todos los perfeccionamientos de la clínica. mana, llegada de la clínica Western Sanatorium, de Berlín, para encargarse de esta sección, donde emplea modernísimos procedimientos que no producen dolor n i cicatriz alguria. D e las salas de espera de consultas, hall y habitaciones para los operados que tengan que permanecer en el Instituto, no hemos de decir si no que más que un Sanatorio, son departamentos de un gran Palace H o tel. T a l es e l buen gusto y confort con que están instalados. Preguntamos al doctor Asís por el funcionamiento y organización, el cual amablemente nos contesta: N u e s t r o deseo, es cubrir una necesidad sentida en España, donde hasta el presente no había una instalación adecuada, pues si bien algunos cirujanos venimos trabajando en esta especialidad, nos hemos encontrado con grandes dificultades, aunque parezca paradójico, por pequeñas cosas, pequeños detalles, que no pueden reunir íos Sanato- Uno de los confortables y elegantes dormitorios- estancia, tuto para los tratamientos que requieran- -H 1 dispuestos en el hospitalización. (Fotos Insti Duque.
 // Cambio Nodo4-Sevilla