Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E l adelante del. Sevilla, con l a inclusión de Campanal y Bracero, mas con el cambio de Padrón al ala de Vantolrá, se movió desembarazadamente hacia la meta murcianista, sin el premio conveniente a los, ataques gallardamente dirigidos por Padrón, quien cuando quiere, y ayer quiso, es el i n ternacional de siempre, el tejedor de trayectorias precisas, el encajero que hace bolillos con los pies, el artista que ha sabido aplicar al fútbol l a estética de l a tauromaquia. E l resto del quinteto no desentonó al lado del canario, y era difícil en verdad. Campanal- fué gran tirador, poco afortunado, por la excelencia del guardameta contrario, que paró cuanto quiso. Los demás, incluso Sedeño, quien juega habitualmente efi l a zaga, secundaron la labor del director. Bracero acusó, sin embargo, la consecuencia de su forzoso alejamiento de los céspedes. Á pesar de ser los sevillistas dueños de l a iniciativa, el primer tanto lo lograron sus enemigos. U n a de las eternas. paradojas del fútbol. L a defensa dejó un instante vendido a Eizaguirre, y Zamoreta, rápido, corriendo tras el balón, aprovechó l a falsa salida del meta para cortar el avance. E l balón, levemente bombeado a la espalda de Guillermo, pasó bajo el marco a pequeños botes. Poco después, Sorribas dio unas manos en el área, y- el Sevilla empató a consecuencia del castigo. I- I al finalizar el tiempo. Durante el segundo, jugado al mismo tren, Campanal desempató, resolviendo una gran combinación de la tripleta, y diez minutos antes del final, Bracero consiguió el tercer tanto, rematando un magnífico pase adelantado del propio centro delantero. E l M u r c i a equipo bueno, como antes decimos, por las características anotadas, hubo de defenderse en su mitad correspondiente de parcela, y de ahí que, aun produciéndose bien el centro medio y el ala izquierda de la misma línea, como el trío intermedio sévillista, por l a gran actuación de Silvosa, en primer término; de Fede, en segundo, y de Caro, en último, destruyese la mayor parte de las combinaciones del adelante adversario, se vio reducido a términos subalternos; es decir, a l a aceptación de la lucha en el terreno elegido por los merengues, merecedores de una victoria más tanteada. Entre los murcianos destacaron, además de E l z o Palahí y Griera, Julio, Luque y Romero. Este, sobre todo, fué el más peligroso delantero, aunque por l a tónica del parfido se comprende que pudo llegar pocas veces ante Eizaguirre. L a pareja Garcerán y Sorribas, dura y colocada. E l arbitraje del valenciano Juaneda, aceptable. Esperemos q u e e l destacado, triunfo del, Sevilla sea punto inicial de una etapa durante la cual la adversidad ceda su plaza a la buena suerte. Y a e s oportuna l a c o m- pensacióa- -Antonio Olmedo. Alineaciones. S e v i l l a E i z a g u i r r e M o ran, D e v a Silvosa, Caro, pede; Vantolrá, Padrón, Campanal, Bracero y Sedeño. M u r c i a E l z o Galcerán, Sorribas; M u ñoz, Palahí, G r i e r a Luque, Julio, Romero, Zamoreta y Roig. Polo. Motor viejo que no se queda nunca en la carretera. S i acaso la carrocería es anticuada: grasa. U n a ligera reparación exterior y basta. E l material aún puede resistir muchos kilómetros de partidos. Vega. -No tuvo su tarde, fué gris y en algunos instantes naufragó. Sus compañeros tampoco le ayudaron, y los delanteros athléticos llegaron con facilidad a l marco gallego. El trío defensivo. -Lo único que se salvó del Celta. Bien los backs, que tuvieron un pesado trabajo, y muy bien L i l o en todas sus intervenciones. El conjunto. -No existió en el Celta, claro está. E l ataque, sin trabazón, no reci: bió juego de una línea media, que no acertó siquiera a estorbar el juego athlético. N o se puede juzgar por esta desafortunada actuación- Peña tiene esperanzas y esperemos su confirmación. La línea media athlética. ¿Tiene ya el Athletic una línea media? Ayer, cuando menos, hizo un primer tiempo eficaz, tanto que Castillo sobresalió sobre V e g a pero Castillo, sin embargo, no apunta condiciones de medio centro. ¡Lástima, con la voluntad que tiene! De los tres, Rey fué y es. el mejor j u gador. De la vanguardia roja. -Es un quinteto que el domingo tuvo fortuna al lograr dos tantos. Quiérese decir que el Athletic no puede todavía estar satisfecho con esos atacantes. Hasta Marín no estuvo como en él es habitual. El trío defensivo. -Tampoco aquí mejoró ú Athletic. Anatol es- -perdónenos- -nulo como back. OÍaso se defiende, y V i d a l dentro de una discreción relativa. Bien de colo cación; pero la agilidad no está mucho con él. Conjunto. -No se vio. Pero con tantos técnicos y preparadores, no es difícil encontrarlo. Se lo deseo vehementemente. L o merece un Club, cuyas desgracias y sacrificios no menguaron sus entusiasmos futbolísticos. El partido. -Malo. Mucho movimiento en D e l Athletíc- Ceita el primer tiempo; pero nada más que moviM a d r i d 3. El. Celta. -Aun en sus mayo- miento. Aburrimiento luego; pesadez siemres crisis, este equipo ofrece siempre, una pre. Y un arbitraje imparcial; pero torpe. ráfaga de su juego típico: dureza, agilidad. Arbitraje de muchos pitidos, y es. que ciertos Pero no es más que una ráfaga. Luego, arbitros se creen que el pito es para eso: nada. para pitar. -Thedy. El momento. -Fué aquel precisamente en que Nolete tuvo a sus pies y a dos metros U n canario, a V a l e n c i a de V i d a l un balón. N o supo que hacer con él, Valencia 3. Se espera de un momento y el momento pasó para el Celta que, roto el centro de la vanguardia, fué nulo en ade- a. Otro la llegada, de Castro, jugador del lante Club M a r i n o de L a s Palma? Se tienen de él las mejores referencias en cuanto a su juventud y a su buena clase. E n el caso de que Castro dé resultado en la prueba a que se le someterá, quedará incorporado al equipo del Valencia como medio centro. M o n t e r o rechazado a perpetuidad en V a l e n c i a Valencia 3. E l Valencia ha acordado rehusar a perpetuidad al arbitro madrileño señor Montero, que dirigió el partido V a lencia- Español del domingo. Molina, lesionado para mucho tiempo Valencia 3. Durante el partido ValenciaEspañol se le reprodujo una antigua lesión a Molina, medio centro del equipo local. Por esta cauia es muy probable que M o lina quede inactivo durante largo tiemno. Publicáremos en esta sección las cartas 9 notas que se nos remitan con un fin deportivo. Es imprescindible, sin embargo, que sea breves. Y que estén redactadas dentro de las normas fundamentales de caballerosidad y de respeto mutuo. S o b r e una inhabilitación Tres meses transcurren, y todavía subsiste la grave sanción federativa que impide defender los colores blanquiverdes al notable jugador Mariano García de la Puerta. L a carta remisiva del Sr. Ontañón, las gestiones de los directivos héticos... nada aún ha podido conseguir la. cesación de este prolongado castigo. E l campeonato de L i g a declina y a hacia el final de la primera mitad, y no obstante las poderosas razones que abonan l a solicitud, l a Federación Española de Fútbol, quizás en un exceso de celo, sustenta. inexorable, un fallo que, siendo todo lo reglamentario que se quiera, estimo ya ha operado la indispensable regeneración. ¿N o se ha dado, por consiguiente, un elevado ejemplo de autoridad y moralidad de-
 // Cambio Nodo4-Sevilla